Cómo jugar contra un poseso

Gus Hansen

Como jugar contra un poseso

Introducción

Frecuentemente, y especialmente cuando se juega online, habrá un "poseso" en la mesa. Los posesos se caracterizan por jugar en prácticamente todas las manos, y subirán o volverán a subir apuestas con cualesquiera dos cartas. Este tipo de jugador, puede estar actuando sin pensar, estar ebrio, o simplemente pasándoselo bien creando mucha acción. Sin embargo, la razón detrás de este tipo de juego importa menos que la posibilidad de maximizar las ganancias contra este jugador.

Puede parecer sencillo jugar contra un poseso, pero representan un serio riesgo contra nuestro juego. Esto se debe a que son tremendamente agresivos y nos pondrán realmente a prueba, provocando altibajos en nuestros fondos. Muchas veces el poseso puede conseguir que toda la mesa se vuelva loca, permitiendo al jugador que mantenga la calma y realice la estrategia correcta lograr una gran rentabilidad. Así que, ¿Cómo se debe jugar contra este jugador tan agresivo y alocado? Por favor continué leyendo...

Aplicación de la estrategia

Primero y sobre todo, avisamos que, si es posible, hay que sentarse a la izquierda del poseso. Logrando esto, se actuará después y será posible subir más cuando vayamos a por la mano. Esto tiene muchas ventajas: será más probable aislar al oponente y con suerte jugarse mano a mano el bote. Además, de media, nuestra mano será mejor que la del oponente. Si se logra que el resto de jugadores permitan esta situación ¡se tendrá el poder! Sin duda, se encontrarán en situaciones difíciles a causa de nuestras continuas subidas, y lo pasarán mal jugando con manos tipo parejas A-x, o buenas combinaciones (J-10T o mejores) con tantas subidas.

Las manos anteriores son las típicas con las que se subirá las apuestas del poseso. La razón se debe a que son buenas manos para jugar cara a cara y son mejores que la media, que será lo más posible que lleve el poseso la mayoría de las veces. Manos particularmente fuertes son las parejas A-x o medias, ya que normalmente ganarán los botes entre dos en el río. Manos, como 87s, pierden valor cuando hay un poseso en la mesa ya que estas manos requieren buenas cartas. Y dado que, el poseso casi siempre subirá la apuesta en el pre-flop, encareciendo el flop y limitando el campo de acción a algunos jugadores, las probabilidades no parecen las mejores. Sin embargo, ocasionalmente, la mesa se suelta y los jugadores van a las subidas con la esperanza de llevarse un buen bote contra el poseso. Si es así y uno se encuentra en una posición retrasada, las apuestas serán altas y las combinaciones bajas tendrán sus opciones.

Consecuentemente, la estrategia esencial debe ser sentarse a la izquierda del poseso y subir su apuesta con A-x, cualquier pareja, y buenas combinaciones (J-10 y mejor). Para esto habrá que jugar muchas manos de estas, y no pasar cada vez que no se mejore con el flop. Se puede jugar así siempre que los oponentes no suban las apuestas o comprobando las apuestas detrás. Si esto ocurre, habrá que endurecer el juego tanto antes como después del flop, y cuanto más se mueva el juego en esta dirección, más habrá que volver al juego tradicional. Por supuesto que, si un jugador sube la apuesta y el poseso se la sube también, habrá que ser muy selectivo acerca de las manos que se deben jugar. También, habrá que ser extremadamente selectivo cuando nos sentemos a la derecha del poseso. Habrá que seguir subiendo la apuesta en más manos cuando el poseso sea del tipo de jugador que sube la apuesta casi todas las veces, haciendo que sea el poseso quien nos aísle en vez que al contrario.