La mano de la semana: Tsoukernik muestra su imprevisibilidad

MS Carrel Tsoukernik

Leon Tsoukernik gana una mano importante en el SHR del EPT Praga, donde se llevó finalmente la victoria. Charlie Carrel no logra descifrar la mano de su rival.

El último evento Super High Roller de la historia del European Poker Tour tuvo un final sensacional. Leon Tsoukernik, director general de los casinos King’s, conseguía imponerse a un amplio grupo de jugadores de clase mundial y dejar el título en casa.

Hoy vamos a analizar la mano más importante en su camino a la victoria, la cual muestra cómo incluso los mejores jugadores también pueden fallar en su análisis de la mano.

Del flop al river

Estamos en la fase final del Super High Roller de 50.000€ del EPT Praga y solo quedan cuatro jugadores con vida. Cada uno de ellos tiene asegurados 258.500€.

Quedan tres profesionales con vida: Vjacheslav Buldygin ru, Juha Helppi fi y Charlie Carrel gb, todos ellos jugando por llevarse el máximo premio económico posible.

En frente tienen a un millonario amateur llamado Leon Tsoukernik cz, quien solo tiene interés en el título y en todo el glamour que la victoria en un torneo importante lleva asociada.

Las ciegas están en 40.000/80.000 (ante 10.000). El short-stack de los supervivientes, Juha Helppi, foldea, mientras que Leon Tsoukernik (4,17 millones de fichas, 52 ciegas grandes) abre desde el botón a 200.000 puntos. Charlie Carrel, en la ciega pequeña, tiene un tamaño de stack muy similar al del checo y hace call con    

Buldygin (2,75 millones de puntos, 34 ciegas) también ve la apuesta, en este caso desde la ciega grande. Con los dos calls, el bote formado antes de mostrarse el flop es de 520.000 fichas.

Se muestra el flop       con todos los jugadores haciendo check al llegarles el momento de actuar.

El turn   da dobles parejas a Carrel, quien decide apostar 325.000 fichas. Buldygin tira sus cartas, pero Tsoukernik se mantiene en la mano. El bote asciende hasta 1,29 millones de puntos, con stacks efectivos cercanos a 3,6 millones.

El river es el   Carrel vuelve a apostar, en este caso 620.000 fichas, respondiendo Tsoukernik con una subida a 1,7 millones de fichas. Se ve a Carrel visiblemente agitado a lo largo de los casi diez minutos que necesita para tomar su decisión.

Finalmente hace call y Leon Tsoukernik le muestra     que forma escalera con las comunitarias, llevándose este gran bote y posteriormente el torneo.

Puedes encontrar la mano entre Charlie Carrel y Leon Tsoukernik en el siguiente vídeo (a partir del minuto 6:07)

Análisis

¿Qué es lo que hace que un jugador tan experimentado y de tanta clase como Charlie Carrel tenga que pensar tanto tiempo para tomar la decisión equivocada? Esta es la pregunta principal que vamos a intentar resolver en este análisis.

Vamos a ver la mano desde el punto de vista de Carrel para intentar resolver el enigma. Leon apuesta desde el botón, lo que significa poco, mientras Carrel tiene A 4, con frecuencia la mejor mano de la mesa (4handed).

Dicho esto, debido a la situación del torneo en la que se encuentran y a los tamaños de los stacks, las condiciones no son las mejores para una re-subida.

Haciendo call, el joven británico controla el tamaño del bote para conseguir llegar al showdown.

Buldygin, por su parte, solo ve la apuesta debido a las buenas pot odds que recibe, pero también podría haber abandonado la mano pre-flop.

Los rangos se mantienen indefinidos en el flop

El flop es muy seco, con A-5-9 multicolor (sin repetir palo, color). Los tres jugadores hacen check, de modo que no se puede sacar realmente ninguna conclusión sobre los rangos de los jugadores.

Leon Tsoukernik, ganador del SHR EPT Praga
Un call aventurado con solo un 10% de éxito.

Carrel y Buldygin harían check esperando el movimiento del agresor inicial en la mayoría de ocasiones, mientras que el check de Tsoukernik tampoco ofrece mucha información. Podría haber apostado con un as fuerte esperando que una mano más débil vea la apuesta, pero no podermos estar seguros de esto.

Tampoco se podría descartar que Tsoukernik tuviese un par de trucos bajo su chistera, ya que existen posibilidades que tenga un monstruo como A9, A5, 99 o 55.

Pero también es posible que no tenga nada ya que su rango de apertura de mano en el botón es realmente amplio y no se consigue mejorar en el flop con frecuencia.

Dobles parejas en el turn

Carrel completa dobles parejas en el turn y toma la iniciativa. Esta mano es habitualmente la mejor y además hay opciones de ser pagado con peores jugadas.

Buldygin (con Q6) decide abandonar la mano, mientras que Leon no está dispuesto a tirar sus cartas.

Matemáticamente hablando, este call no es bueno. Tiene solo un 10% de posibilidades de que salga uno de los cuatro outs que tiene y para ver el river tiene que pagar 325.000 fichas en un bote de 845.000, un movimiento poco rentable.

Pero Leon ama el juego y no puede renunciar a la idea de llevarse un gran bote con la peor mano inicial existente en el poker.

Muy mal river para Carrel

El river es, a simple vista, un insignificante tres, por lo que Carrel no encuentra razón alguna para no apostar de nuevo.

Charlie Carrel: Mano de la semana
Las dobles parejas de Carrel no son suficientes.

La apuesta puede ser vista por un as fuerte jugado a la defensiva, controlando el bote, así como un nuevo o incluso pareja de dieces.

Pero Carrel recibe el movimiento de su rival con sorpresa. Esperaba ver a su rival ante una decisión complicada, realizando como mucho un call desesperado, pero Tsoukernik tiene un plan muy diferente.

Sube a 1,7 millones, poniendo a Carrel frente a un escenario complicado. Vamos a ver los números ya que estamos ante una situación insólita que ninguno de los jugadores de la mesa se encuentra con frecuencia.

Carrel necesita pagar 1,08 millones de fichas para llevarse un bote de 3,61 millones, por lo que tiene unas muy buenas pot odds de 3,3 a 1.

Pero el joven británico se enfrenta a varias disyuntivas. Lo primero es que tiene enfrente a un rival conocido por sus faroles y al que le gusta jugar todo tipo de manos, lo que unido a la forma de jugar la mano hace casi imposible poner a Leon en un rango específico.

Tsoukernik podría tener un monstruo como nueves o cincos, pudiendo subir incluso con un board algo peligroso. Pero hay dos manos a las que Carrel debe temer. 76 o una mano con un dos completarían escalera para el checo, quien subiría con toda seguridad en caso de tener una jugada así.

Carrel debe pensar en probabilidades, lo que tiene una dificultad añadida ya que su rival sabe cómo maximizar sus beneficios aprovechándose de su imagen de jugador loose-agresivo.

Es posible que Carrel decidiese hacer call ya que sabe que el call en el turn de Tsoukernik no era matemáticamente correcto teniendo un dos, lo que añadiría a su rango otros bluffs.

Pronto se percata de que un jugador como Tsoukernik puede tener prácticamente cualquier mano en cualquier board.

Conclusión

Leon Tsoukernik comete un error matemático en el turn, pero el river completa su mano y le permite llevarse un gran bote, muy importante para su victoria final en el torneo.

Un jugador como Charlie Carrel no suele necesitar tanto tiempo para tomar una decisión, pero a diferencia de lo habitual, tiene enfrente a un jugador impredecible y con un rango imposible de descifrar, tomando una decisión que le perjudica.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios