El Bluff Catcher, la Mano Cazafaroles - 1

Pinocho mentiroso

Un Bluff Catcher es una mano con la que solo es posible ganar si la mano del rival no tiene valor y este ha hecho un farol.

Una mano cazafaroles no tiene el valor suficiente para poder apostar ya que el rival nunca podría aceptar la subida con una mano peor que la que se tiene, pero tampoco es demasiado fuerte para aceptar una subida anterior porque si él ha apostado tiene con seguridad mejores cartas, a excepción de si se ha faroleado.

Este es el único momento en el que la mano puede servir para conseguir algo, cuando el rival ha apostado sin cartas y solo para forzar la retirada, en ese momento es cuando pasa a llamarse Bluff Catcher.

Reconocer una mano Bluff Catcher

El primer paso para poder conseguir beneficios con una mano cazafaroles es saber cuándo las cartas que se tienen pueden ser un bluff catcher, además de tener claro que solo puede traer dicha rentabilidad si es en el river.

Técnicamente también puede actuar como tal en el turn, el problema es que entonces habría que volver a aceptar otra apuesta en el river, de modo que habría que realizar un esfuerzo en fichas sin la certeza de poder ganar.

Para ser una mano cazafaroles de verdad, esta tiene que terminar la acción, esto quiere decir que después de aceptar la apuesta se descubren las cartas, que nadie puede volver a apostar de nuevo.

Como en la gran mayoría de todo lo que ocurre en el poker Texas Hold’em, que una mano se convierta en un Bluff Catcher depende de muchas variables, entre ellas la concepción de juego que tenga el oponente, de modo que hay que estar muy atento al juego para poder aprovechar la situación.

Es necesario estudiar la forma de jugar de los rivales y adivinar las tendencias que suelen seguir. Analizar el rango mínimo que tienen sus manos para realizar una apuesta es un buen paso para saber si las cartas que se tienen son mejores o peores que dicho rango.

Si tu mano es peor, entonces tienes en tu poder un posible Bluf Catcher.

Conocer la frecuencia con la que el oponente farolea

Si el rival apuesta, la mejor opción sería tener una buena idea de la frecuencia con la que este suele realizar una apuesta farol. Si la mano que se tiene no es lo suficientemente buena, quizá sea conveniente aceptar la apuesta si este suele tirarse un farol en un alto porcentaje de manos.

Según esto, es necesario haber estudiado a los oponentes y conocerlos, ver sus apuestas y subidas observando sus reacciones cuando estas son vistas. Es conveniente tener a todos los jugadores clasificados en diversos grupos dependiendo de su forma de juego y frecuencia de hacer apuestas farol.

Es necesario observar todos los movimientos que realicen los adversarios para saber con qué cartas pasan y con cuáles realizan apuestas. Si se sabe cuándo suele realizar un farol el rival es mucho más fácil ganarle con un Bluff Catcher.

La apuesta máxima que se debe aceptar con una mano cazafaroles depende en gran medida del porcentaje de manos en las que el rival juega de farol.

Un ejemplo para entender mejor la situación

En una mesa de 6 personas, con ciegas de 1$/2$ y con pilas de fichas de 200$.

Pongamos que estás en ciega pequeña y subes a 8$ con J♥-10♥, siendo vista la apuesta por tu rival desde ciega grande.

En el flop aparecen 4♥-6♥-8♦, de modo que tú apuestas 10$ y él sube a 35$.

Aceptas con tu proyecto de color y en el turn aparece un 10♠, pasas y tu oponente pone 66$, vuelves a aceptar.

Con el river, que en este caso es un 8♠, vuelves a pasar y el apuesta 100$.

¿Deberías ver la apuesta? Las cartas hacen que tu mano sea un bluff catcher. Tienes las dobles  parejas más altas posibles de las cartas vistas, pero habiendo apostado el rival tres veces, si él no ha faroleado, ganará a tus cartas el 100% de las veces.

De forma normal, no es posible que un rival sin cartas haya realizado dichas apuestas sin una mano superior a la que tienes, pero quizá sí que haya apostado de farol, ¿lo habrá hecho?

No dispones de dicha información, de modo que es el momento de pensar en las tendencias de apuestas de farol del rival. Si es un jugador poco agresivo lo normal es que esté jugando de forma real sus cartas y sea conveniente tirar las tuyas, mientras que si es muy agresivo podrías ver la apuesta.

Debes saber el ratio que tiene de faroles para decidir qué hacer. Si su porcentaje es muy alto es posible ver la apuesta.

Últimos blogs »