La mano de la semana: El poder de la calma que da el éxito

Andreas Klatt
Klatt muestra la tranquilidad que da el éxito.

Andreas Klatt mantiene la sangre fría y toma las decisiones correctas en una mano complicada con solo 10 jugadores con vida en el main event del PSC Monte-Carlo.

El jugador alemán Andreas Klatt llamó la atención de propios y extraños en el PokerStars Championship Monte-Carlo, donde fue uno de los grandes protagonistas del festival.

Tras llevarse la victoria en el National Championship de 1.100$ en un field de 1.252 jugadores, lo que le permitió llevarse un premio superior a los 150.000€, avanzó en el main event hasta alcanzar el heads-up final y finalizar en segunda posición, llevándose un premio de 402.786€.

Para conseguir ese gran resultado en el evento principal (y en todo el PSC), tuvo que superar interesantes, pero también difíciles, manos y momentos. Una de estas manos es la protagonizada ante el que era el chip-líder en esos momentos: el francés Romain Nardin.

Del flop al river

Quedan diez jugadores con vida en el main event del PSC Monte-Carlo, divididos en dos mesas. Todos los supervivientes tienen garantizado un premio de 44.280€.

Romain Nardin fr y Andreas Klatt de tienen dos de los stacks más grandes de todos los jugadores que continúan en el torneo.

Las ciegas están en 25.000/50.000 (ante 5.000). Tras el fold del jugador situado en primera posición, Romain Nardin (con 3,88 millones de fichas) sube a 125.000 puntos.

Andreas Klatt (3,25 millones de fichas) decide hacer call con     a la subida de su rival.

Tanto Raffaele Sorrentino, ganador final del torneo, en ciega pequeña, como Davidi Kitai, en ciega grande, deciden abandonar la mano. El bote pre-flop ha alcanzado los 350.000 puntos, luchando por él solo Klatt y Nardin.

El flop es       Nardin apuesta 155.000 fichas y Klatt vuelve a ver la apuesta del francés. El bote sigue creciendo, sumando ya 660.000 fichas, mientras que los stacks efectivos se quedan en 2,9 millones de fichas.

El turn   cambia poco el desarrollo de la mano, con Nardin apostando de nuevo y Klatt viendo dicha subida. El bote sube hasta 1,4 millones, con los stacks efectivos de 2,5 millones.

El river es   y se repite la situación. Nardin apuesta, en este caso 625.000 fichas, mientras que Klatt, a pesar de tomarse un par de minutos para analizar la situación, ve la subida de su rival.

El jugador francés Nardin muestra     y pierde casi la tercera parte de su stack, dando el liderato a Andreas Klatt, quien consigue acumular 4,5 millones de fichas tras la mano.

Si quieres ver la acción mencionada aquí la tienes, a partir del minuto 33:55.

Análisis

Estamos ante una mano crucial en el evento y el mayor bote visto hasta entonces, por lo que es normal que Klatt se tomase dos minutos antes de hacer call a su rival para llevarse el mencionado bote.

Para entender los movimientos de los jugadores, vamos a ir viendo qué es lo que hacen calle a calle.

Romain Nardin
Nardin entra en juego con una mano especulativa.

Nardin sube desde CO con una mano muy especulativa, pero es uno de los stacks más grandes que hay en el torneo y quiere meter presión a sus rivales.

Klatt responde con un movimiento que al final de la mano le da su recompensa, pero antes de llevarse el bote ha tenido que mostrar decisión y arrestos. Tiene AQ en el botón, pero solo hace call a pesar de tener buenas razones para resubir la apuesta.

¿Por qué hace esto? Hay varias explicaciones:

  • Al solo hacer call, Klatt se puede enfrentar al rango completo de Nardin, el cual incluye multitud de manos de todo tipo, incluyendo bastantes flojas.
  • Con el call, Klatt es capaz de evitar involucrarse en una situación con una alta varianza ante un stack grande (y superior al suyo), una situación que se habría producido con la resubida.
  • Con este movimiento puede invitar a los stacks más pequeños de las ciegas a apostar, pudiendo ver fácilmente dicha subida en caso de que Nardin (quien hablaría antes) tirase sus cartas.

A Klatt le gusta mucho el flop

Las ciegas (Sorrentino y Kitai) foldean y se muestra el flop A J 7, el cual satisface a Klatt.

Pero es Nardin quien actúa primero y decide realizar una apuesta de continuación, intentando representar la mano que tiene Klatt.

Es un buen movimiento que puede hacer que parejas medias tiren sus cartas, pero no puede tirar a Klatt, quien tiene exactamente el as y realiza el call, una decisión más que correcta.

Con dicho call, consigue mantener el rango completo de Nardin. Si hubiese resubido, habría hecho que la gran mayoría de manos peores que la suya abandonasen esta.

Un turn casi perfecto

Tras el turn, Nardin probablemente habría dejado de presionar para dar a Klatt el bote, pero el 5 es una gran carta para él.

Andreas Klatt MS
Klatt juega la mano de forma acertada.

Le ofrece proyecto de color y de escalera (cerrado), lo que añade 12 outs, de modo que su siguiente apuesta no sería un farol, sino que haría esta con una mano que tiene un 25% de equidad.

El tamaño de la apuesta, 155.000 en un bote de 350.000 está muy bien escogido. Tiene un ratio riesgo-recompensa tal que solo necesita ganar el 30% de las manos para ser rentable, sin olvidar que podría hacer foldear a un rey.

Al mismo tiempo, esta decisión implica que tiene otro movimiento más para hacer en el river.

Klatt, por su parte, sigue sin encontrar razones para abandonar la mano. Hay ahora dos proyectos de color en el board y Nardin podría tener además un as más débil que el suyo.

Máxima polarización en el river

Lo que ocurre en el river es algo que hemos visto ya en bastantes ocasiones. El proyecto (o proyectos en este caso) posible no se completa, por lo que el jugador decide polarizar su rango al máximo al lanzar un gran farol.

Nardin apuesta y Klatt tiene que pensar qué hacer antes de actuar, tomándose su tiempo y pensando más de dos minutos a pesar de tener una mano fuerte, sobre todo viendo cómo se ha desarrollado la mano.

Obviamente, tiene muy buenas odds y no hay duda que es más que posible que Nardin haya metido tres barriles de farol con manos tipo K 10 o 9 8. Pero hay manos como AK, AJ, A7 e incluso sets que las habría jugado de la misma forma, por lo que es necesario pensar fríamente antes de tomar la decisión.

Finalmente, tras haberse quedado incompletos todos los proyectos posibles, Klatt decide hacer call, la decisión correcta en todos los sentidos.

¿Qué podemos decir de Nardin?, ¿debería haber abandonado la mano? Por desgracia, él se encuentra ante un gran dilema con una mano que ni siquiera es capaz de batir a otras como 9 8.

MS Mano 96
9-6 no es la mano que esperábamos.

Su jugada no tiene ningún valor en el showdown, perdiendo además contra la mayoría de los proyectos que no se han podido completar.

Pero hay que tener en cuenta que el rango de Klatt tiene ases en él y algún proyecto de diamantes, por lo que hubiese sido un error por parte de Nardin haberle entregado directamente la mano.

Además, no podemos olvidar que, aunque el francés pierde la mano, su stack sigue siendo saludable, con más de 50 ciegas grandes, por lo que es otro punto a favor para realizar el farol.

Conclusión

Romain Nardin se lanza un farol con una mano especulativa y débil que le cuesta casi 1,3 millones de fichas, pero esto no le impide seguir con todas las opciones de llevarse el torneo intactas.

Andreas Klatt, por su parte, consigue mantener la calma en el river y se lleva el bote con una buena mano pero que tampoco es increíble. Una vez más vemos que el éxito llama al éxito y su gran victoria en el National Championship puede haberle permitido tener la tranquilidad necesaria para tomar las decisiones correctas en los momentos clave.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page