¿Cuándo retirarse?: Guía para Principiantes de Póker

Andy Black

Aunque parezca mentira, el error que más dinero cuesta en el póker a los jugadores noveles es no saber retirarse a tiempo. Y aquí vamos a solucionarlo.

3 - 6 - 8

No importa las cartas que tengas en la mano ni las que puedas llegar a tener. Incluso cuando tienes una pareja alta y muchas posibilidades de jugar una buena mano, en ningún momento puedes olvidar que sin un trío, no hay apuesta.

Si volvemos la vista atrás por un momento hacia el pre-flop, lo que debes de preguntarte es porqué seguiste apostando después del pre-flop cuando ya sabias que estabas derrotado. La respuesta es muy simple, a pesar de que sabes que vas a perder, las posibilidades de que las cosas cambien y puedas llegar a ganar son demasiado atractivas como retirarse de la partida.

En el momento de la acción final de la mano, el bote es de 11.35$, y tú sólo necesitas ir con 2$ más. Por encima de los 11$ puedes estar casi seguro que el cut-off también va a ir, de esta manera el bote llega a los 13.35$.

Tu pareja va a crear un flop que tiene lugar una de cada 8 veces. Los pot odds en esta ocasión son pequeños, pero sabiendo que tu contrincante tiene rey-rey o as-as, te da la magnífica oportunidad de ir. Flopping un trío será la oportunidad de ganar la cantidad de fichas que tu oponente haya apostado.

Pero recuerda: sin trío no hay apuesta.

Escenario 2

Estás en la misma mesa que en la situación anterior pero la acción ha cambiado ligeramente. Más jugadores están viendo los flops y se está apostando más dinero. Pero los jugadores no están llegando tampoco muy lejos en las apuestas. Tú estás sentado con unas cartas en tus manos bastante importantes:

Tu mano: A A

Under the gun llega a los 1.50$ y cuatro jugadores deciden ir antes de que la acción llegue a ti. Cuando tienes que apostar, rompes los límites y apuestas 5$. Ambos blinds se retiran y tres de los jugadores que han apostando anteriormente van al flop. El bote es ahora de 23.35$.

El Flop: 10 J Q

Under the gun apuesta 12$, el primer jugador va, el segundo se retira y el tercero llega a los 30$. Ahora es tu turno y... ¿Qué tienes que hacer?

De nuevo te encuentras con una pareja alta pero es el momento de retirarte. A pesar de que tienes posibilidades por encima de tus adversarios, ellos tienen aún más por encima de las tuyas. El azar dice que estás en la tercera plaza.

Las únicas manos para tus oponentes para mantenerse en el juego son: KK, QQ, JJ, TT, A-K, A-Q, K-Q, J-T y Q-J.

Fuera del pre-flop, estás por delante de dos de las manos (y una de ellas tiene un draw que no te favorece). Después del flop, tienes que eliminar la mano que has utilizado para atacar y darte cuenta de que ahora estás casi por detrás de todo. Ahora tiene que ser la suerte la que te ayude.

Es casi siempre correcto esperar que aparezca una situación en la que sepas que vas a ser el mejor. Esto es también mejor que apostar en una mano en la que todo lo que puedes hacer es cruzar los dedos para que la suerte te de posibilidades. Cuando tienes que pensar en qué mano puedes atacar, no estás en un buen momento.

Muchos principiantes pensarán que pueden ir después de convencerse de que sus esperanzas son realidades.

Recuerda, no pasa nada por retirarse. Es mejor retirarse a tiempo que jugar una mala mano y perder todo tu dinero.

Últimos blogs »