Downtown Project: Un proyecto de 350 millones de juego en Las Vegas

Compartir:
3 abril 2015, creado por: PokerListings.es
publicado en: Blog de PokerListings
Downtown Project: Un proyecto de 350 millones de juego en Las Vegas

Conoce la historia del Downtown Proyect de Las Vegas, el proyecto para conseguir de la ciudad del juego un nuevo Silicon Valley y lavar la cara de la ciudad.

El centro de Las Vegas, hasta hace un par de años, estaba principalmente asociado a las drogas, el crimen y la prostitución.

Entonces, un visionario emprendedor Tony Hsieh re-configuró la zona y los alrededores transformándolo en una reunión de compañías de start-up: Silicon Valley al estilo de Las Vegas.

Pero lo que comenzó como una iniciativa prometedora también tiene su lado oscuro.

La idea del Proyecto para el centro

Desde que el juego fue legalizado en Nevada en 1931, Las Vegas ha sido conocida tan solo por los casinos y el juego.

La idea del Downtown Project (proyecto para el centro) de dar a Las Vegas otra piedra angular en su economía surgió en los años 80, pero no fue hasta 2009 cuando los primeros pasos para realizarla fueron dados.

En los años 90, la “agencia de remodelación” (redevelopment agency) creada por el alcalde Oscar Goodman comenzó a tomar forma con un plan de acción que nacería con el objetivo de revitalizar el centro de Las Vegas y aumentar la calidad de vida de la ciudad, creando por ejemplo calles peatonales y de tres carriles.

Hubo un total de 45 proyectos residenciales, pero no había tan siquiera un 10% fueron terminados antes de que comenzase la represión. El proceso tuvo una parada y el proyecto ha necesitado de nuevo relanzarse.

El Downtown Project tenía el objetivo de reinventar el centro de Las Vegas con la instalación en él de un grupo de compañías de start-up.

Tony Hsieh
Tony Hsieh, el hombre detrás del proyecto.

Se necesitaba a alguien rico e inversor amigo del riesgo ya que el proyecto necesitaba 350 millones de dólares para comenzar el más ambicioso proyecto de construcción en Estados Unidos en todo el Siglo.

Y el hombre detrás de esto era Tony Hsieh, el CEO (director general) de “Zappos”. No es conocido por jugar al poker, pero con total seguridad le gusta el juego.

Tony Hsieh, nacido en 1973, es un antiguo estudiante de Harvard que vendió su primera compañía “LinkExchange” a Microsoft por 265 millones de dólares en 1998 y 11 años más tarde consiguió vender la mencionada compañía “Zappos” por 1.200 millones de dólares a Amazon.

La fundación del “proyecto del centro” construyó nada menos que un tamaño de 60 acres de tierra (aproximadamente 24 hectáreas), siendo su coste cercano a los 200 millones de dólares.

El resto de la inversión fue hacia pequeños negocios, nuevas start-up y educación. Además del espacio para oficinas, también se construyó un hospital, una escuela, una fundación y varios restaurantes.

El centro de Las Vegas iba a ser una ciudad dentro de la ciudad.

Bares y restaurantes con nuevos y modernos conceptos de cocina como pizzerías veganas o salchichas hechas a mano, tiendas de libros independientes y moteles, todo ello en sintonía con las start-up y gente moviéndose por el Container Partk, un área con nuevos apartamentos y un parque con mucho espacio para que los niños puedan jugar.

Los negocios que han nacido han sido de todo tipo. Por ejemplo, en los dos primeros meses de este 2015, “The Mill” ha premiado con fondos extra para el nacimiento de una aplicación para móviles y de un limpiador de fondos de piscina.

“The Mill” es una especie de “acelerador de ideas” para el centro de Las Vegas que invierte 5.000$ por mes para nuevas ideas, productos o compañías.

Más de 150 negocios han sido creados, pero el aspecto social del experimento era tan solo el segundo foco (objetivo) al inicio.

¿Una alternativa a Silicon Valley?

Cuando piensas en la cuna de la tecnología en EEUU y en todo América, estamos convencidos que Silicon Valley es lo primero que viene a tu mente. Puede que pienses en Nueva York, incluso San Francisco pero nadie piensa en Las Vegas.

Container Park
Container Park

De alguna forma, el Downtown Project buscaba convertir su debilidad en su fortaleza. Comparado con otros sitios, Nevada no tiene impuestos sobre la renta y las ganancias.

Es un poco como el Mónaco de Estados Unidos, pero sin ese exagerado coste de vida de este. En 2012, cuando el proyecto del centro de la ciudad comenzó a tomar forma, Las Vegas era llamada “una bella pizarra limpia” para las start-up.

Es mucho más fácil crear una empresa cuando no estás rodeado de Google, Microsoft o Facebook.

Con el Container Park y un administrador centralizado, iba a ser además una aventura en un “estilo familiar”.

Contacto social constante y multitud de reuniones aseguran que todo el mundo se conociese entre sí e incluso después del trabajo, los trabajadores tenían ganas de ir a algunos de los nuevos lugares del centro para ver qué les podían ofrecer.

Las Vegas Sun escribió: “Hsieh centró su imperio en una, a simple vista, misión corporativa simple: construir una fuerte sensación de comunidad en un entorno global con una cultura de felicidad”.

Este es el plan de cinco años que Hsieh presentó para el Downtown Project.

2012: Adquirir (organizar) la tierra, comenzando pequeños negocios y otras inversiones.

2013: Fundar/Experimentar: “Disparar multitud de balas” (realizar multitud de inversiones) en un gran número de áreas diferentes y ver cuál funciona.

2014: Centrarse en la optimización encontrando los mejores proyectos para encontrar esas “balas de cañón” para doblar la apuesta en estos en términos de inversiones adicionales de continuación, recursos y tiempo.

2015: Continuar con las operaciones y racionalizar el esfuerzo.

2016: Conseguir dinero y sostenibilidad.

El DTP (Downtown Proyect) nació de forma prometedora. Los turistas comenzaron a ir al Container Park para ver cómo lucía.

Obama DTP
Visita del presidente Barack Obama al DTP.

Incluso el presidente de Estados Unidos Barack Obama hizo una visita al lugar el 18 de junio de 2014 en la que dijo:

“O tienes a Jen McCabe, quien está configurando un espacio llamado Factorli en Las Vegas para proveer una fabricación personalizada a pequeña escala, una especie de Kinko o copistería, pero en lugar en imprimir flyers y tarjetas de visita, van a crear partes personalizadas para los productos americanos”.

Factorli

La compañía que Obama destacó era una start-up de una planta de fabricación nacida para producir hardware a pequeña escala.

Su co-fundadora Jen McCabe había trabajado en Silicon Valley antes de unirse al DTP. Ella había trabajado antes en otras dos start-up antes de tomar el control de Factorli.

McCabe comparaba algunas veces la forma de trabajo en el DPT con la universidad, con todas las puertas abiertas y donde siempre puedes encontrar a alguien para hablar o buscar consejo.

Pero las cosas comenzaron a “resbalar”. Esto era mucho más que una historia legendaria. Lo que siguió a esto fue la “inevitable fatiga que viene cuando sonríes de forma demasiado frecuente y exagerada”.

En mayo de 2014 el “proyecto del centro” anunció una inversión de 10 millones de dólares para la start-up Las Vegas. Tres meses después todo se había ido.

La fábrica estaba vacía, los empleados habían abandonado, así como la CEO Jen McCabe.

Casualidades

Tres managers de start-up involucrados en el DTP murieron en 16 meses. Tan solo dos de ellos fueron declarados suicidios de forma oficial.

Jody Sherman (48 años) se disparó en su coche en enero de 2013. Su compañía de start-up estaba yendo “cuesta abajo”.

Ovik Banerjee
Ovik Banerjee: No todo es felicidad ni alegría en el DTP.

Un año más tarde Ovik Banerjee (24 años), miembro del núcleo del Downtown Project Team, saltó del balcón de su apartamento.

Matt Berman (50 años), líder de Bolt Barbers, una franquicia de peluqueros de Los Ángeles, desafortunadamente nunca se instaló completamente en Las Vegas. Se ahorcó en su apartamento en mayo de 2014.

El Downtown Proyect había entrado en barrena. A pesar de que el DTP estaba dedicado a “dar feliciedad” (como menciona el primer libro de Tony Hsieh), se pudo ver que exactamente la felicidad es lo que faltaba.

Incluso la alcaldesa en la actualidad Carolyn Goodman mencionó en una entrevista que “si hay algo que echo en falta es la felicidad”.

Hsieh respondió a la situación contratando coaches, pero ya era obvio que muchos empleados se habían perdido en Las Vegas. Tras haber dejado a sus familias y a sus amigos detrás, echaban algo en falta que las fiestas después del trabajo no podían ofrecer.

Comenzaron a salir rumores diciendo que el DTP estaba en bancarrota. Muchos pequeños empresarios estaban sufriendo, mientras que otros habían desaparecido de golpe.

A finales de septiembre de 2014, Tony Hsieh anunció que prescindiría del 30% de su equipo en el centro del DTP, todo ello al mismo tiempo que declaraba que él nunca se había visto como un director general del proyecto, sino como un “consejero e inversor” y que encontraría alguien para liderar el proyecto.

Preguntado sobre los suicidios, Hsieh respondió aparentemente irritado: “Los suicidios ocurren en todos los lugares. Mira las estadísticas”.

Por supuesto, tres suicidios no dicen mucho en una ciudad con el mayor índice de suicidios de los Estados Unidos.

A pesar de ello, estos suicidios tuvieron mucho impacto entre los emprendedores y muchos de ellos abandonaron tras la muerte de Banerjee.

Se discutió mucho sobre si el DTP estaba propiamente pensado o si las decisiones de invertir en una empresa o de cerrar otra eran tomadas al azar.

Derick Harris, tan solo un día después del anuncio de Hsieh anunció: “En muchos aspectos, lo que Hsieh está haciendo al intentar construir el centro de Las Vegas es como una caricatura de Silicon Valley, poniendo más énfasis en el carro que en el caballo que ha de tirar de él”.

El show debe seguir

Pero todo continúa. Hsieh parece haber perdido un par de manos (simbólicamente hablando), pero todavía tiene un stack saludable.

Bunkhouse Saloon
Bunkhouse Saloon.

A finales de febrero de este mismo año, DTP se asociaba con el especialista en eventos y gastronomía Corner Bar Management para quedarse con el Bunkhouse Saloon, un icónico club famoso por su música en directo y por su gran variedad de cervezas que abrió sus puertas por primera vez en 1953.

Hsieh había respondido estructuralmente a la crisis. Contrató un director general (CEO) para la recién creada DTP Ventures: “una nueva división del DTP creada para tratar el desarrollo e inversión de las exclusivas entidades propias”.

Su nombre es Mark Rowland y no es tan solo un muy buen amigo de Hsieh, sino que además su primer objetivo en la vida es “ser feliz”, según se anuncia en la página dedicada a él en el website.

El DTP no está muriendo, incluso a pesar de todo es una buena cosa, pero tiene que haber cambios con gente invirtiendo más tiempo en reuniones que en el trabajo.

Aquí es donde se puede ver el cometido de Rowland:

“La idea es dar (al proyecto) más estructura. En los días iniciales del DTP había muchas ideas rondando. Algunas funcionaron y otras no. Había mucha energía, pero faltaba concentración de esta. Es el momento de estructurar mejor esto”.

Tony Hsieh, mientras tanto, ha comenzado a mirar cómo expandir su idea de negocios a otras ciudades. Ya se han creando nuevos DTP en Santa Fe, Nuevo México y Sacramento (California).

Compartir: