Conoce al que sería el verdadero “Monstruo del Poker”

Compartir:
14 marzo 2014, creado por: PokerListings.es
publicado en: Blog de PokerListings
Conoce al que sería el verdadero “Monstruo del Poker”

Una mezcla de ocho de los mejores jugadores del mundo daría como resultado un jugador que destacaría en las mesas por su calidad y excentricidad. ¡Conócelo!

PokerListings ha estado presente en los torneos más importantes del mundo y ha conocido, hablado, analizado y estudiado a los mejores jugadores del mundo durante más de diez años.

Por esta razón y tras todos estos años de estudio creemos que estamos en disposición de elaborar diferentes teorías para explicar las razones por las que los mejores jugadores del mundo lo son, aunque en este artículo vamos a centrarnos en otro aspecto.

En el fútbol es normal ver cómo los diferentes programas de televisión y medios especializados realizan retratos robot con el que sería el mejor jugador de fútbol de la historia y del universo, un “ente” que reuniese las mejores cualidades de los mejores jugadores del mundo, como la zurda de Messi, el regate de Cristiano Ronaldo, etc.

Muchos de nuestros lectores nos han preguntado cómo se formaría el jugador perfecto de poker y que características tendría, por lo que vamos a ofreceros el que para nosotros (no tiene por qué coincidir con vuestra opinión) sería el jugador ideal, aunque no solo nos vamos a centrar en el juego de los elegidos, sino también en todo lo que les rodea.

Una especie de Frankenstein compuesto por varios de los mejores jugadores de poker del mundo, pero sobre todo de los más influyentes y conocidos, al que ni siquiera te atreverías a enfrentarte, un ser ante el que serías capaz de foldear manos realmente buenas por miedo a que te “saquee”.

Este sería el jugador de poker perfecto para nosotros, todo un esperpento que habéis visto (y podéis volver a ver) en la imagen superior que acompaña el artículo.

La expresión de Phil Ivey: La base de nuestro jugador ideal sería el considerado por muchos de los expertos en poker como el mejor jugador de la actualidad y uno de los mejores de todos los tiempos. La cara de poker de Phil Ivey y la intensidad de su mirada son capaces de asustar a cualquier rival ante el desconocimiento de sus cartas y la agresividad mostrada con una mirada de un tigre. El poseedor de nueve brazaletes de las WSOP y reciente ganador del Super High Roller del Aussie Millions es referencia para todos los jugadores y una eminencia mundial.

Brazo derecho de Erik Cajelais: Probablemente el brazo (¿podríamos decir brazaco?) más imponente de todos los que se pueden ver en las mesas es el del jugador canadiense Cajelais. El brazo del ganador de un brazalete de las WSOP (en las WSOPE de Londres 2009) asusta solo con mirarlo, es una monstruosidad que parece haber nacido para subir y re-subir apuestas o incluso para golpear a quien ose tocarle las narices, por lo que es mejor no cabrear a nuestro jugador perfecto para evitar que nos desfigure la cara.

Los fastuosos cabellos de Scotty Nguyen: La cabellera del ganador de cinco brazaletes de las World Series of Poker (entre ellos el main event) se hizo más famosa que nunca en 2008, cuando visiblemente afectado por el alcohol y ofreciendo un gran espectáculo (para los algunos bochornoso y excesivo) consiguió la victoria en el evento HORSE de las WSOP.

El sombrero de Doyle Brunson: El icónico sombrero de cowboy que más se ha visto en las mesas de poker no podría faltar en la cabeza de nuestro jugador “compilado”. El componente del Salón de la Fama del Poker y ganador de diez brazaletes (entre ellos los eventos principales de 1976 y 1977) llegó a estar considerado como la persona de mayor influencia y poder en el mundo del poker.

Los auriculares de Teddy Monroe: El “Hombre de Hielo” del poker, Teddy Monroe es probablemente el baller (jugadores que ostentan sus riquezas y realizan compras “innecesarias” a precios desorbitados) que más ha llevado el concepto a las mesas de poker ya que la imagen de este siempre está asociada a sus auriculares de diamantes, sin olvidar otros conflictos y desmanes.

La barba de Dan Bilzerian: El “rey playboy” es más que conocido por sus excesos (de todo tipo) que le han jugado incluso malas pasadas en su vida. Ídolo para muchos y narcisista para otros. Habitual en partidas de apuestas gigantes (una sola noche llegó a ganar 10,8 millones de dólares), siempre está rodeado de las más bellas mujeres, ¿será solo por su barba? Probablemente influya también el dinero que es capaz de derrochar para el disfrute de las personas que están con él.

El portátil de Viktor Blom: Isildur1, como es conocido por todos es el jugador de poker que más da que hablar cada semana por sus resultados en las mesas online ya que por regla general siempre está en las listas de los que más dinero mueven (de forma habitual está en el Top5 de ganancias o de pérdidas) cada día, semana, mes o año. Blom, quien saltó a la fama a finales de 2009 en todos los botes que se encuentran entre los diez más grandes de la historia, no suele dejar de disputar partidas contra los mejores jugadores del mundo ni aun en los torneos en vivo (llamativa fue la imagen en el WPT Alpha 8 de Londres cuando comenzó a jugar online mientras disputaba en vivo el torneo. Visto por la mayoría como un loco por esta razón, lo cierto es que su portátil, todo un experto en tener siempre varias mesas abiertas, no podía faltar en el equipamiento de nuestro jugador ideal.

La risa de Negreanu: Daniel Negreanu, es probablemente el jugador más dicharachero del mundo del poker. Jugador-espectáculo tanto por su forma de ser, de actuar en las mesas y, sobre todo, por sus declaraciones, siempre jugosas y en las que dice lo que piensa sin callarse nada, es un ídolo para principiantes y expertos, por lo que Kid Poker (ganador de seis brazaletes de las WSOP y con dos títulos WPT) no podía faltar en la configuración de nuestro jugador de poker. Su risa, la cual no se puede “escuchar” en la fotografía, es realmente contagiosa.

Hasta aquí ha llegado la configuración de nuestro “monstruo del poker”, esperamos que estéis de acuerdo con nosotros en que ver a alguien así en las mesas de juego sería todo un espectáculo.

Compartir: