10 Consejos básicos de poker: Aprende probabilidades elementales

Probabilidades Basicas

Aprender las probabilidades básicas en el poker es necesario para ganar a largo plazo ya que el poker es un juego de matemáticas y probabilidades.

El Texas hold’em es un juego basado en estadísticas y probabilidades. Te guste o no, cada acción que realizas, cada mano que juegas o cada apuesta que efectúas tiene sus odds, probabilidades y estadísticas inherente.

Para aquellos que tenéis fobia a las matemáticas, ¡no os preocupéis! No es necesario ser un experto matemático para llegar a ser un buen jugador de poker.

De hecho, hay un gran número de jugadores serios y ganadores que no tienen ni idea de qué es un denominador común.

A pesar de lo compleja que puede llegar a ser la estrategia en el Texas hold’em, el juego en sí es simple. Esta simplicidad mencionada está hecha por simples ecuaciones y matemáticas fáciles.

No es necesario que entiendas completamente (en un principio) la mayoría de los puntos que tratamos en este artículo, simplemente debes conocerlos lo suficiente para poder tener buenas sensaciones a lo largo del juego.

Descubre tus odds respecto al bote

Las odds respecto al bote (pot odds) es “lo que el bote te ofrece” para ver una apuesta, la cantidad de dinero que hay en el bote en relación a la cantidad que debes invertir para mantenerte en la mano.

Un ejemplo para entender las pot odds:

Imagina que solo llegáis dos jugadores al flop (tu rival y tú). Hay 10€ invertidos en el bote y tu oponente apuesta 5€. El dinero que tu rival a apostado es ahora parte del bote.

El bote “te ofrece” 15€ por un coste de 5€, lo que significaría que el ratio es de 15 a 5 (15:5).

Para simplificar deberías siempre tener en cuenta el ratio con denominador 1, por lo que para conseguirlo en este caso deberías dividir la cantidad mencionada (15:5) entre cinco.

Esto conllevaría que el denominador (5) pasaría a ser 1 (5/5=1), mientras que el numerador (15) sería 3 (15/5=3).

El ratio resultante sería 3 a 1 (3:1). Otra forma de hacerlo es dividir el numerador (en este caso el dinero del bote) entre el denominador (la apuesta del rival) quedando, tal y como ya hemos visto, unas odds de 3 a 1.

Calcula tus opciones de ganar el bote

El siguiente paso después de conocer tus odds respecto al bote es calcular las opciones que tienes de llevarte este en comparación con las probabilidades de que lo hagan tus rivales, lo que en poker es conocido como equity.

Para calcular tu “equity” debes ver el número total de outs que tienes para tener la mejor mano y multiplicar este número por 4 en el flop (o 2 si ya estás en el turn).

El número resultante te ofrecerá las posibilidades que tienes de llevarte el bote (en porcentaje).

Si, por ejemplo, tienes un proyecto de color abierto, tienes nueve outs en el flop, por lo que realizando los cálculos tendrías el 36% (9x4) de conseguir la mejor mano.

Como tenemos las pot odds en forma de ratio, es necesario pasar el porcentaje calculado anteriormente a un formato de ratio. Debido a que el porcentaje total es el 100%, se calcula las veces que no completaríamos el proyecto (100-36=64), quedando como ratio 64:36.

Tal y como hemos comentado antes, el denominador debemos transformarlo en 1, siendo el resultado 1,7:1. Esto significa que por cada vez que completes el proyecto, habrá 1,7 veces que no lo harás.

Si no quieres ser tan preciso en tus cálculos para facilitarte el trabajo, lo más fácil es calcular que 64 es prácticamente el doble que 36, por lo que el número resultante será algo menor a 2, siendo esta una buena estrategia de cálculo para los jugadores principiantes.

Compara tus pot odds con tu equity

Con todo lo anterior, ¿cómo sabes si debes ver una apuesta realizada por tu rival? Simplemente compara los dos ratios de los datos anteriores.

Si el ratio resultante de tus pot odds es mayor que la equity, entonces debes ver la apuesta. Si por el contrario es menor, entonces ver esta sería un error a largo plazo.

Comparando ambos números sabrás si debes entrar en juego o no, sabiendo que a largo plazo esta decisión, si es correcta, acabará dándote la razón, incluso si a corto plazo puedes ver que los resultados no son los más adecuados.

No olvides que el poker a corto plazo depende en gran parte de la suerte (o de la varianza, palabra que encontrarás en muchos foros y conversaciones), pero a largo plazo es un juego de probabilidades y matemáticas.

Últimos blogs »