EPT Grand Final 2015 Adrián Mateos: 5+1 manos para alcanzar la gloria

Adrian Mateos Pica2

Adrián Mateos ha conseguido la victoria en el main event del PokerStars Monte-Carlo® Casino EPT Grand Final. Conoce las manos más importantes para su victoria.

Adrián Mateos ha disputado cientos de manos durante el evento principal del EPT Grand Final 2015, el evento que lo ha consagrado como leyenda viva del poker español.

De todas ellas, hay algo más de una decena que Adrián recordará con especial cariño y emoción ya que han sido claves para marcar el devenir del torneo, manos que de haber tenido un desenlace diferente casi con toda seguridad hubiesen impedido que el jugador español se alzase como campeón del main event del EPT Grand Final 2015.

Desde PokerListings hemos querido poner en conjunto las cinco manos que, para nosotros, han marcado el devenir de la actuación de Adrián Mateos en un torneo para la historia y han hecho posible que veamos por primera vez desde el nacimiento del European Poker Tour un ganador español.

Antes de nada queremos aclarar dos puntos para evitar cualquier malentendido. Primero decir que nos hemos centrado en los dos últimos días ya que aunque el resto de jornadas son igual de importantes o incluso más para poder conseguir la victoria final, la lejanía hasta dicho desenlace hace que pierdan valor en la denominación de “manos clave” para el triunfo.

En segundo lugar queremos aclarar que esta lista es subjetiva, además de no estar consensuada con el protagonista (quien verdaderamente puede crear una lista más acorde con la realidad), por lo que probablemente no todas las manos coincidan por vuestra opinión. Nos gustaría que pusieseis en los comentarios qué manos han sido clave para vosotros.

Las reinas tienen el poder

Con 13 jugadores con vida se producía la primera mano que presentamos en nuestra lista de jugadas para hacer historia.

QQ Q Mateos
Momento estelar: la reina hace acto de presencia.

Adrián Mateos recibía en mano una pareja de reinas Q Q, una mano premium a la que esperaba sacar el máximo provecho. Tras la subida de Dmitry Ivanov en UTG por 52.000 fichas, comenzaba la batalla con el 3bet de Juan Martín Pastor a 115.000 (tenía al inicio de la acción 495.000 fichas).

En este momento llegaba la mano a Adrián, quien hacía una 4bet hasta 250.000. Hady El Asmar, tras pensar un tiempo, decidía que esta mano no era para él, realizando Christopher Frank (nada más tirar sus cartas El Asmar) una 5bet all-in por 407.000 puntos.

Tras el foldeo de Ivanov Pastor también iba all-in (por los 495.000 puntos mencionados anteriormente), esperando todos el foldeo de Adrián Mateos.

El jugador español, tras pensar un buen momento y echar sus cálculos argumentó “tengo que ver (la apuesta)”.

Mateos se imaginaba la fortaleza de las manos de los rivales, pero a su favor estaba que tenía más de 1,5 millones de fichas en su poder, quedándose todavía con más de 1,3 viendo la apuesta (ya que ya había metido en el bote 250.000 puntos), por lo que decidía jugársela.

Los peores presagios del español se cumplían al mostrar las cartas los tres jugadores involucrados en la mano (con toda la acción realizada pre-flop), quedando este por detrás de ambos rivales y necesitando la ayuda de las comunitarias para llevarse el bote.

Juan Martín Pastor:    
Christopher Frank:    
Adrián Mateos:    

Llama la atención que Hady El Asmar, quien tras pensar un rato decidía tirar sus cartas, repetía una y otra vez que había tirado una pareja de Jacks. El azar había echado las cartas a los jugadores para presenciar una gran batalla que, como era de esperar, se produjo.

Tras el flop 4 T 2, las esperanzas de ganar de Mateos y Frank eran mínimas ya que el turn o el river debía darles uno de los dos outs que tenían (un rey para Frank, una reina para Adrián).

Los ruegos de todos los españoles que estábamos atentos a la acción se cumplieron y el turn mostró Q, lo que situaba a Adrián con grandísimas opciones de llevarse la mano. El river 7 no ayudó a nadie y Adrián sumaba más de un millón de fichas al stack que tenía antes de comenzar la mano.

No solo Mateos conseguía situarse en ese momento como líder del torneo (aunque muy pronto perdió este a manos de El Asmar cuando el líbanes eliminó a Basha), sino que eliminaba de una tacada a dos jugadores, uno de ellos realmente peligroso como es Pastor.

Mano “sick” para ponerse líder de nuevo

Con tan solo nueve jugadores con vida y, por tanto, todos ellos compartiendo mesa, Adrián Mateos conseguía llevarse una mano que él definió como “sick” ante El Asmar y, principalmente, el alemán Ole Schemion.

Schemion Ole
¿Veo la apuesta del "crío español"?

De todos los miembros que habían alcanzado esta última mesa de nueve jugadores, el rival que más temía Adrián (tal y como él mismo declarase a PokerListings) era Ole Schemion, por lo que según nuestra opinión el pellizco que el jugador madrileño dio al stack del alemán allanaba el camino hacia la gloria y hacía que esta fuese todavía más factible.

La mano comenzaba con Hady El Asmar apostando desde UTG 56.000 fichas, viendo dicha subida tanto Schemion (en UTG+1) y Adrián Mateos (en CO).

El flop mostraba 4 Q T, pasando todos y mostrándose 6 en el turn.

Tras mostrarse la carta la acción regresaba. El Asmar volvía a apostar 56.000 y Schemion subía a 160.000, viendo la apuesta los tanto Mateos como el libanés.

Toda la acción parecía mostrar que los jugadores realmente no tenían una mano realmente fuerte, pero es en esos momentos cuando los más listos consiguen aprovechar la ocasión.

Tras el 8 en el river El Asmar decidía pasar, al igual que Schemion. Adrián decidía apostar 435.000 fichas, aproximadamente el tamaño del bote que se había generado hasta dicho momento, foldeando El Asmar sin pensar demasiado.

Ole Schemion sí necesitaba tiempo para tomar su decisión ya que estaba convencido que el jugador español iba de farol.

Tras varios minutos de tensión decidía ver la apuesta del español esperando que este no tuviese nada y casi con toda seguridad con una pareja menor (esto son suposiciones ya que muckeó la mano) a la del español, quien mostró A T para llevarse el bote.

Mateos lleva al noruego Lodden al tilt

La tercera mano que os presentamos no fue realmente importante por la cantidad de fichas que se pusieron en juego (a pesar que la cifra fue realmente grande), sino por lo que supuso psicológicamente para Johnny Lodden, el cual no fue capaz de levantar cabeza tras esta mano.

Lodden Johnny 2
No siempre es posible ocultar la frustración.

Con tan solo cuatro jugadores en liza y con Adrián Mateos claramente en cabeza presenciábamos uno de los faroles que los jugadores españoles guardaremos en nuestra conciencia (y nuestro corazón) toda la vida.

Lodden apostaba 160.000 de cara (ya que era el primer jugador en hablar), viendo la apuesta tanto Adrián Mateos (desde el botón), Fares (ciega pequeña) y El Asmar (ciega grande).

Todos los jugadores con vida entraban en la mano, un hecho que auguraba acción y que nos hacía pensar que sería una mano realmente importante para el desenlace final (aunque pocos nos imaginábamos que seguiría el camino que tomó).

Gracias a que en la mesa final teníamos la posibilidad de conocer las manos de todos los jugadores, aquí os las mostramos.

Johnny Lodden:    
Adrián Mateos:    
Muhyedine Fares: 9 6
Hady El Asmar: 8 6
(Nota: las cartas del noruego Lodden y de Mateos están resaltadas ya que fueron los que llegaron hasta el final.

Tras un flop A 3 9 y con toda la acción “en paso” hasta Adrián, este decidía apostar 275.000 fichas con “aire”, viendo su apuesta Fares (quien había hecho pareja con la segunda carta más alta del flop y tenía la mejor mano de los tres jugadores que continuaban en la jugada).

Lodden subía la apuesta hasta 715.000 con su pareja de cincos y el español veía dicha subida.

Lodden pasaba ante tras mostrarse el turn 4, apostando Mateos 650.000, cantidad de fichas que el noruego vio.

Con 3,685.000 fichas en el bote se mostraba el river A. Lodden volvía a pasar y Adrián Mateos, tras estar un buen momento pensando qué hacer decidía meter todas las fichas de un stack que superaba claramente al de Lodden.

Cuatro minutos después el jugador noruego decidía tirar sus cartas (la pareja de cincos y por tanto la mejor jugada) diciendo “todavía las mismas cartas” (que al inicio de la mano).

Mateos, tras haberse llevado un gran bote que le hacía escaparse de sus rivales (tras esta mano conseguía acumular más fichas que sus otros tres rivales juntos), decidía mostrar su farol, para desgracia de Lodden.

El jugador noruego, a pesar de intentarlo, no era capaz de mostrar su frustración y aparentemente se había llevado un gran palo psicológico con la increíble forma de jugar Adrián la mano.

Las siguientes manos confirmaron que el noruego había entrado en tilt a pesar de su experiencia (recordemos que a pesar de su juventud es uno de los más grandes del poker a nivel mundial y en este mismo escenario ya finalizó tercero hace dos años).

Varias manos después Lodden se despedía en cuarta posición y Adrián Mateos comenzaba líder el 3max, haciéndolo además contra dos jugadores poco experimentados y, a priori, de menor clase que el español.

Mateos deja moribundo a Fares

La acción transcurrida mientras todavía quedaban tres jugadores con vida no fue todo lo bien que cabía esperar ya que Adrián se dejó casi la mitad de sus fichas en una mano contra Fares, quien fue all-in con A 9 contra K K de Mateos.

Dobles 47 Mateos
Fares "moribundo" y esperando la estocada final.

El flop ofrecía dobles parejas a Fares que batía la mano de Adrián. A pesar de haber perdido más de 4 millones de fichas y ver cómo el senegalés lo superaba ampliamente, Mateos mantenía la sangre fría.

Esta mano, gracias a la amueblada cabeza de Mateos no fue todo lo importante que sus rivales hubiesen deseado.

Unas manos más tarde El Asmar, quien seguía claramente con el stack más pequeño, ponía todas sus fichas en juego y caía eliminado a manos de Fares.

Debido a lo comentado, el heads-up comenzaba con el senegalés doblando en fichas al español (11,220.000 contra 5,690.000), pero a pesar de ello pocos dudábamos de la remontada que serviría para ver la primera pica española de la historia en un main event del European Poker Tour.

Adrián conseguía poco a poco ir remontando y a pesar de los altibajos habituales, cada vez estaba más cerca de su rival gracias a su gran juego.

Estando Mateos a menos de 1,5 millones de su rival llegaba la mano que daría oficiosamente la victoria al español (su rival todavía superaría tras dicha jugada los dos millones de fichas, pero la mayor calidad del español y la diferencia en fichas hacían casi imposible la remontada).

Fares abría la mano con una apuesta mínima (la cantidad que había en el bote tras las ciegas y los antes, 220.000 fichas extra), viendo Adrián la apuesta.

Muhyedine Fares:    
Adrián Mateos:    

A pesar que Mateos comenzaba la mano en desventaja, el flop A 4 7 se mostraba perfecto para sus aspiraciones, ofreciéndole dobles parejas y, quizá lo más importante, dándole a su rival la pareja más alta de la mesa (y la posibilidad de color runner runner)

Tras pasar el español, Fares apostaba 425.000 fichas. Mateos contrarrestaba con 1,1 millón a lo que el senegalés respondía con una nueva apuesta, esta vez hasta los 2,675.000 puntos.

Pocos dudaban que esta mano iba directa al all-in del español y sería la mano más determinante del cara a cara. Las expectativas se cumplían y Adrián metía todas sus fichas al centro, más de 7 millones en total (contando las subidas anteriores).

Fares veía la apuesta sin pensar demasiado y confiando en que su rival tuviese una pareja menor que la suya. El español, con sus dobles parejas tenía un 72% de victoria, tan solo tenía que esperar que el turn y el river no mostrasen un as o dos cartas de corazones.

El J del turn y el K del river daban la mano (y media victoria) al español.

Mateos se convierte en leyenda del poker español

Tan solo cuatro manos después se confirmaba algo de lo que todos estábamos convencidos: Adrián Mateos hace historia y se convierte en el primer jugador español en levantar una pica de un evento principal del European Poker Tour en el evento 106 del circuito.

Mateos Ganador3
Adrián Mateos ya es leyenda del poker.

La mano de la victoria oficial no suele ser la más vistosa ni la de mayor acción, pero no se puede obviar que es clave en la victoria de un jugador ya que es la última del torneo y la que cierra definitivamente el triunfo.

No podemos olvidar que hasta el rabo todo es toro (por utilizar un refrán típico español en una hazaña tan grande como la de Adrián) y que hasta que el rival no ha perdido todas y cada una de sus fichas no se puede cantar victoria, por lo que debemos incluir la mano definitiva como una de las manos clave para el triunfo de Adrián en el EPT Grand Final 2015.

Fares abría la mano a 410.000 fichas y Adrián decidía que era un buen momento para realizar el all-in que le pudiese dar el torneo. El senegalés veía la apuesta.

Adrián Mateos:    
Muhyedine Fares:    

Las opciones de Fares, cuya mano estaba dominada por el español eran que saliese un seis o completar proyecto de color.

El flop 2 9 8 no solo no ayudaba a Fares, sino que además daba pareja a Adrián, por lo que para continuar con vida el senegalés necesitaba runner runner para completar escalera o dos seises. El turn Q convertía a Adrián Mateos en ganador del PokerStars and Monte-Carlo® Casino EPT Grand Final.

Antes incluso de salir el river Q, Adrián ya estaba dando la mano a su rival y yendo a celebrar la victoria con los suyos.

Extra: Mateos elimina a Schemion

Esta mano no la hemos incluido en nuestro top5, aunque bien podría formar parte de él ya que también tuvo una incidencia importante en el devenir del torneo.

Schemion Out
Schemion dice adiós y deja a Mateos el camino libre.

Ole Schemion decidía que era el momento de jugarse sus quince últimas ciegas desde el botón (910.000 fichas), viendo su apuesta desde la ciega grande Adrián, quien tan solo tenía unas pocas ciegas más.

Esta mano era realmente importante para Adrián ya que de perderla se quedaba con muy pocas fichas y con el torneo prácticamente perdido, mientras que de ganarla conseguía aumentar su stack a un tamaño cómodo para continuar al torneo y, de regalo, eliminaba

al jugador más peligroso (siempre según sus propias palabras) de la mesa.

Adrián Mateos:    
Ole Schemion:    

El flop J 5 Q no ayudaba a ningún jugador y las opciones de Mateos, por tanto, aumentaban, necesitando el jugador alemán un 3 para poder continuar en el torneo.

Este no salió (turn: 6 y river 2), por lo que el EPT Player of the Year de la temporada pasada se despedía y el camino hacia la gloria del español quedaba allanado.