La 'Guerra Fría' del poker en Francia

CroppedImage_320_320__NWM--35395.gif

La petición de cerrar durante dos años seis salas de poker ha sido depositada en el tribunal de Paris

Mientras en las habitaciones del Eliseo se busca acordar una nueva legislación sobre el juego online basada en el modelo italiano, un grupo de 104 casinos de Oltralpe ha decidido solicitar a la autoridad judicial el cierre de numerosas salas de juego online.

Los denunciantes, entre los que figuran nombres de primer nivel como los del Casino Barrière, del grupo Tranchant y de Joagroupe, acusan a seis compañías extranjeras (bwin, Unibet y Sportingbet, entre otras) de operar de forma ilegal en el mercado nacional violando las rígidas leyes vigentes en Francia sobre el juego a distancia.

Según los operadores franceses las salas que se dedican a promover ofertas que no se ajustan a la ley deberían ser sancionadas con el cierre de los propios sitios de Internet por un periodo de al menos dos años de duración. Una propuesta que podría revolucionar el propio mercado online a pocos meses vistas de su apertura oficial.

El momento no es casual

El 23 de febrero, el Senado francés iniciará a discutir una propuesta de ley sobre poker, casinos y apuestas online, que según las previsiones de los expertos, debería abrir en torno al próximo mes de junio uno de los más importantes mercados a nivel europeo.

Rememorando el caso ya vivido en Italia cuando entró en vigor el sistema de licencias de AAMS, las salas internacionales han decidido responder a las acusaciones dirigiéndose a la autoridad europea y sosteniendo que una decisión contra su actividad metería a Francia en riesgo de sanciones por parte de la Unión Europea por la violación del acuerdo sobre la libre circulación de servicios en el interior de la Unión.

La cuestión se presenta así de particular interés visto queFrancia ha sido ya sancionada por violaciones similares del tratado europeo causadas por un excesivo proteccionismo de los productos nacionales.

El precedente

Apenas hace un año, una situación similar tuvo lugar en Portugal, cuando la Federación de Fútbol Nacional intentó llegar a un acuerdo publicitario con bwin, encontrándose con las protestas de la autoridad y del operador autorizado Santa Casa que solicitaron el cese del acuerdo acusando al sitio web de no respetar las reglas del mercado portugués.

La defensa del gigante austriaco de las apuestas terminó en los despachos de la Corte de Justicia Europea que, en septiembre de 2009, dictó su sentencia a favor del Gobierno portugués y de Santa Casa sancionando a bwin con el cese de su relación publicitaria con la asociación futbolística.

Según la sentencia, "los Estados miembros son libres de decidir los objetivos de sus propias políticas en el campo de las apuestas y del juego, y cuando considere apropiado, definir sistemas de protección de manera detallada. La lucha contra el crimen organizado puede constituir una razón para justificar las restricciones del campo de los operadores autorizados a ofrecer servicios en el sector de los juegos de habilidad". Aplicando este principio, el caso francés se eleva como uno de las tramas más interesantes y morbosas de la industria del juego de los últimos años.

 

Últimos blogs »