Amaya Gaming y William Hill estudian su fusión a lo grande

Una de las oficinas para apuestas en vivo de William Hill
William Hill tiene oficinas en todo el mundo.

¿Están a punto de convertirse William Hill y PokerStars –propiedad de Amaya Gaming- en la compañía de juego online más grande que haya existido en el mundo?

Las noticias y los rumores no han dejado de sucederse en los últimos días sobre dos de las grandes marcas a nivel mundial en cuanto al juego online y las apuestas se refieren. Hablamos de William Hill, casa de apuestas online, y de Amaya Gaming, propietaria, entre otras, de PokerStars a nivel mundial.

Y es que este fin de semana saltó la noticia de que ambas compañías estarían estudiando una posible fusión. De hecho, ambas empresas emitieron un comunicado conjunto el pasado viernes afirmando que están en conversaciones para “una potencial fusión”.

Tras la noticia, las acciones de William Hill subieron un 6,5%, impulsando el valor de mercado de la compañía alrededor de 3.300 millones de dólares. Por su parte, las acciones de Amaya Gaming subieron un 8,2%, consiguiendo un valor de mercado actual de 2.600 millones de dólares. En conjunto, el valor de las dos empresas en el Reino Unido podría superar los 5.700 millones de libras esterlinas. 

GVC y 888, parte del pasado

Las negociaciones de este nuevo acuerdo nos recuerdan a los pasados intentos de las dos compañías de hacerse con otras dos. Amaya intentó hacerse con GVC, mientras que William Hill tuvo una propuesta de compra conjunta por parte de 888 y Rank Group PLC. Ninguna de las dos fueron fructíferas para las partes.

Por lado de Amaya, tampoco se materializó un intento de compra por parte de su antiguo CEO, David Baazov.

“En los últimos meses, el Consejo de William Hill ha estado evaluando opciones para acelerar la diversificación, con un crecimiento en sus negocios digitales e internacionales”, señalaba el comunicado.

“Amaya ha estado revisando sus alternativas estratégicas desde Febrero de 2016. La posible fusión estaría en consonancia con los objetivos estratégicos tanto de William Hill como de Amaya, y crearía un líder internacional claro a través de las apuestas deportivas online, poker y casino”, añadía.

“Estas conversaciones están en curso y no hay certeza de que se llegue a algún acuerdo”, finalizó.

El acuerdo podría considerarse como una “adquisición a la inversa” de William Hill para hacerse cargo de Amaya. Rafi Ashkenazi, quien se hizo cargo de manera permanente de Amaya Gaming como CEO después de que Baazov anunciara a principios de verano su renuncia, sería el CEO de la compañía fusionada.

Por su parte, Philip Bowcock se convirtió en el Director General Interino por parte de William Hill a principios de 2016, y pasará a ser el Director Financiero de la misma si la fusión se completa.

Los beneficios de ambas compañías se estiman en 100 millones de libras de ahorro en costes, en lo que puede ser una de las operaciones de final de año en la industria del juego.