La mano de la semana: Hasta el número 1 se puede equivocar

David Peters MS
David Peters tiene que tomar una decisión.

David Peters se enfrenta a una difícil decisión en el 100.000$ Challenge del Aussie Millions 2017. Finalmente arriesga su vida en el torneo y cae eliminado.

El último gran evento de 2016 sirvió para que David Peters consiguiese sobrepasar a Fedor Holz en la lista GPI, situándose como mejor jugador mundial.

Desde entonces, el estadounidense mira al resto de jugadores desde lo más alto de la clasificación y, de momento, parece difícil que sea desbancado.

A pesar de ello, en el Aussie Millions 100.000$ Challenge, Peters se encariñó demasiado con una de sus manos y no fue capaz de deshacerse de esta, un error con consecuencias devastadoras en un torneo en el que cayó muy poco antes de romperse la burbuja de premios.

Del flop al river

El 100.000$ Challenge del Aussie Millions es un torneo muy exclusivo. Este año, tan solo 18 jugadores se registraron para disputarlo.

En nuestra mano de la semana, había seis jugadores todavía con vida, pero solo tres de ellos conseguirían entrar en premios, llevándose el ganador 882.000 dólares australianos.

Las ciegas están en 3.000/6.000 (ante 1.000) y los stacks son bastante profundos. David Peters us está situado en la ciega grande y tiene 178.000 fichas, siendo con casi 30 ciegas uno de los stacks más pequeños.

Mike Watson ca sube en el juego pre-flop y la mano llega con el resto foldeando hasta David Peters.

Peters ve la apuesta con     por lo que el flop acumula 37.000 fichas tras el juego pre-flop.

El flop es       Peters hace check y Watson apuesta 15.000 fichas, viendo David dicha subida y creciendo el bote hasta los 67.000 puntos.

Se muestra el turn   tras el que Peters vuelve a pasar. La jugada se repite ya que Watson apuesta de nuevo, en este caso 45.000 fichas, viendo Peters su apuesta. El bote asciende hasta las 157.000 fichas.

El river   no cambia el desarrollo del juego ya que Peters vuelve a hacer check y Watson vuelve a apostar, pero en este caso lo hace metiendo all-in. David Peters necesita poner en juego su vida en el torneo si quiere ver la apuesta de su rival, el cual tiene un stack que cubre al suyo por completo.

Peters piensa durante un tiempo su decisión, pero finalmente ve la apuesta y mete todas sus fichas al centro.

Watson muestra     tras completar escalera en el river (la segunda mejor jugada posible en ese momento, la mejor es escalera al as con AQ), por lo que David Peters se despide del torneo en sexta posición y fuera de premios.

A continuación puedes ver la mano en vídeo.

Análisis

Podemos pensar que Peters hace un call demasiado loose, con dos cartas superiores a su pareja, pero echando un vistazo más de cerca, parece claro que tiene buenas razones para hacerlo.

Vamos de nuevo a analizar la mano más detalladamente.

David Peters recibe una mano inicial típica para defender tu ciega grande en caso de que haya una subida algo loose.

Mike Watson sube desde cut-off con un stack profundo, lo que significa que tiene un rango de manos muy amplio. Watson está situado en la segunda mejor posición, por lo que es fácil pensar que puede estar intentando robar el bote.

David Peters Mano de la Semana
Peters no tiene dudas para su primer call.

El call de Peters es una acción habitual ya que su mano es demasiado fuerte para foldear en esta situación (recordando que además el juego ahora es 6handed).

Mejor pareja en el flop, 2ª tras el turn

El flop parece ser realmente bueno para David Peters. Consigue formar pareja con la carta más alta del flop, por lo que solo estaría detrás de las mejores manos iniciales de Texas Hold’em.

Estas manos (AA, KK, QQ, JJ, AT, KT o sets con dieces, sietes o doses) estarían en la parte más alta del rango de Watson.

Pero el rango de Watson es muy amplio y tiene multitud de manos débiles en él, por lo que no hay razón alguna para que Peters tire sus cartas ante la obligada apuesta de continuación de su rival.

Pero la situación cambia al mostrarse J en el turn, una carta poco favorable para Peters ya que es una carta superior a su pareja.

Pero el problema viene con el tamaño de la apuesta de Watson. Peters tiene que pensar en el river y con esta apuesta la duda es: ¿Tiene alguna opción de tirar sus cartas en el river?

El canadiense apuesta 45.000 fichas, haciendo que el bote alcance los 112.000 puntos, el cual podría crecer hasta los 157.000 si Peters ve la apuesta. Los stacks efectivos se quedarían en 110.000 fichas al llegar al river.

Pero Peters sabe que si juegas ante un jugador de clase mundial como es Mike Watson, este puede hacer lo posible para presionarte y forzarte a realizar un movimiento beneficioso para él. Además, es realmente importante el jack de tréboles ya que se han abierto bastantes opciones de proyecto que permiten a Watson meter un semifarol.

Una difícil pregunta en el river

El K del river hace que A Q, K Q y Q 9 (podrían entrar también sin ser ambas de picas, pero esa opción es irreal según ha transcurrido la mano) entren en juego. El resto de proyectos de color y combos no habrían completado la mano, quedándose por detrás de la jugada de Peters.

Watson decide ir all-in y Peters, más que preguntarse si Watson tiene un jack o un rey en su mano, duda si Watson tiene escalera con AQ, Q9 o incluso 98 (esta última completada en el turn), así como si tiene un set.

Mike Watson
Watson lleva la iniciativa en cada calle.

Esto se debe a que difícilmente alguien en su sano juicio apostaría all-in con solo un par de reyes o de jacks.

David Peters ha visto dos apuestas, lo que hace que su mano parezca una jugada fuerte, por lo que estamos ante la duda de si Watson ha metido un farol o tiene un monstruo.

Si Peters abandona la mano, todavía tiene un stack de casi 20 ciegas, pero si ve la apuesta y gana se posiciona como uno de los firmes candidatos a la victoria.

Tampoco podemos olvidar que este torneo tiene reloj de tiempo, por lo que los jugadores no tienen la posibilidad de volver a analizar detalladamente el transcurso de la mano antes de tener que tomar una decisión.

Peters se centra en que el proyecto de color no se ha completado, tomando su decisión en consecuencia.

Punto de vista de Watson

El transcurso de la mano desde el punto de vista es completamente diferente. El flop es realmente seco y no ayuda a las manos de su rival, además de no ofrecer proyectos claros, solo backdoor (que necesitan dos cartas más para completarse, a excepción de alguna escalera, pero que es difícil que su rival la tenga), además de tener una carta alta en su poder.

De alguna forma, el J del turn es una carta soñada por Mike Watson ya que le ofrece la posibilidad de completar color y además le da proyecto de escalera de dos puntas (que puede completarse con una carta superior o inferior), consiguiendo 18 outs para el river.

No hace falta mucho tiempo para que Watson se percate que está ante una situación perfecta para un semifarol ya que este tiene gran pot equity y fold equity, sin olvidar que las odds implícitas son extraordinarias.

Reloj de Tiempo
¿Es tuya la culpa? Difícil analizar toda la mano con un tiempo limitado.

Pero queda una pregunta por resolver. ¿Iría Watson all-in en el river en caso de no completar el proyecto? No lo sabemos, pero es posible.

Y esto es lo que justifica el call de David Peters, a pesar de que en esta ocasión el jugador número 1 del GPI esté equivocado.

Conclusión

Mike Watson y David Peters han dado todo lo que tenían en esta mano, con uno de ellos metiendo presión a su rival en cada una de las calles, mientras que el otro encuentra razonable mantenerse en la mano hasta el final.

David Peters cae eliminado tras esta mano, mientras que Watson aumenta considerablemente su stack y finaliza el torneo en segunda posición, con un premio de 400.000A$.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page