Jugadas engañosas

Ilari Sahamies

Texas Hold'em: Jugadas engañosas

Introducción

Es muy importante añadir engaños al juego ya que nos hace menos predecibles. Si cuando vemos somos débiles y cuando apostamos y subimos estamos fuertes, los jugadores más observadores nos conocerán.

La carta libre

Cuando estamos en una posición tardía o el último, podremos subir con una mano para emparejar sobre el flop. Esto hará que el oponente nos vea en su turno, y por tanto nos da la oportunidad de ver (si la mano no mejora) o apostar (si emparejamos). Esto ahorrará dinero si no se mejora y dará dinero si casamos. Sin embargo, esto se podrá contrarrestar si nos vuelven a subir tras el flop. En estas situaciones, nos costará dinero pero sigue siendo una buena jugada ya que se ha obtenido información y posibilidad de una mano mejor.

Ir-subir

Cuando se disponga de una buena mano y se tiene el turno, comprobar las esperanzas que un oponente apueste para poder subir cuando llegue el turno. Por ejemplo, tenemos una posición de las iniciales y tenemos A Q. El flop es Ap-Q 6. Vamos y otros tres jugadores en posiciones media van también. Un jugador en posición tardía apuesta por lo que subiremos la apuesta. La razón para ir y subir es que sea demasiado caro para las parejas. El ir-subir desde una posición inicial otorga además la iniciativa en la mano. Si siguen yendo al menos se tendrá información acerca de la fortaleza de su mano y forzar a que paguen todo lo posible para desbancarnos. Para jugadores principiantes las mayor parte del tiempo es útil una calculadora de probabilidades debido al corto tiempo un software como este le ayuda a tomar desiciones rápidamente.

El medio farol

El medio farol es cuando se apuesta o se sube con una mano que posiblemente no sea la mejor (por el momento) pero se tienen muchas opciones de ganar a los oponentes si se ve o se sube, aunque en realidad lo que se espera es llevarse el bote directamente. Por ejemplo estamos en turno tardío, con J T y el flop muestra K 6 2, por lo que nos da un color con 9 posibilidades. Hay otros tres jugadores y todos van. Se apuesta sin tener la mejor mano pero como solo vieron, mostraron su debilidad y pueden pasar con parejas normales, pareja de 6 o de 2. Aunque no nos apuesten, tenemos 9 posibilidades para el color y otras 6 posibilidades para ganar si sale una J o una T, 15 posibilidades en total. Si se apuesta y nos llega el turno, tendremos la opción de una carta libre en caso que no mejorara la mano.

El juego lento

Cuando se tiene una mano fuerte a veces es correcto jugar lento. Esto significa simplemente ir o ver en la ronda de apuestas para en rondas posteriores apostar o subir. En Hold'em esta es una jugada muy común en el flop, ya que se quiere que haya jugadores metidos y subir en el turno o en el río cuando se doblen las apuestas. Esta táctica se puede contrarrestar cuando se deja que los oponentes saquen cartas libres que puedan ganar nuestra mano. Muchos jugadores juegan lento demasiado a menudo y pierden botes que hubieran ganado si no hubiesen jugado lento. Cuando esto ocurre es un desastre matemático, ya que se pierde un bote que se hubiera ganado apostando o subiendo y sin embargo hay que pagar a un oponente que nos ha batido.

Por lo general no se debe jugar lento cuando se de alguno de los criterios siguientes:

  1. Una carta libre nos pueda superar.
  2. No es probable que una carta libre de al rival una segunda mejor mano.
  3. La mano cuente con muchos oponentes.
  4. Haya un bote grande

Últimos blogs »