De Melo: “La gente toma sustancias, pero no me importa”

20160823 pl f moreira de melo 01
De Melo, sonriente. / Foto: D.O.

La jugadora de poker profesional y ex medallista Olímpica en Pekín 2008, Fátima Moreira de Melo, habló de los Juegos Olímpicos y del EPT de Barcelona 2016.

Es uno de los iconos del deporte profesional en Holanda, y por supuesto, en las últimas semanas ha estado más pendiente de lo que pasaba en Río de Janeiro de lo que acontecía en las mesas de poker.

Nuestro compañero Dirk Oetzmann charló con Fátima Moreira De Melo, Team Pro de PokerStars de Holanda y medallista olímpica en Pekin 2008 en Hockey Hierba. Después de revivir sus experiencias olímpicas en Río 2016, De Melo se centra ahora en las mesas de poker, más concretamente en el EPT de Barcelona.

Pero en esta entrevista nuestro compañero hablará de algo más sobre poker. Hablará de la vida de los deportistas y, sobre todo, del dopaje, tanto en el deporte como en el poker.

Fátima Moreira De Melo: Estuve ocupada durante las últimas semanas. Estuve analizando los partidos de la selección femenina de Holanda para el canal de televisión NOS, y también estuve en los avances para los Juegos Olímpicos en la RTL4. Se puede decir que lo he visto casi todo.

PokerListings: Dicen que el poker ha evolucionado mucho en los últimos 10 años. ¿Ha pasado algo similar en el Hockey Hierba?

FdM: Muchísimo. Incluso en mi etapa, el fuera de juego fue eliminado. Ahora hay una gran cantidad de reglas nuevas que han hecho el juego más rápido.

Por ejemplo, te puedes pasar la pelota a ti mismo como si fuera un saque de banda; no hay tiempo de descuento; lo que antes eran dos mitades de 35 minutos ahora son cuatro cuartos de quince minutos; los penaltis se han sustituido por unos contra uno (Nota: cada lanzador tiene 8 segundos para intentar anotar), lo cual es increíblemente emocionante. Hay muchos ejemplos.

PL: Como ex profesional, ¿siempre sabéis exactamente todo sobre los diferentes complementos y drogas que tomáis? ¿O es posible doparse sin que lo sepas?

FdM: En primer lugar, nunca tomé sustancias a excepción de multivitaminas. Si tomara algo, estaría segura de que estuviese aprobado por el Comité Olímpico.

PL: ¿Qué ocurre si tu entrenador te da pastillas y te dice “esto son multivitaminas”?

FdM: Eso no sucedería de ninguna manera. Tu entrenador puede conseguir cualquier tipo de medicación a través del Comité Olímpico pero, por supuesto, tienes que confiar en alguien en algún momento.

En Holanda, el Comité Olímpico no quiere que nadie se dope. Siempre se nos dijo que no tomáramos cosas, incluso si las pudiésemos conseguir en la farmacia –incluso si tienes una receta de un médico- sin consultarlo antes con el médico del equipo.

Fátima Moreira de Melo, disfrutando del poker
De Melo se divierte en el poker

PL: Por lo tanto, los deportistas tienen el control. Ellos saben lo que están tomando.

FdM: En Holanda lo hacen. En otros países… no sé. No sé cómo funcionan las cosas en Rusia, por ejemplo.

No sé cómo la gente está presionada en algunos países, mientras en otros el incentivo por tomar algo podría ser muy fuerte, porque esa es la única manera que ven de salir de la pobreza.

En Holanda, la gente tiene un montón de oportunidades para que sean menos propensos a escoger el lado delictivo.

PL: ¿Trató el COI a los atletas rusos de manera correcta?

FdM: No es algo que se pueda responder a la ligera. Los atletas son todos individuales. Incluso los que se dopan entrenan muy duro. Y no lo puedes decir de todos los atletas rusos, porque no todo el mundo se dopa.

También hubo atletas a quienes se permitió ir a pesar de tener historial de dopaje, como la nadadora rusa (Nota: Yulia Efimova), lo cual fue muy confuso, creo que estaba en regla.

Después teníamos a países como, vamos a decir Kenia, donde no saben mucho sobre su sistema de control. Y encima hay atletas que se doparon y que ahora están limpios.

PL: Que el dopaje se ha organizado durante mucho tiempo en Rusia no es solo una teoría, se ha probado.

FdM: Correcto. Y en ese caso, creo que cada atleta ruso debe someterse a pruebas severas, las cuales debería de pagar el gobierno ruso.

Siempre digo que todo el mundo se merece una oportunidad pero esa es la forma en la que, personalmente, veo las cosas. En deportes como el hockey, el dopaje no es muy útil. Podrías estar un poco más en forma, pero los inconvenientes son muy superiores a los aspectos positivos.

En un torneo de poker, ¿Realmente robarías esas 25 fichas, solo porque están ahí, cuando tienes un stack de 30.000 y podrías ser descalificado por robar y alguien se da cuenta?

No lo haces; el riesgo es muy grande en comparación con el beneficio. No es una cuestión moral, sino de evaluar los riesgos.

De Melo también se concentra en las mesas

No todo lo que se llama Dopaje, es Dopaje

FdM: Veamos el caso de María Sharapova, por ejemplo. Había estado tomando “Meldonium” durante 10 años. Después, esta se añadió a la lista de sustancias dopantes, y tres semanas después la cazaron con eso y fue suspendida por dos años.

Esto significa que se estuvo dopando durante tres semanas, pero se percibió como que había estado dopándose durante 10 años. La percepción es un factor importante. Y el “Meldonium” no es nada que le haya hecho daño a su cuerpo.

Si no es perjudicial, ¿tiene que estar en la lista de sustancias dopantes? Puedes haber tomado esto desde hace tiempo. Creo que una sustancia que está disponible y no es dañina para el cuerpo, debe ser tu propia decisión tomarla o no.

PL: ¿Crees que debería de existir algún tipo de control o regulación en el poker? Es cierto que hay jugadores que toman sustancias legales o ilegales.

FdM: No, en absoluto. La gente que toma sustancias, honestamente, no me importan. Es bajo su responsabilidad.

PL: ¿Es posible conseguir ventaja mediante el uso de ciertas sustancias?

FdM: Probablemente.

PL: Pero entonces eso no sería justo…

FdM: No, porque podrías tomarlas también. Cualquiera puede hacer una investigación en qué te ayuda a concentrarte o a resistir más tiempo. Yo he decidido no tomar nada, pero soy muy liberal.

Yo no fumo, no bebo, no tomo drogas. Pero tampoco juzgo a la gente sobre lo que hacen y cómo se preparan. No tengo un lema en la vida, pero estoy convencida de que muchas cosas van mal porque la gente no puede, simplemente, dejar a la gente vivir como quieren.