Dealer Texas Holdem: lecciones para ser un buen Dealer

Dealer poker live

Descubre cómo convertirte en un dealer perfecto de Texas Hold'em: lecciones y sugerencias para comenzar una carrera como dealer de poker.

Crupier o Dealer poker: si bien el término francés es el más conocido, para los fanáticos de Texas Holdem el término inglés del Dealer es sin duda la forma más conocida.

Esta figura es una de las más importantes presentes en una mesa de juego, ya que administra el mazo de cartas y garantiza el buen funcionamiento de la mano, corrige los errores de los jugadores y la supervisa las apuestas.

Todos ellos desempeñan su papel de hablar en voz alta como supervisor. Su figura se corresponde con el del comisario de la mesa.

¿Cuáles son las características del dealer de Poker?

En primer lugar, es casi innecesario decirlo, debe tener una gran destreza para manejar bien las cartas.

Además de la destreza con los naipes, un dealer de Texas Holdem también debe tener buenas habilidades de computación para seguir los episodios y también tener su parte justa de comisión si se trabaja en mesas de póquer en efectivo.

El dealer tiene la oportunidad de asistir a muchas partidas, y observar tantas maneras diferentes de jugar que es por eso que muchos grandes jugadores de poker de la actualidad, en el pasado desempeñaron labores de Dealer.

El dealer de Texas Holdem es precisamente la posición desde la que se comienza a trabajar en un casino. Así se termina conociendo a todo el mundo. Ser dealer conlleva bastantes ventajas ya que se aprenden muchas cosas nuevas como nuevos  lenguajes, se gana un buen sueldo y puede conllevar la posibilidad de hacer carrera en alguna de las grandes empresas de casinos del mundo

Ciertamente el trabajo en el casino también puede resultar muy duro, aunque al final los aspectos positivos del trabajo se anteponen a los negativos por lo que muchas personas trabajan duro para convertirse en dealer. Muchas personas optan por la posibilidad de trabajar como dealer en barcos de recreo o cruceros en los que si bien las condiciones pueden resultar duras y se puede llegar a trabajar hasta 10 horas seguidas, las ventajas como viajar y conocer a mucha gente nueva al final pesan en la decisión de convertirse en Crupier.

Por motivos obvios, un dealer de poker no puede ser daltónico y no puede ser descuidado. Además la posición suele necesitar de una demostración de presencia por lo que las personas con tatuajes o piercings suelen ser descartadas para el puesto.

Conocer idiomas y estar en estrecho contacto con el público también resulta de vital importancia para la posición de Dealer debido al creciente entorno internacional al que se están postrando las mesas de poker.

El perfil de la persona que desea ser dealer también ha de ser de máxima confianza, es decir sin tener ningún antecedente penal. Ha de tener una intachable y cristalina moralidad aunque esto no significa que hayan de mostrar excesiva complicidad con algún jugador.

Para comenzar a trabajar como Dealer de Casino se pueden hacer los cursillos que muchas escuelas especializadas ofrecen. Una de las escuelas de este tipo más conocidas en España se encuentra en la ciudad de Valencia.

 

Últimos blogs »