Cinco Trampas en las que Suelen Caer los Jugadores Principiantes

Fichas de poker2

Aprender a jugar al poker como un profesional es un paso largo y difícil, pero los jugadores principiantes pueden evitar cometer fallos innecesarios de forma rápida.

Cualquier jugador que conozca los principios básicos del poker puede sentarse en la mesa y disfrutar, aunque si es un novato cometerá equivocaciones comunes entre los que comienzan a jugar.

Los jugadores principiantes suelen cometer siempre los mismos errores una y otra vez, cayendo en las mismas trampas incluso sin darse cuenta de ello, por lo que en este artículo queremos mostrar esos fallos fáciles de evitar pero que suelen ser la causa de muchas pérdidas de dinero entre los jugadores que comienzan a jugar al poker.

A continuación queremos mostrar los errores-trampa que suelen cometer los jugadores noveles, para que si crees que estás cometiendo estos en tu juego diario puedas rectificar mejorando tu juego.

Jugar demasiadas manos

Al comenzar la ronda de apuestas y antes del flop, uno de los errores más habituales en los jugadores principiantes es jugar una alta cantidad de manos. Para poder jugar, se deberían de cumplir una serie de requisitos, ya que si no es conveniente tirar las cartas sin realizar ninguna apuesta.

Siguiendo una estrategia pre-flop adecuada, el número de manos que se debería jugar suele rondar entre el 19% y el 24%. El poker es un juego en el que no siempre se puede entrar en acción y ese es un detalle que muchos principiantes suelen olvidar.

No tirar las cartas tras el flop

Este error-trampa es realmente una continuación del anterior. La mayoría de jugadores que realizan el pago antes del flop suelen continuar aceptando apuestas incluso cuando hay un porcentaje muy alto de que sus cartas no sean las mejores.

Jugar demasiadas manos conlleva una pequeña cantidad de fichas en cada una de ellas, pero si además se suele continuar jugando tras el flop, las cantidades aumentan, haciendo que el jugador pierda bastantes fichas en una cantidad alta de manos.

Un error muy común es continuar jugando hasta el final con cualquier par o con cualquier proyecto de escalera o de color, cuando normalmente solo se debería de seguir en la mesa sin tirar las cartas cuando se tiene la mejor pareja posible o un proyecto realmente fuerte.

Jugar por sensaciones

El poker son números, estadísticas y cartas, de modo que jugar manos porque se tiene la sensación de que se va a ganar no es la mejor estrategia posible. El poker como juego matemático, a largo plazo depende más de las matemáticas que del azar, ganando aquellos jugadores que optimizan sus jugadas cuando las probabilidades de ganar la mano son altas.

Jugar o no una mano debe depender siempre de las probabilidades de que esta sea la mejor mano de toda la mesa, nunca porque se tiene el “feeling” de que se va a ganar. A corto plazo puede coincidir que una mala decisión tenga un resultado positivo, pero cuando se juegan muchas manos la suerte disminuye y los resultados son fruto de las probabilidades más que del azar.

Dejarse afectar por las emociones

El ser humano por naturaleza se deja llevar en multitud de ocasiones por las emociones, siendo aquellos que pueden controlarlas mejor los que más éxitos consiguen en la vida. El poker, al igual que ocurre en cualquier deporte o juego donde se deben tomar decisiones, también está afectado por las emociones.

Ganar o perder dos manos seguidas no debería influir para nada en la toma de decisiones ya que la siguiente mano comienza de cero, de modo que las jugadas anteriores no deberían de afectar para nada en la decisión a tomar en las apuestas actuales. Por desgracia esto no es así y las emociones muchas veces arruinan una, hasta el momento, extraordinaria partida de poker.

Un jugador que acaba de perder dos manos seguidas se encierra en su mala suerte y comienza a tomar decisiones que no le beneficiarían debido a la frustración, un jugador experto sabe que debe olvidarse lo antes posible de estas jugadas y actuar como si estuviese comenzando la partida.

Hay jugadores principiantes que también suelen tener problemas cuando ganan dos manos seguidas ya que se piensan que son invencibles, cometiendo el error de apostar en la jugada siguiente incluso sabiendo que sus probabilidades de victoria serían mínimas.

Pensar a corto plazo

Debido a que el poker es un juego de probabilidades, muchas veces ocurrirá que a pesar de haber tomado la decisión correcta, el azar haga que se pierda la mano. El jugador principiante en estos casos suele maldecirse diciendo que tenía que haber tirado sus cartas cuando, al contrario de lo que se cree, ha hecho bien y a largo plazo estas decisiones le otorgarán beneficios.

A corto plazo la suerte puede influir de una manera muy alta, pero con el tiempo, las probabilidades y las matemáticas adquirirán mayor importancia. Por esta sencilla razón, el jugador no puede cambiar sus decisiones por una jugada concreta.

Cuando la cantidad de manos jugadas es realmente alta, la suerte deja su paso a las matemáticas, de modo que el jugador que se mantenga sereno y actúe de forma correcta terminará convirtiéndose en ganador y aquel que no lo haga acabará siendo perdiendo dinero.

Conclusión

Como has podido ver, los jugadores principiantes pueden mejorar su juego y sus opciones de victoria evitando cometer errores innecesarios.

Resumiendo el artículo, por norma general, los jugadores principiantes deben de disminuir las manos jugadas, tirar las cartas cuando sea necesario, basarse en las probabilidades de las manos, evitar dejarse llevar por las emociones y pensar a largo plazo.

Eliminando estos errores y siguiendo los consejos de este artículo los jugadores aumentarán sus posibilidades de conseguir beneficios en el poker.

Últimos blogs »