Archie Karas: El runneo más espectacular en la historia del poker

Compartir:
20 marzo 2015, creado por: PokerListings.es
publicado en: Blog de PokerListings
Archie Karas: El runneo más espectacular en la historia del poker

La historia de Archie aras es un mito moderno. Comenzando junto a su compatriota Nick “The Greek” Dandolos, llegó a Las Vegas sin nombre ni dinero y llegó a ser una gran amenaza para todos los jugadores de altas apuestas de la ciudad.

Archie Karas consiguió transformar 50 dólares en 40 millones en tres años, perdiendo posteriormente y en mucho menos tiempo todo lo conseguido en las mesas de dados. Hoy día, Archie tiene sesenta y varios años, siendo tan solo noticia por fraudes y estafas en los casinos.

Karas es sin duda uno de los hombres que han hecho de Las Vegas lo que es hoy: uno de los mejores y más locos lugares de la Tierra.

De Grecia a Los Ángeles

Cuando fue preguntado Doyle Brunson sobre Archie Karas hace un par de años, el padrino del poker todavía continuaba impresionado por la “racha” de Karas, incluso habiendo transcurrido ya más de 10 años.

“Él es una de las pocas personas que he visto que no tiene miedo a perder. Me explico, el dinero no significaba nada para él. [...] Lo más maravilloso de Archie es que no parece afectarle esto para nada, él simplemente sigue adelante”.

Nadie sospechaba lo que Anargyos Karaboumiotis fue capaz de hacer cuando nació en 1950 dentro de una familia pobre en la isla de Cefalonia. Su niñez fue muy difícil, incluyendo los juicios de su padre por violencia.

El joven Archie había tenido razones suficientes para lanzarse a la calle. El truco de las bolitas le sirvió en muchas ocasiones para poder comer lo que no podía recibir en casa. Así es como descubrió su talento.

Cuando Archie tenía 15 años decidió que había tenido suficientes problemas con sus padres, abandonando su casa una noche. Su padre murió cuatro años después, sin haber hablado entre ellos (padre e hijo) nunca más desde que el joven abandonó la casa.

Doyle Brunson2
Doyle Brunson también fue derrotado por el "pescado" griego.

Todavía siendo menor de edad firmó un contrato en un barco de cruceros como camarero, pero tan solo dos años más tarde ya se había hartado de la vida en el mar (a bordo del barco), decidiendo cambiar de vida en Los Ángeles.

Al principio continuó trabajando en la industria gastronómica, utilizando su tiempo libre para el juego.

La bolera cercana al restaurante era como su segunda casa. Karas hizo bastante dinero, pero su primer gran día fue cuando descubrió la sala oculta, cuando atravesó la puerta trasera.

Había mesas de poker y de billar, siendo Karas excelente en ambas. Posteriormente, en una entrevista, Archie comentó que en aquel momento, con 19 años de edad, estaba seguro que nunca en su vida trabajaría: “era un jugador profesional”.

Durante las dos décadas posteriores, Karas pasó de la bancarrota a la riqueza (y viceversa) en varias ocasiones.

En 1990, cuando había perdido de nuevo dos millones de dólares, decidió coger sus últimos 50 dólares y viajar a Las Vegas.

El gran runneo

En este momento es cuando comienza la historia conocida a día de hoy como “the run” (el runneo). Karas tenía 40 años en esos momentos. Lo primero que hizo fue pedir prestados 10.000$ a un amigo (gambler) para sentarse en una mesa de cash de Razz 200$/400$ ya que Archie se consideraba un maestro en esta variante de poker.

Un par de horas más tarde tenía 30.000$ ante él. Al contrario de lo que solía hacer, decidió levantarse y abandonar la partida. Dio 20.000$ a su “prestamista” y se quedó con 10.000$ para buscar algo de acción en las mesas de billar.

Poco después se encontró con un hombre de negocios muy conocido (y también jugador de poker) del cual Karas nunca había oído hablar hasta ese momento.

Karas Archie
Nadie ha tenido nunca un runneo como Archie Karas.

A lo largo de dos meses y medio, Karas y su oponente tan solo abandonaron la mesa de billar para dormir. Cuando querían relajarse jugaban en alocadas e imprudentes partidas de 7Card Stud 8.000$/16.000$.

Con el paso del tiempo Karas, el hombre venido de una isla griega, había conseguido cuatro millones de dólares.

Pero para Karas esto tan solo era el inicio. Su historia fue conocida rápidamente en Las Vegas y los tiburones querían conseguir llevarse todo el dinero del “pescado” Karas.

De esta forma Archie conoció a la elite de los heads-up de Las Vegas, a los profesionales del poker, uno a uno. Su primer rival fue Stu Ungar, el cual había perdido un millón de dólares antes siquiera de entender qué era lo que estaba ocurriendo.

Tan solo un par de días después consiguió 1,2 millones enfrentándose en la misma jornada a Stu Ungar y Chip Reese. Este día es recordado incluso por el protagonista de nuestra historia.

En una entrevista con PokerNews dijo que llevarse el dinero de quienes eran “probablemente los dos mejores jugadores de poker del mundo” fue algo maravilloso.

Puggy Pearson, Johnny Moss, Doyle Brunson, Johnny Chan, etc. Todos ellos se enfrentaron a Karas y todos ellos perdieron.

Los primeros días, incluso los tiburones pagaban a Karas una ciega grande por hora para mantenerlo sentado en la mesa, pero muy pronto pararon de hacerlo.

De la misma forma que ocurriese posteriormente cuando Andy Beal hizo su famoso viaje a Las Vegas, los profesionales se unieron para protegerse del gran presupuesto de Archie Karas.

Decidieron en este caso enviar al mejor de todos ellos a luchar contra el Griego, siendo la mayoría de las veces Chip Reese el elegido.

Pero incluso Reese se sentía más y más incómodo conforme aumentaba el tamaño de las ciegas. En una de las ocasiones en las que Chip había perdido de nuevo se levantó de la mesa y dijo: “Dios te ha dado unos –testículos- algo más grandes. Eres demasiado bueno”.

Chip Reese AK
Los niveles de apuesta de Karas eran demasiado hasta para Chip Reese.

Poco antes de fallecer prematuramente en 2007, Reese dijo que el peor día de su vida en las mesas de poker fue cuando perdió 2 millones de dólares ante Karas en tan solo un día.

Pero Karas mostró respeto a Reese ya que estaba arriesgando gran parte de su presupuesto, mientras él no tenía problemas en jugar 10.000$/20.000$, jugando con apuestas mucho más altas en los dados.

Al final los dados consiguieron lo que el mundo del poker no pudo, sacar lo mejor de Karas.

Archie Karas había causado tanto miedo entre los jugadores de poker que nadie quería enfrentarse a él en las altas apuestas, por lo que el adicto Karas necesitaba un nuevo pasatiempo, encontrando los dados y el baccarat.

Parecía que no había límite para Karas, él continuaba ganando. Seis meses después de llegar a Las Vegas, el jugador griego había aumentado su presupuesto hasta los 17 millones de dólares.

Karas deja el Binion’s sin fichas de 5.000$

Hizo del Binion’s Horseshoe su nueva “casa” ya que era el casino que tenía las apuestas más altas en aquel momento.

Esto propicio una batalla entre Karas y el director del casino Jack Binion, la cual escaló inmiscuyendo también al casino en sí. Binion declaró posteriormente: “Archie tenía más juego (gambling) dentro de él que nadie con quien haya coincidido en mi vida”.

No tenía miedo a nada y el dinero no significaba nada para él. Podía dormir en un coche en el aparcamiento más cercano al casino y su coche era lo único que tenía en posesión. Karas no daba importancia al lujo, él tan solo quería jugar.

Binion no solo respetaba a Karas sino que también le tenía miedo. Él jugaba con apuestas 15 veces más altas que cualquier otro. Había grupos de gente animando cada vez que él tiraba el dado.

Binion modificó las odds para favorecer al casino (y por tanto perjudicar a Karas), sabiéndolo y aceptándolo el jugador griego, hecho que no denegó que Archie estuviese a punto de arruinar al casino.

En 1993 Karas prácticamente invertía todo el tiempo de su vida en las mesas de dados, por lo que no era ninguna sorpresa verlo entrar en increíbles altibajos.

Un día conseguía ganar ocho millones de dólares y al siguiente podía perder 11 millones. Pero lo raro era que Karas ganó más de lo que perdió, consiguiendo ganar todas y cada una de las fichas de 5.000$ que el Horseshoe tenía.

El presupuesto de Karas había conseguido crecer desde los 50$ iniciales hasta los 40 millones de dólares.

Finalmente, en 1994, comenzó a tener mala suerte, exactamente lo que había estado esperando Binion. Karas perdió 30 millones de dólares en tan solo unas semanas.

Karas Binion
Archie Karas y Jack Binion.

Archie regresó a Grecia para recuperarse, pero la cuestión era que no podía vivir sin la adrenalina recorriéndole las venas.

Tenía 12 millones todavía en su poder, pero en menos de un mes lo había perdido todo en el baccarat.

“El runneo” había terminado.

Todavía está ahí, en algún lugar de Las Vegas

Cuando se le preguntó años más tarde si tenía algún remordimiento él tan solo contestó que si hubiese sabido que habría un boom del poker como el que se había dado, se habría guardado “10 millones en un lugar seguro, incluso sabiendo que tendría que esperar 10 años”.

La verdad es que al igual que su predecesor Nick Dandolos tras su duelo contra Johnny Moss, Karas nunca se recuperó del todo de su derrota.

Consiguió una mesa final en un evento de las WSOP con la que ganó 50.000$ pero eso era, por supuesto, tan solo un aperitivo en comparación con el dinero por el que estuvo acostumbrado a jugar.

Archie Karas todavía vive en Las Vegas, pero la gente difícilmente le reconoce nunca más. Las únicas noticias que ha generado en los últimos años siempre han sido por fraude.

En 2013 fue arrestado por haber hecho trampas al blackjack. Una cámara de vigilancia había grabado cómo había marcado todas las cartas que valían 10 puntos con tinta invisible.

El investigador jefe de la Nevada Control Board declaró que era la quinta vez que tenía que arrestar a Karas por fraude en el juego en el Estado de Nevada.

Para finalizar te ofrecemos este vídeo en el que Karas revive “aquellos buenos tiempos”.


Compartir: