¿De dónde vienen los cuatro colores de la baraja de poker?

Colores Poker
Picas, corazones, tréboles y diamantes... No siempre fueron así.

Todo el mundo conoce los cuatro colores de la baraja de poker, pero muy pocos conocen su historia, sus orígenes y la razón por la que son cuatro los palos.

Hay una canción muy conocida en Francia, “Carolina” de MC Solaar, en la que en solo una frase se citan tres de los cuatro colores de la baraja de poker: “Je suis l’as de trèfle qui pique ton cœur, Caroline...” (Soy el as de tréboles que pica tu corazón, Carolina).

Esta frase sirvió a Christine, compañera de PokerListings Francia, para hacer un análisis del origen e historia de los cuatro palos (o colores) de la baraja de poker.

Por Christine:

Oficialmente conocidos como palos o colores, esta clasificación de los cuatro símbolos permite identificar fácilmente todas y cada una de las cartas de poker, ya que cada una de ellas tiene un número (o figura) y un color (también existen los comodines, pero hoy no vamos a hablar de ellos ya que habitualmente no se utilizan en el poker y hoy nos centramos en los colores).

A pesar de la creencia de los principiantes, a no ser que exista una regla que indique lo contrario y exceptuando un caso muy específico (como en Stud, para ver quién tiene que pagar la apuesta obligada), todos los palos de la baraja son iguales y, por tanto, no hay diferencia entre ellos.

Los cuatro símbolos de la baraja de poker son los corazones, diamantes, picas y tréboles, siendo los dos primeros rojos y los segundos negros.

Hay que tener en cuenta que no siempre han sido estos los palos o colores de la baraja, incluso en muchos países las barajas tienen otros palos, como la baraja española, utilizada en la mayoría de los juegos conocidos en el país, que tiene oros, copas, espadas y bastos, siendo para muchos los antecesores de los colores habituales en el poker.

Hay muchas teorías sobre el origen de los palos de las barajas de poker, habiendo pocos detalles históricamente verificables, pero es lógico intentar encontrar el nacimiento y evolución hasta llegar a los cuatro colores actuales.

Nacimiento de los palos

Los historiadores coinciden en la idea de que las primeras cartas, de papel, provienen de China y fueron creadas aproximadamente en el Siglo IX. Estas habrían seguido un sistema monetario chino o de un juego indio de adivinanzas o predicciones.

Cartas Antiguas
Los símbolos de la baraja española son similares a los antiguos.

Los motivos representados eran monedas redondas, mostrados de forma individual o en grupos ordenados, de forma similar a los cartuchos de monedas que hay en la actualidad, pudiendo ser confundidos por palos o varas por los no habituados.

Debido a su antigüedad y a la fragilidad del papel, no se ha encontrado ningún rastro de estos paquetes de cartas.

La primera baraja completa de la que se tiene constancia se remonta a los Siglos XII y XIII. En 1.938 en Estambul, en el palacio de Topkapi, se encontró una baraja de 56 cartas intacta, siendo esta nativa del sultanato mameluco (situado en los actuales Egipto y Siria) y creada aproximadamente en los siglos mencionados.

Estas cartas se dividen en cuatro grupos: Monedas (oros), copas, espadas y palos (bastos), siendo estos el origen, con muy pocas variaciones posteriores, de los cuatro palos que componen la baraja española actual.

La primera documentación de estas cartas de juego en Europa occidental se remonta a la segunda mitad del S. XIV. La primera referencia histórica nos lleva a Venecia en 1.371, extendiéndose muy rápidamente por toda la zona.

El éxito de este juego de cartas es tan grande y su expansión tan rápida que muy pronto fue prohibido por las autoridades eclesiásticas y civiles (entre otras en Basilea, Florencia y Ratisbona) por ser “contrario al uso moderado de pasiones y placeres”.

Evolución de los palos

Los símbolos de las barajas han evolucionado mínimamente y se consolidan los cuatro palos que representan los bastos (utilizados en los combates y que reemplazan al palo de polo, deporte desconocido en Europa occidental), monedas (o escudos), espadas (o cimitarras) y copas.

Estos “accesorios” utilizados por los sarracenos y los cruzados siguen todavía presentes en la baraja española, jugándose la mayoría de los juegos en el país con este tipo de baraja, al igual que ocurre en Italia y en el sur de Francia.

En el Siglo XV, los fabricantes de cartas alemanes comenzaron a probar otros símbolos para sustituir a los mencionados.

Baraja Antigua Holanda
Así luce la baraja completa de mayor antigüedad.

En 1.450, en Suiza, aparecen los escudos, rosas, borlas y campanas, mientras que 10 años más tarde (en 1.460) en Alemania se pueden ver cómo los corazones y las hojas sustituían a las rosas y escudos de las cartas suizas.

Ya en 1.480, en Francia ven la luz las barajas de cartas con los famosos corazones, picas, diamantes y tréboles.

Los historiadores suelen coincidir en que estos cambios a patrones más sencillos son realizados para hacer más simple y barato el proceso de producción de las barajas. Estas formas simplificadas con dos palos rojos y dos negros permiten a cualquier persona, sea cual sea su nivel educativo, reconocer las cartas.

Este cambio es además realmente beneficioso para la producción masiva de cartas, al ser estos símbolos más fáciles de tallar y cortar para crear las planchas que se utilizarán para la fabricación de barajas.

Estas innovaciones sirven a Francia y a sus fabricantes de Rouen o Lyon para imponerse en el mercado europeo y mundial. Rápidamente las cartas alcanzan Reino Unido y las tierras del “nuevo mundo”, razón por la que las cartas utilizadas en Inglaterra y EEUU siguen aquellos patrones creados en Francia hace varios siglos.

Las cartas no son solo para jugar, usos cotidianos

Las cartas son utilizadas en la actualidad solo como elemento de diversión, pero tal como vamos a ver a continuación, las barajas antiguas tenían sus secretos y mística, los cuales se encontraban en muchas ocasiones ocultos en las propias cartas.

Cartas Aprender
Las cartas no eran solo para jugar.

Según coinciden varios historiadores, en la Edad Media se utilizaban las barajas de cartas como un método de enseñanza. De hecho, muchas barajas tenían, además de los símbolos, dibujos cuidados que servían para poder conocer mejor la fauna, geografía, heráldica, biología, plantas o artículos de uso diario.

Los juegos de cartas se centraban en alguno de estos aspectos y además de mostrar la carta en sí, tenían jabalíes, osos, perros, pájaros, conejos u otros animales, en el caso de centrarse en la fauna.

Tras la revolución francesa, se volvieron a utilizar las barajas de cartas como método de enseñanza, instruyendo a los ciudadanos sobre el nuevo sistema métrico, los derechos humanos o el calendario revolucionario.

El historiador Jean Tulard asegura que “las colecciones de cartas nos ofrecen de forma rápida una visión de la historia de la Revolución”.

Tampoco podemos descartar que las cartas naciesen basándose en las filosofías antiguas o en la conocida Teoría de Aristóteles que habla de los diferentes elementos presentes en un mismo organismo.

¿Es casualidad que las barajas tengan cuatro palos diferentes como los cuatro elementos (agua, aire, tierra y fuego)? Estas  propiedades metafísicas se veían mucho en los juegos de tarot del Siglo XV.

Incluso hay una corriente que habla que las barajas de cartas se centran en las cuatro estaciones. Los juegos más comunes tienen 52 cartas (del 1 al 10 y las figuras), una carta para cada semana del año.

¿Y por qué serían 13 cartas de cada palo?, ¿podrían ser los 13 ciclos anuales de la luna? A día de hoy todo son conjeturas, pero todas tienen su razón de ser.

Representación de la sociedad

La teoría más extendida habla que las barajas de cartas que se veían en Europa eran una representación de las clases que se veían en la sociedad.

Esteban de Vignolles
Esteban de Vignolles: Caballero real, ¿jack de corazones?

Según varios historiadories, es Esteban de Vignolles (1.390-1.443), conocido como La Hire (La Ira) quien se encuentra detrás de la creación de una baraja con cuatro marcas diferentes para utilizarlas en un juego que él había inventado, en el cual se utilizaban símbolos representativos de la guerra y del poder.

No es casualidad que alguien como Esteban, caballero del Rey Carlos VII y que luchó junto a Juana de Arco, sea el que dicen que daba forma a la sota (al jack) de corazones, el cual era conocido como “La Hire”.

Pero la asociación más clara entre los palos y los estamentos que se veían en la sociedad es posterior, data de tiempos de Luis XIV a principios del Siglo XVIII.

Es al jesuita Claude-François Ménestrier a quien se le atribuye esta afirmación ya que consideró que “los juegos de cartas representan los estados políticos y están compuestos de cuatro cuerpos (el clero, la nobleza militar, los burgueses y el pueblo)”.

Tras la Revolución Francesa, las cartas servían como instrumento de propaganda y educación republicana, asociándose los diferentes palos a los valores revolucionarios: templanza, prudencia, justicia y fuerza.

Por último, para finalizar este estudio sobre los posibles orígenes de los símbolos y su significado de forma más amena, los palos de la baraja pueden estar asociados a las diferentes clasificaciones de jugadores (sobre todo centrado en los videojuegos), descubriendo estas a través del “test de Bartle”.

Este test (creado en 1.996 por Richard Bartle, de ahí su nombre) se compone por 30 preguntas que sirven para distinguir los cuatro tipos de jugadores que se pueden encontrar: Los cumplidores (aquellos que buscan el prestigio de realizar la tarea), los exploradores (los que buscan novedades y descubrimientos), los socializadores (quienes buscan negocios con otros jugadores) y los asesinos (quienes se mueven solo por la competencia y la lucha).

Hemos llegado al momento de analizar qué significa cada uno de los símbolos.

Corazón

Corazon

El corazón ha sido la evolución del antiguo cáliz (copa) que se podía ver en las cartas antiguas. El cáliz es un recipiente sagrado para la cristiandad, por lo que no se duda que al incluir este símbolo se pensase en el Santo Grial.

No hay duda que las copas (en la baraja española) son el símbolo del clero, de la iglesia. Debido a que se consideraba a las personas relacionadas con la iglesia como gente de buen corazón, una idea fortalecida por los santos, se asociaba el corazón a ellos. Tampoco podemos olvidar que durante mucho tiempo, el clero representaba un nivel alto en la sociedad.

Si nos centramos en el punto de vista esotérico, el corazón estaba relacionado con el agua, con las emociones, la familia, la espiritualidad y relaciones entre personas.

En los videojuegos, así como en la clasificación de Bartle, el corazón suele estar asociado con los jugadores “socializadores”, con aquellos que disfrutan del juego por su capacidad para interactuar con otros jugadores.

Diamante

Diamante

Inicialmente, el símbolo actual del diamante era una moneda (oros en la baraja española) o corona (moneda utilizada en la Edad Media), relacionada también con el escudo de armas de un príncipe.

Este palo, como no podía ser de otra manera, simboliza la riqueza. Por esta razón suele estar relacionado con los comerciantes.

El nombre actual (diamante) también confirma que este símbolo está relacionado con la riqueza y el valor. Su forma recuerda a los adoquines que representaban a los gremios y grupos de comerciantes, quienes proveían de bienes materiales al resto de la sociedad.

Otra representación aceptada afirma que el diamante también representa la punta de una flecha, siendo el símbolo de los arqueros (vasallos del rey).

Trasladándonos al simbolismo esotérico, el diamante está relacionado con la Tierra, con el dinero, las propiedades y los negocios.

Para Bartle, el diamante representa a los jugadores de éxito, a los triunfadores, a los “cumplidores”, quienes buscan sumar puntos, pasar niveles y cumplir retos.

Trébol

Trebol

En sus orígenes, el trébol actual era representado por un palo de polo, aunque tal como hemos comentado al inicio del artículo, rápidamente este palo pasó a ser un bastón de lucha en Europa occidental.

La asociación de este símbolo a un grupo social se centra en los campesinos, quienes utilizaban el palo (bastón) como arma de lucha, aunque también para apoyarse al caminar. El trébol, por tanto, está relacionado con la agricultura y con el trabajo de la tierra.

Desde el punto de vista esotérico, el trébol está relacionado con el fuego, con los proyectos, el trabajo, la creatividad y, en cierto modo, con la sexualidad.

Según Bartle, el trébol representa el placer de competir y del disfrute al conseguir derrotar al rival. Estos son los “asesinos” de su clasificación.

Pica (espada)

Pica

La pica, también conocida como espada en algunos países, es una palabra derivada del griego que significaba exactamente “espada larga”. Las espadas (símbolo que en la baraja española todavía se mantiene y que es el origen de la pica) representan la justicia.

Las picas, lanzas largas con un asta de hierro en el extremo, eran utilizadas para identificar a los caballeros de la nobleza.

Centrándonos en el aspecto esotérico, la pica está relacionada con el aire, con la solución de problemas, con las leyes, el gobierno y la política, sin olvidar la inteligencia, psicología y la escuela.

Basándonos en la clasificación de Bartle, la pica representa a los jugadores que analizan lo ocurrido, que miran siempre a su alrededor intentando descubrir nuevas áreas o mundos, que intentan encontrar los secretos ocultos de los juegos y que aprenden de los errores, los denominados “exploradores”.

11 siglos después siguen fascinando

Tal como hemos visto en este extenso artículo, las cartas han evolucionado a lo largo de los siglos, aunque han seguido manteniendo de alguna forma su simbología y significado.

Juegos Cartas
A pesar de los siglos, cada vez generan más interés.

Es probable que los símbolos franceses (corazones, picas, diamantes y tréboles) se hayan estandarizado en casi todo el mundo por su simpleza y por su facilidad de producción en un principio, pero probablemente no sea esa la única razón.

En España todavía se sigue usando la simbología inicial (oros, copas, espadas y bastos), aunque cada vez más se utiliza la baraja de poker (o francesa) para muchos de los juegos, sobre todo entre los más jóvenes, conviviendo ambas barajas en la sociedad española.

Hay muchas interpretaciones románticas y de todo tipo que han envuelto a las cartas en un halo de misterio que han servido para dotar a las cartas con vida propia.

A día de hoy, las cartas se siguen utilizando en multitud de ocasiones, para divertirse con los amigos, para asombrar con trucos, para enviar mensajes secretos e incluso para predecir el futuro.

Algo tan simple como un conjunto de símbolos y números en un formato que ocupa poco espacio y que fue creado hace varios siglos, sigue fascinando a propios y extraños, a jóvenes y mayores, a ricos y pobres.