Ivey Exige a un Casino 9 Millones de Euros

Phil Ivey

El Casino de Crockfords, situado en Londres, tiene retenidas las ganancias del jugador estadounidense desde hace más de dos meses.

El mundo del poker conoce que Phil Ivey no solo es uno de los mejores jugadores de poker del mundo con 8 brazaletes de las World Series of Poker (28 Mesas Finales y 51 puestos en premios) y un título del World Poker Tour, sino que es habitual verle en los casinos disfrutando de otros juegos tal y como realizó hace ahora dos meses en las mesas de Punto y Banca.

Phil Ivey realizó una visita al Casino de Crockfords, el cual asegura ser el de mayor antigüedad de todo el mundo y durante dos noches estuvo jugando a la conocida variante del Baccarat “Punto y Banca”. Tras más de siete horas de juego entre ambas jornadas, Phil Ivey se retiró de las mesa con 8,3 millones de libras esterlinas en fichas (7,3 de ganancias teniendo en cuenta que él invirtió un millón al comenzar el juego).

El Casino de Crockfords no ha efectuado el pago todavía

A pesar de que todavía no se conocen los detalles exactos de todo lo ocurrido esas noches, se cree que Phil Ivey pudo jugar en niveles superiores a los máximos habituales y que el casino ascendió las apuestas máximas desde 50.000 libras hasta las 150.000 (cerca de 190.000€ al cambio) para satisfacer las peticiones del jugador, quien es conocido por su atracción a las grandes apuestas.

A la hora de abandonar el casino, el jugador no pudo recibir la transferencia debido a que, según las palabras de los empleados del casino, el banco estaba cerrado en dicho momento y por tanto no se permitían transferencias tan grandes de dinero. Dos meses después el jugador solo ha recuperado el millón de libras esterlinas invertido y exige al Casino de Crockfords que le pague los 7,3 millones restantes (aproximadamente 9 millones de Euros).

¿Por qué no ha recibido Ivey todavía las ganancias conseguidas?

Tras salir a la luz este incidente, los rumores sobre el caso no se han hecho esperar y son varias las hipótesis que hablan de las razones por las que el jugador, tras más de dos meses, no ha recibido el dinero.

Phil Ivey

No haber jugado el mínimo de horas: Por norma general los casinos suelen exigir a los jugadores que consiguen grandes cantidades de ganancias en sus mesas de juego permanecer sentados durante un mínimo de tiempo. Se sospecha que Ivey, cuando llegó a las cantidades mencionadas abandonó la mesa sin apostar durante un periodo más largo tal y como el casino le solicitaba.

Haber hecho trampas al casino: A pesar de las investigaciones realizadas por el casino, no se ha encontrado ninguna prueba de que el jugador haya utilizado métodos ilegales para conseguir todas las ganancias. Se han examinado todas las barajas de naipes buscando alguna marca o manipulación de estas y se han interrogado a los diferentes empleados del casino para intentar encontrar alguna actitud sospechosa, pero por el momento no hay ninguna prueba de ello.

A pesar de ello, el casino parece estar convencido de que se han conseguido las ganancias de forma ilegal ya que, tal y como ha salido a la luz, esa noche Phil Ivey iba acompañado por una bella joven (el nombre no ha sido desvelado) que tiene el acceso restringido a varios casinos ingleses porque tienen indicios de que estafa al casino, una mujer que casualmente consiguió tener otro día afortunado.

Los bancos permanecen cerrados: Según se conoce, la razón de no realizar la transferencia en el momento es que los bancos estaban cerrados y quizá el banco donde tiene el casino de Crockfords su cuenta haya estado de vacaciones hasta la fecha. Como todos sabéis esto está expuesto de forma irónica ya que no es una posibilidad que haya podido ocurrir.

¿Por qué se sospecha de ambos?

Las razones que llevan a pensar que ambos han llevado a cabo algún plan para poder conseguir dichas ganancias es que el Punto y Banca, al contrario de lo que ocurre en el Poker, no es un juego en el que el jugador se enfrente a otros, sino que lo hace contra el casino, además de que el Punto y Banca no es un juego de habilidad o estrategia, sino que es totalmente de azar ya que el jugador tiene pocas opciones de influir en el resultado del juego.

Casino Crockfords
El Casino Crockfords presume de ser el más antiguo del mundo

Recordemos que hay una máxima que dice que “el Casino siempre gana” y a largo plazo esto siempre ocurre, por lo que si alguien consigue ganancias y beneficios en varios casinos diferentes a lo largo de un periodo de tiempo razonable no es de extrañar que haya alguna estrategia que no cumpla las condiciones del casino.

Según nuestras especulaciones, el mayor error de Phil Ivey habría sido ir acompañado por la joven ya que esta es conocida en los casinos de los alrededores por su “extraña buena fortuna”. El jugador estadounidense de poker es realmente conocido porque le gusta apostar grandes cantidades de dinero ya sea en los casinos, en apuestas deportivas o en lo que haga falta, no tiene preferencias.

No sería de extrañar que en una racha de buena suerte pueda conseguir cantidades millonarias (tal y como es normal que pierda cantidades astronómicas en una noche de casino), pero la compañía de alguien que tiene el acceso restringido a muchos casinos por la sospecha de que hace trampas le ha puesto en el disparadero y el casino desconfía de la naturaleza azarosa de dichas ganancias.

¿Qué ocurrirá en el futuro?

El caso no parece que tenga una resolución rápida y probablemente los abogados de ambos (el casino y Phil Ivey) se verán en los tribunales ya que el casino quiere alargar el proceso el máximo tiempo posible para intentar encontrar alguna prueba de que los métodos con los que el jugador consiguió el dinero no eran del todo legales.

El casino confía en que ellos u otro de los casinos estafados por la bella joven que acompañaba a Ivey consiga encontrar alguna irregularidad y así poder demostrar que el dinero no le corresponde al jugador por haber sido ganado de manera fraudulenta.

Solo el tiempo revelará lo ocurrido exactamente y si tanto la mujer como Ivey tuvieron una racha de buena suerte o hay algo más.

Últimos blogs »