La mano de la semana: Gus esconde su poker para engañar a Negreanu

Gus Hansen
Nada por aquí, nada por allá. ¡Espera! Tengo POKER.

Increíble mano la vivida en 2006 entre Gus Hansen y Daniel Negreanu. La mano de la semana nos lleva de nuevo a uno de los mayores botes nunca vistos en TV.

Una gran mano de poker no conlleva necesariamente mucha duración, pero en este caso sí lo es. La mano de la semana de PokerListings tiene como protagonista una de las manos más largas nunca retransmitidas en televisión.

Los protagonistas del análisis de esta semana son Daniel Negreanu y Gus Hansen, dos de los nombres más conocidos en el mundo del poker y dos de los jugadores más exitosos en toda la historia.

Vamos a montar en la máquina del tiempo y a regresar a 2006, cuando el poker estaba en su apogeo.

En la mano de hoy podemos ver un duelo dramático, para muchos a “cámara lenta”, que forma parte de la historia del poker.

Del flop al river

Estamos en 2006, dentro de un episodio de High Stakes Poker. Además de Hansen y Negreanu, en la mesa se encuentran Antonio Esfandiari, Eli Elezra y Barry Greenstein.

Es una mesa con jugadores de clase mundial. Las ciegas están en 300$/600$ (ante 100$), por lo que el bote ya alcanza 1.700$ antes de que comience a hablar el primer jugador.

Hansen, en UTG, encuentra     realizando una apuesta de 2.100$.

A su izquierda tenemos a Daniel Negreanu con    

El jugador canadiense sube a 5.000$, mientras el resto de jugadores de la mesa tiran sus cartas (Esfandiari incluso muckeando #A Q), a excepción de Hansen.

Hay 11.700$ en el bote, con stacks efectivos de 285.000$.

El flop muestra       Hansen decide hacer check antes de ver cómo Negreanu mete 8.000$ en el bote y de subir dicha  apuesta hasta los 26.000$. Daniel ve la apuesta, por lo que el bote asciende hasta los 63.700$.

El turn es   Hansen apuesta 24.000$ y Negreanu ve la apuesta. El bote alcanza los 111.700$.

Tras el river   Hansen pasa. Negreanu apuesta 65.000$, viendo al Gran Danés (Hansen) pensando antes de decidir ir all-in con 232.000$. Negreanu todavía se toma más tiempo antes de ver la apuesta.

Gus Hansen se lleva un bote de 575.000$.

Vuelve a vivir esta mano en el siguiente vídeo.

Análisis

Esta mano en su momento, en 2006, formó el bote de poker más grande nunca visto en la televisión, causando además gran controversia entre los espectadores y entendidos. Vamos a echar un vistazo más de cerca a lo ocurrido en los momentos cruciales y a analizar los movimientos de ambos jugadores.

Pre-flop Hansen decide subir con una pareja pequeña desde posición inicial. Negreanu tiene la oportunidad de ver con su pareja de seises, pero decide re-subir, haciendo ver que tenía una pareja alta o AK.

Los jugadores situados tras Hansen y Negreanu tiran sus cartas. Esfandiari lo hace incluso con A Q, pero situado entre el jugador que ha re-subido y otro que ha entrado en la mano y todavía tiene que volver a actuar, se encuentra incómodo y prefiere abandonar la mano.

Hansen Decision
Decisión fácil para Gus.

Hansen tiene una fácil decisión. Tiene una pila de fichas cercana a las 400 ciegas grandes y una mano con potencial a ser la mejor mano, a lo que hay que añadir que tiene pot odds realmente buenas.

Negreanu flopea un monstruo

Tal como era de esperar, el Gran Danés vio la subida de Negreanu. Se muestra el flop y ambos jugadores mejoran su mano. Ahora tienen ambos set, haciendo check Hansen.

Como era de esperar, Negreanu apuesta. Tiene en su mano un monstruo y actúa esperando que su rival tenga una pareja superior como 88. Alguna mano con la que pueda ver su apuesta.

Sorprendentemente, Hansen decide re-subir a 26.000$ (check-raise exactamente) ante la apuesta de Negreanu. Este fuerte movimiento realizado por Hansen puede ser entendido como un farol, por lo que es posible que en caso de que su rival tenga una pareja alta, aceptará con la confianza de crear un mayor bote.

A Negreanu probablemente le guste este movimiento. Tiene en estos momentos la tercera mejor mano, está en posición y ve la oportunidad de llevarse el stack completo de Hansen.

Si realiza una re-subida en el flop, probablemente fuerce a su rival a abandonar cualquier mano peor que la suya, por lo que decide hacer call.

Gus y un milagro en el turn

Con casi 64.000$ en el bote alcanzamos el turn, el cual es un milagro, muestra exactamente la carta que necesitaba Hansen.

Negreanu3
A Negreanu no le disgusta este movimiento.

En estos momentos tiene las nuts y por lo único que tiene que preocuparse es por conseguir sacar de Negreanu todo el dinero posible.

Comienza con una apuesta. 24.000$ es lo suficientemente baja para que Negreanu la vea.

Al canadiense también le gusta este turn ya que tiene full, de modo que no tiene que preocuparse por escaleras (con una mano como 87) u otros proyectos como pareja de sietes (en busca de un ocho).

Tampoco quiere que el rival se sienta abrumado, pero lo que solo ve con la esperanza de poder inducir a un farol del rival. Aparentemente el call es la mejor opción posible.

Un check engañoso

El river nos lleva a una situación dramática y complicada. Hansen quiere llevarse todas las fichas de su rival y para conseguir su objetivo prefiere hacer check en lugar de apostar. Es un check muy engañoso, un anzuelo lanzado con la esperanza de que su rival pique.

También es arriesgado este check ya que Negreanu podría tener una mano (las opciones son altas) que sea lo suficientemente buena para ver la apuesta del rival pero con la que nunca apostaría.

Un ejemplo de esto serían prácticamente todas las parejas altas, con las cuales no se podría apostar, pero que fácilmente verían una apuesta del rival.

Hansen ha creado una situación en la que Negreanu ya no puede foldear. En este contexto Hansen tiene la sartén por el mango ya que además Negreanu tiene exactamente la mano ideal para que el resultado del movimiento de Hansen sea el esperado por él.

Ahora llega el turno de Negreanu, debiendo encontrar una apuesta que Hansen todavía pueda ver para optimizar su mano.

Negreanu Sorpresa
Una sorpresa de 300.000$.

Hay que tener en cuenta que Negreanu piensa (y debe pensar) que tiene la mejor mano y que además hay pocas manos que pueden ver su apuesta.

Una sorpresa desagradable

La decisión del canadiense es apostar 65.000$, una cantidad algo superior a la mitad del bote. La sorpresa llega cuando Hansen decide ir all-in.

Esto hace que el bote ascienda hasta los 408.700$. Esto significa que Negreanu tenga que meter 167.000$ para ver la apuesta, con odds 2,4 a 1, lo que significa que tiene que acertar el 40% de las veces para que sea rentable.

La pregunta es qué es lo que tiene Hansen en su mano. Incluso para un jugador aventurero y sin miedo como Hansen, este check-raise no puede ser un farol.

Hay algunas manos con las que Hansen tendría mejor mano que Daniel: 99, 88 y 55. Con estas manos tendría un full mejor que el del canadiense o poker (en caso de los cincos). Si hubiese tenido escalera, hubiese seguido una línea diferente ya que hay una pareja en la mesa.

Es difícil que el rival tenga una mano peor a la escalera, por lo que probablemente Negreanu debería haber foldeado.

Probablemente hubiese tomado dicha decisión en caso de enfrentarse a un rival con una imagen un poco más tight que la de Hansen.

Conclusión

Gus Hansen tiene perfectamente escondido su poker (cuando una mano mejora en el turn, esta se hace prácticamente invisible) y realiza un movimiento ingenioso para llevarse todo el stack de Negreanu.

El canadiense no se da cuenta de esto y no es capaz de tirar sus cartas. Una mano realmente fuerte pero que en esta situación solo es un “cazador de faroles”.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page