7 consejos que te ayudarán a conseguir mejores resultados en torneos

Resultados Torneos

Consigue mejorar tus resultados en los torneos de poker gracias a los siete consejos realmente simples y fáciles de entender que te ofrecemos.

Los torneos de poker son un gran medio para que los jugadores principiantes aprendan a jugar al poker sin arriesgar demasiado. Además, si consigues avanzar en el torneo y tener un poco de suerte puedes conseguir una buena cantidad de dinero.

Jan Meinert, compañero colaborador de PokerOlymp ha desarrollado una lista con siete consejos básicos que te ayudarán a mejorar tus resultados en los torneos de poker de manera fácil y rápida.

Tengo fichas, por tanto sigo con vida

La estrategia a seguir en los torneos de poker difiere enormemente de la que el jugador debe emplear al jugar en mesas de cash.

La principal diferencia entre ambas opciones es la siguiente: en los torneos, lo importante es sobrevivir. Una vez que las fichas han desaparecido, has perdido.

Por esta razón siempre debes saber cuántas fichas tienes en tu poder y la comparación entre estas y las ciegas, las cuales en los torneos están en continuo crecimiento. La cantidad de fichas que tengas en tu poder y la relación de estas con las ciegas actuales te dictarán la forma en la que debes jugar en todo momento.

Las fichas que tienes van cambiando su valor (esta es una frase muy común a la hora de hablar de estrategia en torneos de poker.

Al inicio del torneo tienes una montaña inacabable de fichas en relación con las ciegas, pero según va pasando el tiempo y las ciegas van creciendo, la cantidad de fichas será realmente pequeña (siempre en relación al tamaño de las ciegas).

Fichas Vida
Las fichas son tu vida en el torneo

Cuantas menos fichas tengas, más tienes que centrarte en mantener tu pila en un nivel aceptable y sin quedarte en límites demasiado bajos.

Un torneo de poker es como una feria

Siempre salvando las distancias, se puede decir que los torneos de poker son muy parecidos a las ferias.

Cuando llegas a esta, tienes mucho dinero que te permite escoger en qué atracción montarte o en qué puesto comprar algo. Puedes montarte en una montaña rusa, en los coches de choque, jugar en alguna tómbola, comer unos churros con chocolate o simplemente dar un paseo y disfrutar del ambiente.

Esto es así al principio, pero con el tiempo habrás ido gastando el presupuesto destinado a pasar la tarde en la feria y tendrás menos dinero en tu poder. Puede incluso que no hayas tomado las decisiones correctas y por esta razón hayas malgastado casi todo tu dinero en cosas que realmente no te interesaban.

Esto mismo ocurre en los torneos de poker. Al principio tienes muchas fichas en comparación con las ferias y podrías entrar casi en cada mano, pero si desperdicias parte de tu presupuesto en apuestas erróneas o en movimientos inadecuados, tu pila de fichas se verá muy mermada y con la subida de ciegas solo podrás disfrutar de una bala.

Sé paciente, joven Skywalker

La mejor manera de describir la forma en la que un jugador principiante debería proceder en un torneo de poker es la siguiente:

  • Juega lo más “tight” (entrando en pocas manos) posible al principio, abriendo tu rango de manos y permitiéndote entrar en más manos según vayan avanzando los niveles.

Por supuesto, todo depende de tu stack, pero en general debes estar muy relajado y tener pies de plomo en los primeros niveles, sin entrar en luchas importantes contra tus rivales a no ser que tengas una mano realmente fuerte.

No hay necesidad de tener prisa en un torneo ni arriesgarse a perder demasiadas fichas al principio, esto es realmente importante. Este consejo es extremadamente esencial si no tienes mucha experiencia en torneos o si no conoces al resto de jugadores con los que compartes mesa.

No dejes que la burbuja te confunda

Burbuja Torneos
Ten cuidado que no te explote la burbuja

Se conoce como burbuja a la fase del torneo en la que los jugadores están muy cerca de cruzar el límite donde todos los jugadores con vida consiguen entrar en premios.

La burbuja probablemente sea uno de los momentos más divertidos en un torneo, pero también es uno de los que más estrés genera, principalmente entre aquellos que tienen pilas de fichas más pequeñas.

Ejemplo visual para entender mejor qué es la burbuja:  el siguiente, los dos o tres siguientes jugadores eliminados se irán a casa sin nada, mientras que el resto de jugadores conseguirán llevarse a casa un premio económico.

Imagínate que te eliminan en la burbuja: con total probabilidad habrás jugado durante horas, estando relativamente cerca de conseguir beneficios y justo en ese momento ¡boooooom! Te explota la burbuja en el último momento y regresas a casa sin absolutamente nada.

Si tienes una pila de fichas pequeña durante la burbuja tienes que analizar cada situación y cada mano con extrema precaución optimizando tus opciones de sobrevivir tirando cada vez que sea necesario tu mano, tirando casi sin pensar tus cartas a no ser que tengas un monstruo.

Por otro lado, si has alcanzado este momento del torneo con una pila de fichas grande y sana, es el momento de atacar. Debes castigar a los jugadores cortos de fichas y tratar de ponerlos con tus apuestas en situación de all-in siempre que puedas (apostar una cantidad al menos igual a todo su stack no significa que debas ver sus all-in, a no ser que tengas una muy buena mano).

De esta forma ellos tendrán que tirar sus cartas en la mayoría de las ocasiones, por lo que tus subidas serán en muchas ocasiones fichas gratis para ti.

Eleccion Manos
No selecciones demasiado las manos en mesas cortas

No seas demasiado “sibarita” cuando juegues shorthanded

Si has conseguido llegar lejos en el torneo, inevitablemente tendrás que comenzar a jugar en mesas shorhanded (lo que significa que habrá menos de nueve y de ocho jugadores en la mesa).

En estas situaciones tendrás que jugar de forma más agresiva a como actuarías si la mesa estuviese completa. Todas las manos que recibas crecerán en valor ya que al tener menos rivales las cartas de estos tienen más opciones de ser peores.

Es posible que en varias ocasiones tengas que jugar una mano “relativamente” débil (nunca débil) de forma agresiva ya que es probable que tu rival tenga un rango de manos con las que entra en juego muy amplio.

En una mesa corta no puedes escoger demasiado las manos con las que entras en juego, sino que debes ampliar un poco más tu rango.

Si esperas 20 manos para poder aprovecharte de tus rivales, tu stack se habrá visto reducido drásticamente ya que habrás tenido que pagar las ciegas (pequeña y grande) en varias ocasiones, pudiendo incluso haber visto tu pila de fichas reducida al máximo en dicha espera.

Heads-Up: Actúa como un martillo pilón

Si has alcanzado el cara a cara final en un torneo debes jugar completamente a como lo has hecho a lo largo de este (principalmente en mesas completas), siendo más que un consejo casi una obligación estudiar, practicar y preparar específicamente el juego Heads-Up (dos jugadores, solo un rival).

Debido a que ahora solo se reciben dos manos en la mesa, el valor de la jugada que recibas crecerá enormemente ya que es complicado que tu rival reciba una gran mano (mientras que si sois nueve jugadores, es probable que al menos uno de los oponentes tenga una mano más que decente).

Cara Martillo
Cara a cara final: hora de atacar

Una mano como As-5 es prácticamente imposible de jugar si estás jugando en una mesa completa, mientras que si estás en un cara a cara es una jugada realmente buena para poder entrar en juego.

Acuerdos: No entres en el engaño

Muy a menudo, en la mesa final varios jugadores intentarán alcanzar un acuerdo para repartirse los premios económicos que quedan.

Si no tienes mucha experiencia, tus rivales intentarán aprovecharse de esto y te ofrecerán un pacto por debajo del dinero que, de acuerdo al número de fichas que tienes, te correspondería. Ellos confiarán en que tendrás miedo a continuar jugando sin alcanzar un pacto y con la posibilidad de quedarte con un premio muy bajo.

Por norma general, lo mejor que puedes hacer es renunciar de forma educada este tipo de ofertas que no se corresponden con la realidad. Lo más habitual es que tus rivales no se tomen del todo bien tu respuesta y continúen jugando sin un acuerdo, aunque en otras ocasiones es probable que acepten una contraoferta si esta tiene fundamento.

La regla de oro en estas situaciones es que un acuerdo que se corresponda a las cifras que ofrece el ICM (Independent Chip Model) es un trato decente para cada jugador. No deberías aceptar un número muy por debajo ni pedir mucho más de lo que te corresponde por ICM.

Últimos blogs »