Europa ofrece esperanza a los jugadores con una sentencia histórica

Tribunal Justicia Europa

El Tribunal europeo de Justicia ha dado la razón a dos jugadores italianos en un litigio con la hacienda italiana. Además ARJEL ofrece esperanzas de cambio.

La ley del juego italiana, al igual que ha ocurrido posteriormente con otras como la francesa y la española, tiene como principal objetivo la recaudación de impuestos de todos aquellos jugadores de poker y de juegos de azar, incluso vendiendo siempre la lucha contra la ludopatía como interés más importante.

Las haciendas de España, Italia y Francia están prácticamente “persiguiendo” a los jugadores de poker con el fin de que estos no eviten pagar todos los impuestos generados a través del poker, entrando algunas veces en incoherencias como el doble pago de tasas en un premio, hecho que nos atañe en este caso.

Dos jugadores profesionales de poker italianos, además de tener que realizar pagos por impuestos por los torneos disputados dentro del país, vieron cómo la hacienda italiana intentó por todos los medios que estos también se hiciesen cargo de beneficios alcanzados en otros países de la Unión Europea.

Paolo Fabretti y Cristiano Blanco, los dos Pro que decidieron luchar contra la injusticia mencionada, expusieron su caso ante el Tribunal de Justicia europeo, declarando que ya habían pagado los impuestos de los premios recibidos y aludiendo al convenio de doble imposición de la Unión Europea.

Según este convenio, una misma renta o bien no puede ser grabado en dos ocasiones (en este caso por dos países diferentes de la Unión Europea), de modo que ambos jugadores, tras haber realizado el pago de impuestos al recibir el premio en el país de origen, no declararon estos beneficios al fisco italiano.

Hacienda italiana había acusado a Cristiano Blanco por no haber presentado la declaración entre 2007 y 2009, reclamando que habían quedado sin declarar por tanto 410.227 euros en 2007, 25.699 euros en 2008 y 46.028 euros en el año 2009, cifras conseguidas fuera de Italia y dentro de la Unión Europea.

El segundo caso, el concerniente a Paolo Fabretti, era más específico ya que se le reclamaba el pago de impuestos (más otros sobrecargos por no haber cumplido la ley) por no haber incluido en su declaración 52.000 euros concernientes al premio del High Roller del IPT disputado en 2009 en Eslovenia.

Cristiano Blanco
Alegría y felicidad para Cristiano Blanco.

El fisco italiano esperaba que el jugador pagase nada menos que 45.327€ por dicha irregularidad.

Ante estas circunstancias y la convicción de ambos de haber realizado lo correcto respecto al pago de los impuestos tras haber realizado el pago en el país de origen del premio, decidieron acudir al Tribunal de Justicia europeo, el cual les ha dado la razón, declarando además que la ley italiana está en conflicto con el tratado de funcionamiento de la Unión Europea.

El Tribunal ha declarado además que aunque “la fiscalidad es competencia de cada Estado, esta debe respetar y no entrar en conflicto con los derechos de la Unión Europea”.

Ambos jugadores están alegres y orgullosos al haber conseguido que se hiciese justicia, siendo una clara muestra de ello las declaraciones de Cristiano Blanco, quien afirma que “es el final de una pesadilla”, además de expresar que “la felicidad que siento hoy tan solo es comparable a la del segundo puesto en el EPT Dortmund (2009)”.

ARJEL se posiciona en favor de los jugadores

El regulador del juego francés ARJEL, el similar a la DOGJ en el país vecino, parece que finalmente va a comenzar a mirar por sus jugadores y va a comenzar a dar pasos para realizar una rebaja fiscal e instaurar una liquidez compartida.

Espaa Francia Italia

La bancarrota de la sala EuroPoker.fr y la respuesta ofrecida por ARJEL ante la difícil situación hicieron que el regulador francés recibiese una enorme cantidad de críticas y protestas, principalmente por la prensa relacionada con el juego del país.

Esta presión sirvió para que el director de ARJEL, Charles Coppolani, decidiese reunirse con varios de los representantes de los jugadores franceses para tratar el tema y ver cómo se podía mejorar la situación del poker y del juego en el país.

Los dos puntos más importantes tratados y de los que Coppolani se ha hecho eco son la búsqueda de la liquidez compartida y de un cambio en el modelo fiscal que, incluyendo una rebaja en los impuestos.

Recordamos que en las últimas fechas parecía imposible una liquidez compartida entre Francia, España e Italia debido a los altos impuestos del país francés, el cual debería cambiar su modelo fiscal para poder hacer realidad dicha liquidez compartida, un problema unido a la falta de interés del Gobierno francés (incluso del regulador) por esta.

Quizá la bancarrota de EuroPoker.fr haya servido para abrir los ojos del regulador francés y del Gobierno para conseguir en un futuro cercano unir los mercados europeos del poker (al menos en un inicio los de Francia, Italia y España), una petición continua de los jugadores.

La sentencia del Tribunal de Justicia europeo, unida a la posición mostrada por Coppolani en Francia, parece que sirve para ver claros entre los nubarrones actuales del futuro del poker online en España, Francia e Italia.

Últimos blogs »