La Ley del Juego sigue cambiando con nuevas medidas para los jugadores

Espana Bandera3

La Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) en España ha comunicado dichos cambios que afectarán a usuarios y a compañías con licencias en nuestro país.

La Ley del Juego española, o Ley 13/2011 del 27 de Mayo, sigue acumulando parches conforme pasan los meses desde su entrada en vigor. Las autoridades siguen dando, en muchas ocasiones, palos de ciego a la hora de buscar la fórmula perfecta que satisfaga a todos, usuarios, compañías con licencias para operar y para el propio estado español.

En una de sus últimas modificaciones, la Ley del Juego establece que los operadores de juego y loterías con licencia en nuestro país tengan que verificar la identidad de los jugadores que tengan ganancias de más de 2.500€ o por encima de dicha cantidad.

Por si fuera poco, la propia enmienda no deja claro el término "eventos conectados", lo que hace suponer que un jugador que gane 2.500 euros en varios eventos en un festival de poker también tenga que dar sus datos a la operadora en cuestión.

La regulación, además, incluye un cambio en el desarrollo del control de los procedimientos internos. Según la compañía DLA Piper, especializada en las leyes relativas al juego, dichos controles deben estar documentados e incluir lo siguiente:

- Una forma de identificar a los jugadores que ganen más de 2.500 euros.

- Un software o programa que tenga identificados a los jugadores que ganan premios de forma recurrente.

- Un procedimiento para detectar actividades sospechosas o delictivas.

- Tener un protocolo de actuación en cuanto se adopten las medidas determinadas.

Por si fuera poco, la Dirección General de Ordenación del Juego en España (DGOJ) pedirá a todos los operadores y compañías con licencias que cuenten con un auditor externo, además de contabilizar internamente sus cajas, y dispongan de un análisis anual para confirmar que se cumplen todos los nuevos aspectos marcados por la regulación.

Una medida que puede beneficiar y aumentar más el salto entre las grandes compañías y las pequeñas, ya que, para algunas, el costo de asumir esto podría llevarles al traste. De hecho, el 40% de los jugadores españoles tienen cuentas en casas de apuestas que no disponen de licencia para operar.

PokerStars, Bet365 o WilliamHill ocupan el 70% del mercado nacional en cuanto a poker se refiere, por lo que para estas compañías les será fácil adaptarse a estas medidas que llegan nuevamente desde la DGOJ.

Últimos blogs »