Curso intensivo para principiantes Texas Hold’em en diez minutos [1]

poker chips cards

Si quieres jugar al póker pero estás un poco perdido y no sabes por dónde empezar, aquí tienes un curso intensivo con el que defenderte en la mesa de juego.

¿Vas a hacer una escapada a Las Vegas? ¿Estás intentando practicar esa estrategia que tantas veces has visto en la televisión pero que a ti no te sale? ¿No sabes por dónde empezar para enfrentarte al juego? Aquí vas a encontrar todas las respuestas a tus preguntas con un curso intensivo de 10 minutos sobre el Texas Hold’em.

Más o menos cada dos meses siempre hay alguien que se va a Las Vegas a pasar unos días o un fin de semana y que se acerca para hacerme la misma pregunta: “¿Qué consejos me darías para jugar al póker?”.

La respuesta la vas a poder encontrar en este artículo, que además te va a ayudar a aumentar tus posibilidades de victoria. Ahora bien, no olvides que en el mismo damos por hecho que conoces las bases del Texas Hold’em.

Si tienes dudas sobre las reglas del juego, intenta profundizar un poco más sobre las mismas antes de seguir leyendo este artículo.

¿Es el póker un juego de azar?

La respuesta corta es: Sí. La respuesta larga es: No, pero…

El póker es un juego de azar en el sentido de que no puedes controlar las cartas que recibes, ni las cartas que recibe tu oponente, ni las cartas que aparecen en el flop. Pero lo que sí que puedes controlar es cuándo vas a apostar y cuánto dinero vas a poner.

Si sólo apuestas cuando la situación te resulta favorable y abandonas la partida cuándo no ves posibilidades de ganar, puedes ganar dinero a largo plazo jugando al póker. Pero en el corto plazo lo más normal es que pierdas teniendo en cuenta el número de elementos que se escapan a tu control.

Sin embargo, e independientemente de las cartas, si consigues tomar decisiones que sean mejores que las de la mayoría de tus adversarios, conseguirás ganar partidas y dinero.

La estrategia básica en 30 segundos

El Texas Hold’em es un juego que se basa en la fuerza de la mano. Sólo las mejores manos consiguen ganar en un enfrentamiento.

Es evidente que lo mejor es tener una buena mano desde el principio, desde que se reparten las cartas, para así apostar sabiendo que tienes posibilidades de ganar, pero esto no siempre pasa.

También es evidente que las mejores cartas antes del flop son las que consiguen las mejores manos después del flop.

Por norma general, lo mejor es jugar entre un 18 y un 20% de las manos que recibes en una mesa en la que se enfrentan nueve jugadores. No parecen muchas manos, y no lo son, pero es la mejor forma de tener beneficios.

El Hold’em depende tanto de las manos que tengas como de las manos que juegues. Si juegas demasiadas manos, no podrás conseguir ganancias, y si apuestas en manos en las que tienes cartas débiles con el objetivo de recuperar el dinero cuando tengas una mano fuerte acabarás “tirando” mucho dinero en las mesas juego.

Así que lo mejor es jugar ajustándote a cada momento y a las cartas que tienes.

Tus oponentes

Los juegos de Texas Hold’em que puedes encontrar en los casinos son muy variados por lo que las estadísticas y las estrategias pueden variar.

Muchos jugadores suelen apostar en el 30% de las manos en las que juegan, o incluso en un porcentaje mayor.

Cuando tus oponentes deciden ir con una mano bastante débil antes del flop, ésta continuará siendo floja después del flop. 

Sin embargo, no hay que olvidar que las manos débiles son las segundas mejores manos que puedes tener porque las segundas mejores manos de tus oponentes van a ser las que te den la victoria y los beneficios.

Si tienes una mano fuerte…

Recuerda cuál es tu meta. Lo que quieres es tener la mejor mano después del flop y cuando la ronda de apuestas ha finalizado.

Ahora bien, no hay respuesta 100% fiable de cuándo una mano es lo suficientemente fuerte como para enfrentarte a tus adversarios porque siempre depende.  

Pero si juegas adaptándote a cada mano al menos te asegurarás que vas a conseguir un número superior de manos fuertes y un número inferior de “segundas mejores manos”.

En cada mano tienes que tener en cuenta las cartas que están sobre el tablero de juego y las posibilidades que te ofrecen las mismas a ti y a tus oponentes.

Piensa contra qué tipo de oponentes te están enfrentando y cómo se puede interpretar y jugar cada mano.

El póker es un juego en el que tiene un papel muy importante el intercambio de información, por lo que tienes que ser como una esponja que absorba hasta el mínimo detalle de lo que ocurre en la mesa para poder utilizarlo en tu propio beneficio.

Pre-flop

Incluso antes de ver el flop, tienes que tener claro qué manos puedes conseguir hacer con las dos cartas que se te han repartido.

El objetivo es conseguir la mejor pareja posible después del flop o una mano que tenga las expectativas suficientes de convertirse en una gran mano (color, escalera, etc.). A continuación encontrarás una serie de manos que son positivas como para seguir jugando antes del flop.

Los grandes monstruos: AA, KK, QQ, JJ

Estas manos, ya de por sí, son muy buenas manos. Una pareja es la mejor opción con la que puedes jugar en un enfrentamiento en las mesas de póker. Estas manos suelen dar muchos beneficios y deberías aumentar las apuestas siempre que se te repartan estas cartas.

Con AA-KK e incluso con QQ siempre puedes y debes reenvidar.

Las mejores parejas: AK, AJ, KQ

Estas manos suelen convertirse en una de las mejores parejas dependiendo de lo que salga en el flop gracias a un kicker.  Es decir, si tienes AK y en el flop sale J-A-4, podrás tener una pareja de ases con una K de “kicker”.

Los kickers son muy importantes en el Texas Hold’em porque dos jugadores pueden tener de vez en cuando las mismas posibilidades pero estará en las manos del kicker cambiar la dirección del juego.

Por ejemplo, en un A♦ 3♠ 4♠ 7♦ 2♥, un A♠ Q♠ será mucho mejor que un A♥T♥, porque si consigues que la mano sea A♠ A♦ Q♠ 7♦ 4♠ va a ser mucho mejor que A♥ A♦ T♥ 7♦ 4♠.

Si tienes una buena mano, no dudes en jugar.

Dos cartas consecutivas del mismo palo

En los casinos, muchos jugadores juegan cuando tienen dos cartas consecutivas del mismo palo. Pero hay que saber cómo aprovechar las posibilidades que ofrecen las cartas.

Por ejemplo,  los jugadores principiantes suelen cometer errores en estas manos que les llevan a perder bastante dinero con manos que no tienen ningún valor.  

Cuando tienes dos cartas consecutivas del mismo palo lo que hay que hacer es concentrarse en conseguir una escalera o un color porque.

Cuando tienes dos cartas del mismo palo y, además, son consecutivas, se duplican las posibilidades de ver el flop. Si sólo son del mismo palo, o si sólo son consecutivas no es suficiente para ver el flop. Hay que cumplir los dos requisitos.

Este tipo de parejas son muy beneficiosos porque pueden ganar la partida cuando se casan y se consiguen colores o escaleras.

Aunque pueden conseguir grandes premios, a menudo pueden no salir rentables a no ser que el aumento de las apuestas sea más bien pequeño. Estas manos son muy aconsejables de jugar cuando las apuestas son bajas.

Ve a por el flop cuando tengas posibilidad de una jugada o abandona.

Otras parejas

Estas parejas no son las grandes parejas de las que hemos hablado con anterioridad. A menudo, con parejas de menor valor, el flop te puede dar la oportunidad de que unas una carta alta a la pareja. Pero cuando tienes un 6♦ 6♠ y en la mesa aparecen J♦ K♣ 3♠ la mano no tiene prácticamente ningún valor.

El valor de estas parejas aparece cuando en el flop surge la posibilidad de crear un trío, ya que esta mano es una de las mejores con las que puedes jugar en el Texas Hold’em. Además, como en el caso anterior, estas parejas son adecuadas para jugar cuando el precio del flop no es elevado.

Un as y otra carta del mismo palo

La única razón por la que debes jugar cuando tienes un as y otra carta del mismo palo es porque puede llegar a convertirse en un color. Sin embargo, cualquier otra combinación con los ases no es una opción viable para apostar.

De nuevo, la clave de esta mano está en los flops en los que las apuestas son bajas. Si tienes una pareja de A-X no deberías jugar contra un aumento en las apuestas, a no ser que el mismo haya sido poco significativo.

El resto de las combinaciones

Si obtienes cualquier otra mano y/o combinación no dudes en abandonar la partida, ya que va a ser muy difícil conseguir beneficios si te sales de los perfiles que se han descrito con anterioridad.

Con el tiempo, según te vayas convirtiendo en un jugador de más nivel, podrás ir añadiendo de forma gradual más manos a tu estrategia, pero mientras estés aprendiendo lo mejor es que apuestes a lo seguro y vayas cogiendo experiencia.

Recuerda que las buenas manos antes del flop van a ser buenas manos después, por lo que las buenas manos después del flop son sinónimo de decisiones más fáciles. Así de sencillo.

Últimos blogs »