Ana Márquez: “Por un momento, pensé en dejar el poker completamente”

20160315 pl a marquez
Ana Márquez. / Foto: WPT

Una de las jugadoras españolas de más éxito, Ana Márquez, habla sobre su reciente aparición en los torneos de poker. La malagueña estuvo a punto de retirarse.

Hacía tiempo que no escuchábamos nada de ella. “Ahora tengo vida”, expresaba Ana Márquez, la séptima jugadora en ganancias en vivo de la historia del poker español, a la web de la World Poker Tour.

La malagueña se ha trasladado hasta Viena para disputar el Warm Up Event en la capital austriaca. Será su segundo torneo en vivo, según la Hendon Mob, tras la disputa del Latin American Poker Tour de las Bahamas disputado el pasado mes de enero.

“Tengo casi 30 años, y todos mis veinte han sido poker, poker, y poker”, señala Márquez, quien explica posteriormente porqué decidió apartarse de los tapetes y de las salas de poker de todo el mundo.

Decidí tomarme un descanso porque he jugado al poker durante mucho tiempo y de manera intensa. Cuando no jugaba al poker online estaba jugando en vivo, yendo de ciudad en ciudad.  Eso, obviamente, supone un peaje para mí y para mi salud. Solo necesitaba un poco de paz. Durante un tiempo, pensé en que quería explorar cosa nuevas –quizás incluso dejar el poker-, pero no estaba segura en ese momento”, apuntó.

Las estadísticas no mienten en cuanto al momento en el que Ana Márquez decidió alejarse un poco de las mesas. Tan solo tres premios en torneos en vivo en los últimos dos años mientras que, desde 2009, había cosechado nada más y nada menos que 45 cajas. Su momento más importante, la victoria en el Hollywood Poker Open de Las Vegas en 2003.

Ana Márquez vuelve a disfrutar de lo que ha sido su pasión, el poker
Márquez, en acción. / Foto: WPT

Márquez, ¿fuera del poker?

“Me hice voluntaria mientras tanto, y volví a mirar para hacer algo de historia y economía, las cuales estudié en la escuela”, comenta la jugadora española, con una carrera en economía e historia por la American University –una de las más prestigiosas- de Washington DC.

“Durante mi tiempo de descanso, estuve dándole vuelta a mis ideas y me cuidé más a mí misma, haciendo meditación, yoga, adentrándome en una vida más espiritual, tratando de estar un poco más centrada. En ese punto, incluso pensé en dejar el poker completamente”, admite.

La segunda vez que pasó por mi mente el dejarlo, me asusté. Me refiero, me encanta tanto el poker que creo que estaba algo quemada más que otra cosa. Mis dos primeros meses de descanso no fueron suficientes, pero ahora estoy de vuelta y quiero equilibrar mi vida un poco. Mi error fue que me estaba presionando demasiado a mí misma”, cuenta.

“Tengo que admitir que fue muy divertido y me encantó cada minuto, pero por mucho que el poker sea mi pasión, en mi vida hay muchas más cosas que ver y explorar. No quiero dedicar toda mi vida a solo una cosa”, recalca la jugadora española.

Ana Márquez tuvo un descanso para hacerse voluntaria y estudiar
Ana Márquez, disfrutando del poker.

Sin arrepentirse del pasado

Está claro que Ana Márquez se ha readaptado a un nuevo modo de vida, algo más relajado y calmado. Menos viajes y poco a poco recuperando una rutina que tuvo que dejar, aunque, sin dejar de recordar los buenos momentos que las salas y las mesas le han dejado.

“No me arrepiento de nada. Me encantó. Estoy muy orgullosa de lo que he sido capaz de lograr. Sobre todo, porque he dado tanto para llegar hasta ese punto, que estoy muy orgullosa de mí misma. Creo que puedo lograr mucho más, pero vamos a dar un paso de momento. La manera en la que vivo mi vida es maravillosa, y eso es todo lo que importa ahora”, prosigue.

Márquez, entre risas, se calificó como “Fish” ahora que ha vuelto a las mesas. “El poker en vivo es más rentable para mí, solo trato de ver qué es lo mejor para mí. Intento no cometer los mismos errores otra vez. Me encantaría estar de nuevo en el circuito internacional, ya que realmente me gusta, pero tengo que ver cómo lo puedo hacer sin aplastarme a mí misma”, añade.

La séptima jugadora en ganancias en vivo en la historia española también recordó que ha “visto un montón de cosas desagradables en el poker” en los últimos años, algo que le “hizo querer salir de ella”.

Pero Ana Márquez está de vuelta. Con una vida diferente, pero de vuelta en los circuitos para intentar ser nuevamente la que asombraba todos en las mesas de poker. “Hago ejercicio regularmente, salgo con mis amigos, voy al cine y hago cosas normales. Es tan simple como eso. Ahora tengo vida”, finaliza.