La mano de la semana: Otro ejemplo de cómo no jugar una mano

Julian Fernandez
¿Y ahora qué?

Los jugadores amateurs pueden obtener grandes resultados, aunque en muchas ocasiones cometen errores que les delatan. La mano de Fernandez hoy es un ejemplo.

No importa lo importante ni lo caro que sea un evento, ni siquiera la cantidad de profesionales que lo disputan, a menudo vemos a jugadores amateurs en mesas finales, lo que es algo realmente grande.

Uno de ellos fue Julian Fernandez fr, jugador recreativo que consiguió alcanzar la mesa final de las French Poker Series en Montecarlo en 2016.

Julian consiguió realizar un extraordinario torneo hasta la mesa final, pero ya allí y muy cerca de alcanzar el cara a cara final, jugó una mano ante el profesional escocés Niall Farrell que le costó la vida en el torneo.

Del flop al river

El amateur Julian Fernandez se había asegurado 90.000€ en el evento principal del FPS Montecarlo 2016 de 1.100€ tras alcanzar el top3 del torneo.

Tan solo quedaban dos rivales más para alcanzar los 218.000€ reservados para el ganador y la gloria soñada por cualquier jugador amateur, lograr una victoria de renombre. Los escollos para lograrlo eran dos jugadores profesionales muy experimentados: El mencionado Niall Farrell y Stephane Dossetto.

Las ciegas están en 100.000/200.000 (ante 25.000), con Julian Fernandez como short-stack con 5 millones de fichas (25 ciegas), Stephane Dossetto con 12 millones (60 ciegas) y Niall Farrell con 13 millones (65 ciegas).

El siguiente salto de premios añadirá 40.000€ al premio asegurado (90.000€) por todos ellos.

Fernandez no se encuentra en la mejor posición para llegar al heads-up final cuando recibe     en la ciega pequeña.

Niall Farrell sube a 425.000 fichas y Fernandez ve la apuesta, abandonando la mano Dossetto. El bote antes del flop es de 1,125.000 fichas.

El flop es       Julian Fernandez hace check tras mostrarse las tres cartas iguales, pero Farrell realiza una apuesta de continuación pequeña (350.000 fichas), viendo esta el jugador francés.

El bote asciende hasta los 1,825.000 puntos, con stacks efectivos de 4,2 millones.

El turn   da full a Fernandez, por lo que este decide apostar 550.000 fichas, respondiendo Farrell con una subida hasta 1,25 millones.

Fernandez decide ir all-in, viendo Farrell la apuesta a falta de mostrarse el river, el cual es  

Fernandez se despide ya que su rival Niall Farrell había mostrado     para completar un full superior. El jugador francés se tiene que conformar con los 90.000€ del tercer puesto, un resultado más que soñado pero que le sabe a poco tras haber rozado el cara a cara final del evento.

A partir del minuto 12 del siguiente vídeo puedes ver la mano mencionada.

Análisis

Julian Fernandez se despide del torneo con un full completado con la mejor pareja de la mesa (con all-in antes de salir el as), despertando de su sueño de conquistar el FPS.

En un primer vistazo a la mano podemos pensar que el jugador amateur se ha podido encontrar sin buscarlo ante una situación más que comprometida y complicada, pero si analizamos la mano de forma más detallada, podemos observar que podría haber jugado mucho mejor la mano.

Ya en el juego pre-flop su movimiento puede ser criticado. Niall Farrell es un jugador muy agresivo, pero al mismo tiempo es muy bueno. Deberías pensártelo dos veces, incluso tres, antes de meterte en una mano con dos conectores medios, fuera de posición, con solo 25 ciegas frente a ti y frente a un gran jugador.

Por supuesto, T 9 es una muy buena mano, pensando sobre todo que estamos 3handed, pero estando en la fase de torneo en la que estamos, la posición es un elemento a tener muy en cuenta, siendo más que razonable abandonar la mano. No vamos a decir que es casi obligado foldear, pero sí que es una opción razonable e incluso recomendable.

3 ochos en el flop

Dossetto tira sus cartas antes de mostrarse un flop peligroso con tres ochos, lo que significa que la mano que estuviese delante en el juego pre-flop sigue siendo la más fuerte. Tan solo un ocho de alguno de los dos jugadores, algo muy poco probable, hubiese cambiado esto, por lo que hemos descartado esta opción.

Fernandez Julian
Tras el no-fold del flop, las fichas se irán para siempre.

Fernandez realiza el movimiento esperado, haciendo check ante un rival que realiza también una c-bet estándar, llamando la atención el pequeño tamaño de esta apuesta, tan solo un tercio del bote.

¿Qué es lo que debería hacer Fernandez? Fácil, debería haber tirado sus cartas. Sí, es posible que Farrell tenga una mano peor que la suya (76 o 65, por ejemplo) y eso significa que robaría el bote, pero en la mayoría de ocasiones, Farrell tendría una carta superior al diez de Fernandez o incluso una pareja (como por ejemplo 44), por lo que estaría por delante.

No es fácil entender que Julian decida mantenerse en la mano con su 10 alto, pero la lección todavía no parece haber acabado.

Siempre es posible ir a peor

El turn es una carta soñada para Fernandez ya que con solo 10 alto (sumado a los tres ochos del flop), este necesitaba mejorar su mano sí o sí, teniendo solo seis “outs”, por lo que solo podía mejorar su mano en el 12% de las ocasiones.

Pero además, nosotros sabemos (tras haber visto la mano) que ninguna de esas cartas eran siquiera outs (ya que no mejoran la mano de su rival), por lo que su call en el flop se ve como un movimiento incluso más equivocado.

Tras el 9 del turn, Fernandez decide tomar la iniciativa en lugar de hacer check para ver qué hace su rival. ¿Qué es lo que está intentando conseguir con dicha apuesta?

¿Está intentando proteger su mano o piensa que puede conseguir valor con apuestas en las dos calles finales de un jugador con una mano peor que la suya?

El mejor movimiento en esta situación habría sido hacer check de nuevo con la esperanza de que Farrell decida ir de farol con una mano peor o ralentizar la acción con una mano mejor.

Niall Farrell2
Agresividad y calidad unidas en Farrell.

De la forma en la que ha jugado Fernandez, tan solo podría haber conseguido dinero de manos como AK, AQ o 77 (y manos similares), pero estas no pagarían una nueva apuesta en el river, por lo que la apuesta realizada no tiene sentido.

Fernandez tiene un problema

Fernandez realiza una apuesta equivocada y Farrell decide tomarse su tiempo. Aparentemente se ve sorprendido por la apuesta de su rival, pero tras analizar la situación decide realizar un movimiento realmente fuerte.

Sube la apuesta y polariza su rango. Un call habría mostrado que tiene algo.

Además, Farrell debe asumir que Fernandez también tiene una mano buena, pero solo un ocho o dos nueves de mano inicial, que difícilmente apostarían en el turn, podrían mejorar su mano (la pareja de ases, viendo cómo se ha desarrollado la mano está totalmente descartada), por lo que Farrell estaría muy contento con un all-in del rival.

Fernandez, por su parte, no ve como opción dejar ir esta mano ante un rival agresivo que podría haber ido de farol.

Ha esto hay que añadir que el francés ha invertido más de un cuarto de su stack, por lo que si foldease ahora se quedaría con solo 3,65 millones de fichas, una opción que no parece interesarle.

Dicho esto, un call habría sido probablemente la mejor opción ya que si Farrell ha lanzado un farol, foldearía ante el all-in, mientras que un call (en el turn) y después un check en el river podrían inducirlo al farol all-in en el river.

En este escenario, Fernandez podría conseguir más fichas viendo el turn que con su movimiento.

Pero estamos en el mundo real y Fernandez mete el all-in, por lo que tan solo un nuevo nueve en el river (solo dos outs) le permitirían seguir con vida en el torneo, algo que no ocurre.

Moraleja de la mano

Como si fuese una reacción en cadena, Julian Fernandez hace las cosas peor en cada ronda de apuestas hasta que no le queda ninguna salida para seguir en el torneo.

Farrell Fernandez
Los errores contra los pros se pagan caro.

Jugadores como Niall Farrell apuestan a menudo de farol con rangos débiles, pero también apuestan con manos realmente fuertes, algo que Fernandez no parece tener en cuenta.

Si el francés realemente quería forzar al escocés y llevarse el mayor número posible de fichas, tendría que haber llegado hasta el river, aun viendo que desde el inicio de la mano había estado cometiendo errores.

Finalmente termina con todas sus fichas en el centro tras el turn ante una mano superior, por lo que tiene que abandonar el torneo.

La mejor decisión habría sido no entrar en la mano o, en caso de hacerlo, hacer fold en el flop sin dudarlo.

Por parte de Niall Farrell, a pesar de eliminar a Fernandez no fue capaz de asegurarse el título, el cual fue a parar a manos de Stephane Dossetto.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios