Higiene postural para jugar poker online

Compartir:
15 febrero 2014, creado por: José
publicado en: Blog de PokerListings
Higiene postural para jugar poker online

La higiene postural es indispensable en todo jugador de poker online para evitar problemas de salud a medio y largo plazo. Descubre nuestros consejos.

Jugar al poker online puede ser realmente duro para la salud debido a la gran cantidad de horas que es necesario estar ante el ordenador, llegando a superar entre los jugadores profesionales el número de horas máximo recomendado (algo que también puede ocurrir con amateurs en los torneos más importantes).

Para evitar los problemas debidos a la larga exposición ante el ordenador y a una mala postura, desde PokerListings queremos ofreceros una pequeña guía con consejos para conseguir una higiene postural correcta que evite problemas de salud en el jugador.

Una incorrecta postura o mala higiene postural no solo afecta a largo plazo, sino que puede influir en el cansancio en una sola jornada, afectando negativamente a los resultados finales tras una larga sesión de juego.

A continuación vamos a mostraros una serie de consejos posturales centrados en las diferentes partes del cuerpo para poder mejorar la higiene postural, lo que nos permitirá evitar dolores y problemas derivados de una mala postura.

Posición de los pies

Los pies son probablemente el punto en el que menos se fijan los usuarios de ordenador y jugadores de poker online, siendo un error ya que una correcta posición de los pies puede ayudar enormemente a mantener el resto del cuerpo en la posición adecuada,

Es necesario tener los pies en perpendicular a la pantalla del ordenador, con una ligera separación entre ellos similar a la separación entre las caderas y, lo más importante, apoyando las plantas del pie completamente en el suelo.

Cruzar las piernas, estirar los pies apoyando el talón o cualquier otra posición del extremo inferior de nuestro cuerpo conllevarán correcciones en el resto de nuestro cuerpo que nos afectarán negativamente.

Posición de las piernas

Muchas personas suelen relacionar comodidad con un asiento en el que el jugador puede llegar a “hundirse”, un gran error ya que esto conllevaría una postura incorrecta al obligar a tener las piernas en un ángulo totalmente incorrecto.

Para explicar cómo debemos colocar nuestras piernas vamos a dividir estas en dos partes: la superior (desde la cadera hasta las rodillas) y la inferior (de rodillas a pies).

La parte superior de las piernas tiene que estar siempre de forma horizontal al suelo con una ligera inclinación hacia abajo respecto a la cadera, sin tener nunca las rodillas a la misma altura o por encima de la cadera.

La parte inferior debe estar siempre de forma perpendicular al suelo ya que esta será la única forma de poder mantener las plantas de los pies en contacto con este. Cualquier otra inclinación conllevará una corrección postural que afectará al resto del cuerpo.

Espalda siempre recta

La posición de la espalda es probablemente el aspecto más importante para poder mantener una correcta higiene postural y evitar el cansancio en las largas sesiones de juego, así como futuras lesiones o dolores a largo plazo ocasionados por una incorrecta postura.

En la actualidad existen muchos tipos de sillas, sillones y otros tipos de asientos para poder elegir, siendo esta una decisión personal. Este aspecto lo retomaremos en futuros artículos, centrándonos en este en la posición de nuestra espalda.

Es necesario que la espalda esté recta (conociendo que esta tiene una curvatura natural), evitando que la parte baja sufra demasiada desviación respecto a la perpendicular con el suelo.

Si se tiene una correcta postura de las piernas, la posición de la espalda probablemente sea correcta o esté muy cerca de ello, debiendo observar que no acentuamos en demasía la curva inferior de la espalda.

Si se utiliza un asiento ergonómico, es necesario que la parte creada para apoyar la zona lumbar esté a la altura correcta, ajustándose la altura de dicho respaldo o si no se pudiese (o el asiento no fuese ergonómico) debiéndose tener conciencia de que no se resalta la curvatura inferior, lo que provocaría dolores lumbares a largo plazo.

La parte alta de la espalda debe mantenerse de forma perpendicular al suelo, sin inclinación alguna (sabiendo que esta mantiene una curvatura propia) para evitar problemas de espalda. Echar la espalda hacia atrás, aunque al principio pueda parecer más cómodo es un gran error ya que probablemente conlleve una incorrecta postura en la parte baja de la espalda.

Del mismo modo, echar la espalda hacia delante conllevará cansancio tras un periodo de tiempo razonable, a lo que hay que añadir problemas más graves a largo plazo.

Posición de los brazos

Los brazos deben formar siempre un ángulo de 90º a la altura del codo, debiéndose tener en cuenta dos aspectos importantes.

El primero es que el antebrazo debe estar de forma horizontal respecto al suelo, un consejo muy importante para evitar que se sobrecargue este.

La parte superior del brazo debe estar pegada al cuerpo y alineados con la espalda (en perpendicular al suelo), evitando echar los brazos hacia delante para evitar el cansancio y tener que rectificar la postura a posteriori.

Cabeza firme

El mejor consejo para una correcta higiene postural de la cabeza, es colocar el monitor a la altura de los ojos. Si el monitor no es extremadamente grande, se recomienda siempre que la parte alta de este esté en línea a los ojos y no el centro de la pantalla como se suele creer erróneamente.

La cabeza siempre tiene que estar centrada y recta, de modo que no es esta la que se debe ajustar al monitor, sino que tiene que debemos ajustar la pantalla de forma que no debamos angular la cabeza para que los ojos queden a la altura mencionada.

Un gran error sería ajustar la altura de la silla para conseguir que la cabeza quede firme, recta y a la altura del monitor, sobre todo porque así descolocaríamos el resto del cuerpo.

La longitud de la pantalla respecto a nuestro cuerpo debería ser similar a tener el brazo totalmente extendido para que esta no esté demasiado cerca.

Consejo importante

A pesar de tener una correcta higiene postural, el cansancio también puede hacerse presente, siendo necesario un pequeño paseo cada cierto tiempo.

Al levantarnos de la posición, el cuerpo se toma un pequeño descanso que sirve para volver a tomar conciencia de nuestra posición. Después de llevar un tiempo en la misma posición, el cuerpo pierde conciencia de esta y es posible que poco a poco vayamos variando nuestra postura, por lo que es necesario un pequeño descanso cada cierto tiempo.

Los jugadores de torneos lo tienen fácil ya que cada hora existe un descanso de cinco minutos, el cual es necesario aprovechar para desentumecer los músculos.

Si eres jugador de  cash debes saber que también es necesario tomar un descanso para evitar que después de varias horas nuestros sentidos se centren en algo que no sea el poker debido a algún pequeño dolor, alguna incomodidad o por un cansancio excesivo debido a una incorrecta postura.

Compartir: