La mano de la semana: Carlos Mortensen foldea una mano monstruosa

Mortensen Fold
Ser capaz de abandonar la mano solo está al alcance de los más grandes.

En la mano de esta semana analizamos cómo Carlos Mortensen foldeó sus reyes en las WSOP 2013, un movimiento que demuestra su clase y su buena lectura del juego.

PokerListings regresa al pasado en la nueva mano de la semana ya que vamos a analizar la impresionante mano realizada por Carlos Mortensen en el día 6 del main event de las WSOP 2013, año en el que se quedó a las puertas de ser November Nine.

Mortensen necesita una interminable e insoportable cantidad de tiempo, pero finalmente toma la decisión correcta.

En el momento de la acción que mostramos a continuación quedaban solo 38 jugadores del mencionado evento principal de las World Series of Poker 2013, todos con un premio garantizado de 185.000$.

Del flop al river

Las ciegas están en 30.000/60.000 (ante 10.000), con Carlos Mortensen habiendo acumulado casi 3 millones de fichas. El jugador español recibe     en posición inicial y sube a 135.000, haciendo call dos jugadores: el jugador holandés Jörn Walthaus en CO (con 6,5 millones de puntos) y el estadounidense Matthew Reed en la ciega pequeña.

Hay 550.000 fichas en el bote y el flop muestra      

Reed hace check, al igual que Mortensen, mientras que Walthaus apuesta 215.000, lo que hace que Reed abandone la mano. Carlos ve la apuesta y el bote sube hasta los 985.000 puntos antes de mostrarse el turn:  

Mortensen vuelve a pasar, apostando Walthaus de nuevo, esta vez 510.000. El español ve la apuesta.

El bote alcanza los dos millones de fichas y el river es  

Mortensen hace check de nuevo y, tal como ha ocurrido en las calles anteriores (flop y turn), Walthaus apuesta 975.000.

Lo que sigue a esta acción son seis minutos en los que Mortensen, tras sentir que sus reyes no son ganadores, analiza la mano con todos sus detalles una y otra vez intentando encontrar una razón convincente para hacer call o foldear.

Finalmente Mortensen tira sus cartas en una decisión correcta ya que Walthaus muestra     para completar full (sietes y jacks).

Si quieres ver de nuevo la mano, incluyendo el tankeo de Mortensen, aquí la tienes.

Análisis

Estamos en una situación clave en un momento crucial del torneo y Mortensen es capaz de hacer un fold totalmente correcto, un movimiento probablemente imposible para un jugador recreacional en un spot como este.

Pero Mortensen había ido en una línea inusual mucho antes y vamos a encontrar la razón por la que el campeón del main event de las WSOP en 2001 tomó dicho camino.

Todo lo que ocurre en el juego pre-flop es estándar. Mortensen tiene la segunda mejor mano inicial que existe y sube a 2,25 ciegas. Desde su posición, haría esto con todo su rango de subida, lo que es una especie de invitación al resto de jugadores de la mesa.

Jorn Walthaus
Walthaus toma la delantera en la mano gracias al turn.

El escenario perfecto para él habría sido tener solo un jugador que viese la apuesta o incluso una re-subida, por lo que podría haber maximizado su mano incluso antes de mostrarse el flop, pero tener dos jugadores que han visto su apuesta tampoco está tan mal según la idea que Mortensen tiene en mente.

El flop es J-J-8 multicolor, un flop seco con solo una mano que ofrecería un proyecto razonable: T-9. Para Carlos, esto significa:
1: Si está por delante, seguirá estándolo también, en la mayoría de las ocasiones, tras el river.
2: Si alguien ve sus apuestas, no lo hará con un proyecto.

Mortensen confunde al enemigo

En esta situación clásica de estar bastante por delante o bastante por detrás en la mano, Mortensen decide alcanzar el showdown de forma pasiva. Él actúa de esta manera ya que en la mayoría de las ocasiones estará por delante en la mano y así puede hacer que sus rivales apuesten de farol o con manos peores.

Estos oponentes tendrían, de hecho, problemas para ver apuestas en las tres calles, incluso teniendo parejas de dieces, nueves o incluso reinas.

Aun así, también es posible que uno de los dos jugadores que han entrado en la mano tenga un jack ya que manos con jack están en los rangos de ambos. Pareja de ochos también es posible.

Pasar en el flop da a Mortensen además una ventaja adicional en esta mano. Si Walthaus apuesta, lo que hace en este caso, Mortensen tiene la opción de ver cómo Reed responde a dicha agresión. Si este viese la mano indicaría una fortaleza bastante grande.

Si todos hubiesen pasado y no se hubiese dado apuestas en el flop, Mortensen habría apostado sin ninguna duda en el turn.

El inconveniente en el river

Reed foldea la apuesta en el flop de Walthaus, con Mortensen viendo esta, tal como era de esperar, con reyes y repitiendo de nuevo el call en el turn.

El 7 no cambia mucho para Mortensen. El, poco probable, proyecto T-9 ha entrado en juego y una pareja de sietes haría full, pero lo más normal es que el rival del español tenga un jack o utilice el corazón para realizar un semi-farol.

Mortensen no tiene opciones reales de foldear en el turn, pero tras el 2 del river, se ve obligado a reconsiderar su plan inicial antes de ver la apuesta de su rival.

Hay varios detalles que ponen a Mortensen en un serio aprieto. ¿Realmente Walthaus podría haber lanzado un farol con tres barriles (apostando en todas las calles)?, ¿qué mano podría tener?
1: Walthaus podría tener un jack.
2: Pareja de sietes o de ochos son opciones presentes en el rango de Walthaus.
3: Ahora se ha completado la posibilidad de tener color. Walthaus habría apostado de farol en el flop y de semi-farol en el turn.

Si miras las opciones presentadas individualmente, quizá no digan mucho, pero puestas juntas parecen mostrar que Walthaus no va de farol.

Carlos Mortensen
No todos pueden tirar un monstruo (KK).

Y luego está el problema del stack restante tras la mano, algo muy a tener en cuenta en un torneo tan importante y en la fase en la que se encuentran. Si Mortensen ve la apuesta, su stack se queda por debajo de las 20 ciegas en caso de perder la mano, mientras que si tira sus cartas, su pila de fichas continuará siendo superior a 30 ciegas.

Quizá este último punto (el de las ciegas tras la mano) sea el que sirvió para convencer a Mortensen de foldear, algo que no tenía pensado en su plan inicial. Tal como se ve en el desenlace, fue la decisión correcta. La intuición de un profesional, correcta en muchos casos, vuelve a quedar demostrada.

Conclusión

Estando ya en la última fase del torneo, esta decisión sirvió a Mortensen para poder preparar el terreno hacia un gran resultado. Ver la apuesta final y perderla le habría supuesto quedarse bastante más corto.

Jörn Walthaus finalizó en la 26ª posición, mientras Mortensen accedió a la mesa final (oficiosa), finalizando en el 10º lugar, a tan solo una eliminación de ser November Nine y llevándose 573.000$.

La duda es saber si Carlos Mortensen se hubiese desecho de su mano si el river hubiese mostrado otra carta diferente al 2 (una carta que no fuese un corazón).

Podríamos decir que tuvo suerte de que el river fuese dicha carta.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page