El futuro del poker: la GAMIFICACIÓN

Compartir:
26 diciembre 2015, creado por: Leo Margets
El futuro del poker: la GAMIFICACIÓN

Leo Margets nos hace un repaso a la evolución constante que sufre el mundo del poker. ¿Nos hemos olvidado de que el primer objetivo del juego es divertir?

Cuando empecé a jugar a poker en el 2007 lo hice porque me fascinó que fuera un juego de habilidad, no por diversión. Nunca me han gustado los  juegos de mesa, no sé qué es el WOW y ni siquiera me he descargado el Candy Crush J pero el poker despertó mi curiosidad porque no era para mí un entretenimiento sino un juego apasionante en el que si lograba ser mejor que mis rivales ganaría. Que el premio fuera dinero por supuesto influyó en la seriedad con la que me tomé el juego, pero independientemente de esto me atrajo el factor competitivo intrínseco en la naturaleza del poker. Me divertía intentar ser mejor, no el hecho de jugar per se.

A raíz de todos los cambios que recientemente está experimentando la industria me ha dado por reflexionar sobre si mi enfoque y el de todo mi entorno para con el poker es una pequeña burbuja. Siempre me he creído buena intentando tener una visión global de los contextos e intento constantemente ser consciente de cómo puedo estar viciada en ciertas perspectivas dadas mis circunstancias…Aquí no he sabido ver otro enfoque hasta ahora. Desde mis inicios he estado convencida que independientemente de que gane o pierda en las mesas, lo que motiva a la grandísima mayoría a acercarse al poker es la aspiración a ser mejor jugador y desarrollar una serie de habilidades que te permiten ser más competitivo.

En los últimos años, sin darnos apenas cuenta, el sector ha ido perdiendo el respeto al poker como juego lúdico. Yo lo he experimentado desde dentro: el poker online se ha convertido en un juego de toma de decisiones en mili segundos, un festival de clicks de ratón sólo apto para los más habilidosos, un juego que sólo se ha publicitado bajo el punto de vista de ganar mucho dinero.

Appeak Poker, la app de PokerListings que te permite jugar gratis
Appeak Poker, la app que busca divertir jugando al poker

Muchos de mis amigos que empezaron en esto hace años ni siquiera disfrutan con el juego a día de hoy, lo ven como un producto que les proporciona dinero, una mercancía a explotar. No han sido sólo los profesionales los que han creado esta situación, hemos ido de la mano de las salas. Hasta ahora éstas se han dedicado a promocionar el poker premiando a los SNE, centrando gran parte de su marketing en los team pros, creando programas de fidelización, ensalzando la seguridad, la disponibilidad, el sueño de ganar dinero…todos estos valores son muy importantes, pero ¿nos hemos olvidado de que hablamos de un juego y como tal el valor principal debería ser la diversión?

Desde dentro es fácil perder perspectiva de la realidad: los jugadores en general no ganan dinero la mayoría de las veces. Es un fenómeno bastante incomprensible que hayamos (como sector) estado publicitando el poker con el mensaje predominante de ganar dinero, cuando la realidad es que aproximadamente más del 90% de los jugadores pierde pasta.

¿Puede ser que nos hayamos equivocado de mensaje?

Por un lado tenemos esta realidad y por otro vemos que el poker como producto ha empezado a decrecer. Esto hace que me plantee si durante todo este tiempo hemos estado pasando por alto la oportunidad de hacer del poker un súper fenómeno destacando las motivaciones equivocadas. El hecho es que hemos menospreciado las motivaciones intrínsecas que empujan aparentemente a muchos a jugar al poker para centrarnos en explotar las motivaciones extrínsecas principalmente relacionadas con el hecho de ganar dinero.

El mismo poker enseña que no debemos depender de lo que no podemos controlar, el efecto Moneymaker fue la clave del boom en 2003, pero ya pasó y ya se exprimió al máximo. Fue un hecho fortuito que el sector supo explotar muy bien. Ahora toca centrarse en lo que sí controlamos: el poker es un juego que requiere unas mecánicas que resultan súper atractivas para millones de jugadores que no aspiran ser el nuevo Chris, pero que sí quieren divertirse en su tiempo libre.

Tal vez deberíamos aceptar que el poker es un juego de suma negativa para la gran mayoría, y centrarnos en ensalzar y explorar la también fascinante mecánica del juego. Al fin y al cabo la gente está dispuesta a gastar dinero en entretenimiento, 20 euros sirven para ir al cine con la pareja y para pasar una tarde divertida intentando cazar faroles y que no nos cacen los nuestros. Centrarnos en vender una ilusión basada en recompensas externas (el dinero) no nos ayuda como industria. Y parece que el sector se está dando cuenta.

 

Gamificación en educación, algo cada vez más extendido
Gamificación en educación, algo cada vez más extendido

La gamificación del poker es el futuro. Destacar y publicitar las motivaciones internas de aquellos que juegan a poker sin el objetivo de ganar es un gran reto.

La gamificación ha sido una de las tendencias a la alza en los últimos dos años. Podría definirse brevemente como el uso de técnicas y elementos propios de los juegos en general en campos ajenos a  estos, es decir, en ámbitos no lúdicos como la educación, el sector empresarial, la publicidad o la salud.

La finalidad de la gamificación es que las actividades, productos, servicios o procesos resulten más atractivos y divertidos. En un sector como el nuestro que en la última década ha estado alejándose del concepto más purista de juego, esta gamificación resulta ahora más necesaria que nunca.

Personalmente, darme cuenta de que el poker como yo y gran parte de mi círculo lo entendemos está muriendo me sabe mal. Como dije antes, parece que tengo una visión distinta, siempre he concebido el poker como algo aspiracional. Desde mis inicios, ver que había gente ganándose la vida con esto me motivaba a perseverar en vez de alejarme.

No es el fin del poker profesional, pero cambian las condiciones. Ahora los esfuerzos promocionales por parte de las salas van a centrarse en destacar el poker como diversión y entretenimiento. Hay que revertir el daño que ha ocasionado en el ecosistema que durante tanto tiempo el poker se haya promocionado - con las salas como principal valedor de esta estrategia- como un medio para ganar pasta y revertirlo a favor de valores como interacción, accesibilidad y entretenimiento. El inminente boom de los streamings via Twitch y el fichaje de estrellas del deporte demuestran que es el camino. El reto es intentar operar bajo las mismas condiciones que los desarrolladores de muchos otros juegos de éxito.

Hay que lograr que el poker sea divertido para todos los jugadores, incluyendo aquellos que jamás retirarán un solo euro de la sala. Para los profesionales esto implica nuevas condiciones menos favorables, pero al fin y al cabo el poker es un juego de adaptación y ahora toca hacerlo.

Compartir:

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

Bloggers

Etiquetas del blog