La mano de la semana: Obst muestra cómo se juega al poker

Tom Thomas
La vida es más dura con un stack corto.

La mano de la semana nos lleva esta vez a las WSOP, el torneo más importante del mundo. El pro australiano James Obst muestra al amateur Tom Thomas cómo jugar.

La retransmisión del evento principal de las World Series of Poker 2016 realizada por la ESPN ya ha visto la luz y, como era de esperar, nos ha traído momentos espectaculares.

No estamos hablando solo del torneo de poker más importante del mundo, sino que también es el que recibe una cobertura más completa y minuciosa en la televisión.

El camino hacia el November Nine, con el español Fernando Pons entre los finalistas, ha sido realmente duro y ha estado lleno de manos dignas de mención.

A falta de menos de un mes y medio para la disputa de la mesa final de las WSOP os queremos ofrecer una mano que tiene un gran número de elementos interesantes, incluso teniendo en cuenta que al final resultó ser casi una tomadura de pelo al quedarnos sin acción en la última calle.

Del flop al river

Estamos en el día 4 del main event de las World Series of Poker, lo que es una buena noticia para todos los jugadores que continúan con vida ya que están todos ellos en premios.

En estos momentos, los saltos de premios son realmente pequeños y la cantidad de eliminaciones hasta el próximo salto es muy alto, lo que incita a los jugadores a tomar más riesgos con el objetivo de construir un stack mayor para poder llegar lo más lejos posible en el torneo.

En estos momentos estamos con las ciegas en 10.000/20.000 (ante 3.000).

El estadounidense Tom Thomas (stack con 677.000 fichas) sube la apuesta a 45.000 con     desde UTG+1.

El resto de jugadores pasa hasta que llega la mano a James Obst en la ciega grande. El australiano tiene 3,5 millones de fichas y ve la apuesta desde la ciega grande. El bote acumula 127.000 fichas antes de mostrarse las primeras cartas comunitarias.

El flop es       Obst hace check, mientras que el agresor (Obst) realiza una apuesta de continuación de 60.000 fichas. Obst ve la apuesta y el bote asciende hasta los 247.000 puntos.

Tras mostrarse el turn   Obst toma la iniciativa con una apuesta de 60.000 fichas, pero esto no amedrenta a Thomas, quien re-sube a 200.000. Obst ve de nuevo y el bote ya suma 627.000 puntos, quedando los stacks efectivos en 372.000 fichas, las que le quedan a Thomas.

El river es   pero al contrario de lo que se podía esperar, ambos jugadores hacen check y Obst muestra    

El chip-líder se lleva otro bote, mientras Thomas se queda con solo 372.000 fichas (18,5 ciegas grandes). En el próximo vídeo puedes ver la mano mencionada, la cual comienza en el minuto 55.

Análisis

Tom Thomas es un experimentado jugador amateur, pero en esta mano se enfrenta a uno de los mejores jugadores de poker australianos, el cual le muestra cómo juegan los profesionales.

Thomas Tom
Una "historia" que contar en la mano.

Thomas abre la mano con una subida bastante loose. KQo desde UTG+1 es una mano débil que con frecuencia se ve dominada.

Por otro lado, Thomas tiene solo 34 ciegas grandes y falta mucho torneo, por lo que quiere y necesita acción para acumular fichas, de modo que su movimiento, aunque arriesgado, tiene sentido.

Está muy cerca de llevarse el bote haciendo tirar sus cartas al resto de jugadores, pero Obst (el que más fichas acumula) recibe pareja de dieces en la ciega grande, una mano que en esta situación nunca tiraría.

Hay que tener en cuenta que el rango de Obst es muy amplio, a lo que hay que añadir que recibe 4 a 1 en las pot odds y hay muchas manos en su rango con las que puede ver la apuesta de su rival.

El rango de Thomas, por otro lado, es muy pequeño, solo incluye parejas altas y cartas conectadas.

Un flop seco

El flop es 9 6 3. Es bastante seco y aunque incluye algunos posibles proyectos, estos no se corresponden con el rango de Thomas, a excepción de manos como A K o A Q, además de alguna overpair.

Debido a que el rango de Obst es mucho mayor, es mucho más probable que este flop mejore su mano.

Dicho esto, la c-bet (apuesta de continuación) de Thomas es correcta. En esta mano está intentando aparentar una overpair, por lo que tiene que seguir intentando seguir con su “historia” e intentar llevarse unas cuantas fichas con ella.

Pero Obst sí que tiene una overpair y no quiere abandonarla. Su call es un movimiento perfecto ya que una subida echaría del juego a manos más débiles como AKs o AQs, manteniendo en el bote solo a parejas más altas que la suya.

Movimiento inteligente en el turn

El 6 del turn no parece ayudar a ninguno de los dos protagonistas de nuestra mano de la semana, de modo que Obst decide tomar la iniciativa con una subida pequeña.

James Obst
Movimiento más que inteligente en el turn.

Apuesta 75.000 fichas en un bote de 247.000, negando a una mano con dos cartas altas (pero sin formar pareja) la posibilidad de ver una carta gratis, además de dar a su rival erróneas pot odds para que vea su apuesta.

Thomas puede recibir 4,3 a 1 pot odds, pero tan solo ganaría la mano en una ocasión de cada 6,6. Al ser un jugador amateur experimentado, todavía tiene un par de trucos en su chistera, de modo que sube a 200.000 puntos, apostando por mantener su historia de tener una pareja alta y amenazando con meter todas sus fichas en el river.

Pero no cuenta con el hecho de que para Obst es casi imposible foldear en esta situación. Con un call sabe que gana la mano ante cualquier farol (o semi-farol en caso de que no se complete en el river), pero sabe que casi con toda seguridad tendrá que enfrentarse a un all-in en el river.

Sin acción en el river

En el momento en el que llegamos al river, el rango de Obst queda bastante claro. Puede tener una pica (proyecto de color), algún monstruo con un 6 incluido, algún 9 con conector, sietes, ochos o dieces.

Si tuviese pareja de nueves, probablemente no hubiese tomado la iniciativa en el turn. Analizado todo, su rango es fuerte y el jack del river solo ayudaría a Thomas en caso de que este tuviese AJ.

Obst James
A las puertas del November Nine.

El jugador amateur ahora tiene que preguntarse si hay alguna posibilidad (real) de que Obst tire sus cartas. Hay 647.000 puntos en el bote y Thomas solo tiene en su poder 372.000 fichas.

Si va all-in, Obst tan solo tendría que pagar 372k para llevarse un bote de 1,19 millones, lo que equivale a 3,2 a 1 en las pot odds.

Estas pot odds son bastante buenas. Otro factor a tener en cuenta es que incluso haciendo call de forma errónea y perdiendo la mano, Obst todavía tendría un stack de 2,8 millones de fichas, por lo que casi con toda seguridad vería la apuesta de Thomas.

Al final de todo, Thomas debería haberse mantenido en la historia que estaba contanto y haber ido all-in. Su cuento del overpair es creíble y el jack en el river se corresponde a su rango, por lo que es una carta peligrosa para Obst.

La razón principal para que Thomas no apueste en el river es la situación en la que se encuentran. Tras perder la mano, todavía le quedaban 18 ciegas grandes, por lo que continuaba con vida en el torneo más importante del año, consiguiendo finalmente terminar en la 250ª posición (36.708$).

Si hubiese lanzado el farol de forma satisfactoria, hubiese visto aumentado su stack del inicio de la mano en un 50%, pasando a tener una pila de fichas más que saludable que le daría opciones de soñar con lo máximo.

Conclusión

Tom Thomas muestra una imagen de tener una pareja alta, una buena “historia”, pero se echa atrás justo antes del final y decide no “apretar el gatillo”, no dar el último paso.

Pero no se le puede decir nada ya que la situación del torneo y la diferencia de stacks con su rival nos hacen dudar que un farol en el river hubiese podido salir adelante.

Obst, por su parte, se lleva buena una buena parte del stack de Thomas para seguir su camino en el torneo, cayendo eliminado en la 13ª posición y muy cerca de ser November Nine, llevándose además 427.930 dólares.