Introducción al 2-7 Triple Draw: El juego de moda

2 7 Triple Draw

Adéntrate en el 2-7 Triple Draw, aprende la estrategia básica para comenzar a jugar y descubre por qué es el juego de moda entre los grandes jugadores de poker.

La acción del poker se encuentra en el 2-7 Triple Draw, ni en No Limit Hold’em ni en el Pot Limit Omaha.

La acción en las mesas de altas apuestas se ha dirigido directamente al 2-7. Gus Hansen, Phil Galfond, Phil Ivey, Viktor Blom, Niklas Heinecker o Sebastian Ruthenberg son algunos de los nombres más conocidos de los jugadores que han caído en las redes del 2-7 Triple Draw.

Todo el mundo habla del juego de moda, de la variante del poker que está causando furor entre los mejores jugadores del mundo pero, ¿qué es el 2-7 Triple Draw? Gracias al artículo de nuestro compañero de PokerListings Alemania (PokerZeit.com) Rainer Vollmar conocerás de qué se trata, además de algunos detalles útiles para adentrarte en el juego.

2-7 Triple Draw es una variante que normalmente se juega con límite fijo (Fixed Limit), por lo que al igual que ocurre en Limit Hold’em, hay una apuesta pequeña y una apuesta grande, correspondiéndose ambas al doble de las ciegas que hay en la mesa (y que da nombre a estas).

Esto significa que en un juego de 0,5$/1$, las ciegas serían de 0,25$/0,5$ y las apuestas serían de 50 centavos (céntimos si hablásemos de euros) en las dos primeras rondas de apuestas, mientras que en las dos últimas serían de 1$.

Si no has jugado nunca al poker con límite sí que sería recomendable invertir algo de tiempo en acostumbrarte a la estructura y al sistema de apuestas.

Cada mano (y cada ronda de apuestas) está limitada a cuatro apuestas, lo que reduce considerablemente la “fold equity” (las opciones de que un jugador se lleve el bote por la retirada de todos sus rivales).

Estrategia inicial de 2-7 Triple Draw

Al igual que ocurre con el resto de variantes de poker, hay dos factores esenciales en tu estrategia de 2-7: la posición y el rango de manos.

Vamos a centrarnos primero en la posición. Además de la información que recibes de tus rivales (si han apostado o no), también puedes conseguir un extra de información gracias al número de cartas que los rivales piden en cada descarte. Esto solo ocurre en los juegos de descarte como el 2-7 Triple Draw (triple descarte).

Esta última información tiene gran valor ya que si tu rival deja de pedir cartas en el descarte, esto significa muy a menudo que ha conseguido hacer una buena mano, a no ser de que este faroleando.

Si por ejemplo ha pedido tres cartas, lo más normal es que esté lejos de conseguir una buena mano.

Encontrar un rango de manos adecuado es muy difícil, aunque como regla básica no deberías pedir más de tres manos, siendo dos el límite siempre que sea posible.

Estas son las seis mejores opciones de manos iniciales:

1)    2-3-4-X-X

2)    2-3-7-X-X

3)    2-3-5-X-X

4)    2-4-5-X-X

5)    2-4-7-X-X

6)    2-5-7-X-X

Esto nos demuestra una segunda norma esencial y básica: una buena mano inicial debe tener un “2” en ella. Las manos que tienen un “3” como carta más baja (como 3-4-7-X-X o 3-5-8-X-X) pueden ser jugadas para intentar robar ciegas o defenderlas en caso de que estés en posición de ciega.

2 7 Mejor Jugada
Esta es la mano más deseada por los jugadores de 2-7 Triple Draw

Por supuesto, tal y como ocurre en todos los juegos de poker, el número de jugadores en cada mano es muy importante.

¡Ten mucho cuidado con las manos que tienen un 6! Esta es la tercera regla de oro. El problema que tienen estas manos es que es muy fácil tener dificultades al formar una escalera.

Mira por ejemplo la mano 3-4-5-6-X. A simple vista se ve como una grandísima mano, aunque eso es un espejismo ya que es realmente mala por dos razones: el 2, la carta más baja en el 2-7 Triple Draw (los Ases cuentan siempre como carta alta) y el 7, formarían una escalera en tu mano, lo que te haría perder casi con toda seguridad la apuesta.

Toda escalera con cartas bajas tiene que tener el seis, por lo que debes evitar esta carta siempre que puedas.

Apuestas en 2-7 Triple Draw

El poker con límite es muy diferente al resto de variantes por varias razones. Dos de ellas son la baja “fold equity” y las altas “pot odds” (relación entre la apuesta que hay que ver y el tamaño del bote, en 2-7 Triple Draw hace que sea en muchas ocasiones factible entrar en la mano).

Para entender mejor esto vamos a mostrar un ejemplo.

En un juego de 0,5$/1$, el jugador A sube a 1$, la ciega pequeña tira sus cartas y la ciega grande (0,5$) ve la apuesta. Tras esta ronda de apuestas hay 2,25$ en el bote (1$ del jugador 1, 1$ de la ciega grande y 0,25 de la ciega pequeña).

Tras el primer descarte la ciega grande pasa (check) y el jugador A apuesta (0,5$) y la ciega grande sube a 1$, viendo la subida el jugador A.

Tras esta ronda de apuestas hay un total de 4,25$ (2,25$ de antes más los 2$ añadidos en esta última ronda). Se hace el segundo descarte y la ciega grande decide apostar (en este caso es 1$ ya que se está dentro de las dos últimas rondas de apuestas).

Incluso faltando un descarte y una ronda de apuestas, el jugador A tiene 5,25 a 1 como “pot odds”, algo impensable en un juego sin límite.

Esto significa que tras un análisis de la mano, probablemente el jugador A vea que es factible ver la apuesta realizada por la ciega grande. Esto, añadido al hecho de que es más difícil que los rivales tiren todas sus cartas, hace que sea mucho más difícil poder farolear en un juego con límite.

Esta información llevada a la práctica muestra que debes apostar (por norma general) lo máximo siempre que tengas buenas manos. Cualquier jugador que quiera tener un descarte para mejorar su mano debe pagarte el máximo.

Manos en el showdown

Lo que hace realmente especial al 2-7 Triple Draw es el valor relativo de las manos, lo que hace que a menudo, incluso después de haber realizado los tres descartes, los jugadores no sepan en qué posición se encuentran.

Por supuesto, si tienes 2-3-4-5-7 (y no son del mismo color, ya que en el 2-7 el color y la escalera cuentan como mano), algo que no ocurre con demasiada frecuencia, sabes que tienes en tu poder la mejor mano.

Como regla general debes saber que en la mayoría de los casos una mano con 8 o 9 como carta alta suele ser suficiente para conseguir la victoria en una jugada cara a cara (contra un solo rival).

Por supuesto, una mano con 9-5-4-3-2 es mucho mejor que 9-8-7-5-3 ya que en el ranking de manos una estaría situada en la posición 19, mientras que la otra ocuparía el puesto 48.

Las manos cazadoras de faroles son aquellas que tienen un 10 o un Jack. Pongamos como ejemplo que tu rival tiene 8-7-4-2, pidiendo una carta en la última ronda (y esperando recibir un 3, un 5 o un 6), sería muy fácil que haya recibido una Q, K o As e incluso es posible que haya hecho pareja, siendo estas opciones (carta alta superior al J o pareja) manos muy débiles.

En el river o después del tercer descarte en el 2-7, siempre está la duda de qué hacer, si apostar una vez más o no hacerlo.

Si tienes una grandísima mano (7-5-4-3-2-, 7-6-4-3-2, 7-6-5-3-2 o 7-6-5-4-2), siempre deberías apostar de nuevo.

Si este no es el caso, debes aplicar el sentido común: apuesta si hay manos peores que la tuya que verían la apuesta. Si este no es el caso, en la última ronda de apuestas deberían entran en el modo check-call y esperar que tu rival esté yendo de farol para llevarte la mano.

Esta pequeña guía es más que suficiente para comenzar a jugar al 2-7 Triple Draw.

Con esta información puedes comenzar a practicar y muy pronto verás cuánto te atrae el juego de moda entre los jugadores de poker de altas apuestas, pudiendo mejorar estratégicamente.

2-7 Triple Draw tiene muchísima acción, siendo un juego realmente divertido en el que la suerte es un factor muy importante, siempre hablando a corto plazo.