La mano de la semana: Una overbet echa de la mano a Baumann

Baumann se ve obligada al fold.

El main event de las WSOP está lleno de manos increíbles por parte de sus participantes. McConnon muestra cómo aprovechar un buen estudio de la mano de su rival.

El poker es un juego de matemáticas, pero también de psicología y estrategia, como podemos comprobar en la mano a analizar de esta semana.

En poker, si eres capaz de reducir el rango del rival mientras consigues mantener el tuyo lo más amplio posible, puedes prácticamente hacer todo lo que te propongas.

Esta semana, la profesional francesa de Winamax Gaëlle Baumann sufre esta afirmación. En el main event de las WSOP 2016, se enfrenta con una buena mano a un oponente que en la mayoría de las ocasiones en las que se dan las mismas circunstancias va de farol, pero finalmente tiene que ceder, sin poder hacer nada para evitarlo.

Del flop al river

Estamos en el día 5 del evento principal de las World Series of Poker 2016 con 221 jugadores todavía con vida, todos ellos con el objetivo principal de alcanzar la mesa final del torneo.

Baumann, quien consiguiese ser noticia y llamar la atención de todo el mundo del poker en 2012, cuando finalizó en 10ª posición en este mismo evento (main event de las WSOP), se encuentra con     en posición inicial.

Gaëlle termina de llevarse un buen bote y su stack ha ascendido hasta los 2,4 millones de fichas (100 ciegas grandes). Las ciegas están en 12.000/24.000 (ante 4.000) y la jugadora francesa sube a 55.000 fichas.

En el botón, Jason Strasser (1,1 millones de fichas, 46 ciegas) ve la apuesta de la pro de Winamax, tomando la misma decisión Jason McConnon (2,3 millones de puntos, 96 ciegas) desde la ciega grande. McConnon recibe en este caso pot odds de 6 a 1, por lo que tiras sus cartas prácticamente no es una opción.

Tras el juego pre-flop, el bote acumula 213.000 fichas.

El flop es       haciendo check los tres jugadores que todavía se mantienen en la mano: McConnon, Baumann y Strasser, de modo que el bote se mantiene con el mismo tamaño.

El turn   sirve para que McConnon apueste 128.000 fichas. Baumann ve la apuesta y Strasser decide foldear su J J. El bote ya acumula 469.000 fichas, con los dos jugadores que todavía se mantienen en la mano superando los dos millones de puntos en su stack.

El river es   McConnon realiza una overbet de 775.000 fichas, más de 1,5 veces el bote hasta ese momento. Baumann piensa durante un tiempo para finalmente tirar sus cartas con una sonrisa de resignación, quizá porque se imaginaba que realmente tenía la mejor mano.

Y sí, la tenía, ya que McConnon tenía una mano débil:    

En el siguiente vídeo, a partir del minuto 28, puedes ver nuestra mano de la semana.

Análisis del juego pre-flop

McConnon decide invertir 31.000 fichas con un movimiento inteligente, las cuales sirven para que al final de la mano su stack haya crecido en más de 300.000 puntos, incluso teniendo en cuenta que la mano de Baumann era mejor que la suya.

Dudas Baumann
Baumann tendrá que tomar una decisión.

Vamos a echar un vistazo más de cerca a la forma en la que lo consigue.

En el juego pre-flop, Baumann decide realizar una subida bastante loose desde posición inicial. Tiene un as suited (con otra carta del mismo palo), pero el kicker no es demasiado alto y puede ser dominado fácilmente.

Strasser ve la apuesta desde el botón con jacks. Nosotros (y todos los que ven el vídeo) sabemos que tiene pareja de jacks, pero para Baumann, su rango tiene muchas más parejas, suited connectors (cartas del mismo color conectadas), manos unidas con proyecto de escalera y manos tipo Ax.

El rango de McConnor es todavía más amplio. Recibe pot odds de 6 a 1 en la ciega grande, por lo que puede haber visto la apuesta con casi cualquier mano inicial.

Por delante o por detrás

Tras el A 8 8 del flop, Baumann se encuentra ante una duda común en este tipo de situaciones. O está claramente por delante de sus rivales, estos con otras parejas menores o manos de proyectos de escalera, o está por detrás ante otro as más alto o un ocho.

McConnon Call
Las pot odds permiten a McConnon entrar en la mano.

También existe la posibilidad de que alguno de sus rivales tenga proyecto de color, pero estos son muy raros y no hay muchas picas en los rangos de ninguno de ellos.

Cuando McConnon hace check en el flop, Baumann toma la decisión correcta y también hace check. No hay ninguna razón para que ella decida apostar ya que hay muy pocas manos peores que la suya que puedan ver la apuesta.

A Strasser, en el botón, no le gusta nada el flop ya que su pareja está ahora por detrás de cualquier mano con un as o un ocho.

McConnon pasa al ataque

Se muestra el turn y McConnon sigue sin mejorar su débil mano, pero debido a que el flop se resolvió con todos los jugadores haciendo check, decide pasar al plan B. McConnon apuesta 128.000 fichas en un bote de 213.000, intentando aparentar que tiene al menos un as.

Si no hay nadie que tenga un as, tiene opciones de llevarse en estos momentos el bote. Baumann no puede foldear, por supuesto. Su check en el flop se debía en parte al intento de inducir a alguno de sus rivales a lanzar un farol para llevarse algunas fichas más.

Gaëlle ve la apuesta de su rival, mientras que Strasser, con su pareja de jacks, decide decir adiós a la mano al aceptar que tras una apuesta y un call, su mano no tiene ninguna opción de ser la mejor de la mesa.

El bote asciende hasta las 469.000 fichas, un tamaño bastante considerable.

Vuelta de tuerca en el river

El call de Baumann muestra a McConnon que ella tiene una mano más que decente, que el board ha formado una mano completa.

Según el rango de la jugadora francesa, lo más normal es que tenga en su poder un as con un kicker fuerte como AK, AQ o AJ.

Además de estas manos, incluyendo también dos monstruos como ases (set sumando el del flop) o A8, McConnon puede descartar el resto de opciones ya que Baumann había visto su apuesta con Strasser todavía en la mano y teniendo que actuar por detrás de ella.

El rango de Baumann no está completamente claro, pero en el 90% de las ocasiones tendría top pair (un as en su mano, formando pareja con el as del flop) con un kicker no muy fuerte.

Gaelle Baumann W
Baumann decide no arriesgar.

¿Cómo puedes llevarte un bote contra una mano como esta si tú no tienes nada? Con una fuerte overbet.

McConnon tiene claro el rango de su rival y sabe qué debe hacer, de modo que apuesta 775.000 fichas en un bote de 469.000.

Baumann, a pesar de tener en su mente la posibilidad de un farol de su rival, no puede hacer call ya que es posible que la ciega grande tenga un ocho en su poder (y set) o incluso full.

Baumann sabe que hay muchas opciones de que McConnon vaya de farol, pero no puede hacer nada ya que su rival habría jugado un monstruo exactamente de la misma manera.

Al final de la mano, McConnon se lleva un buen puñado de fichas con un gran farol. Además lo hace sin poner en riesgo su vida en el torneo.

Conclusión

Jason McConnon realiza un gran análisis del rango de su rival y actúa en consecuencia para llevarse una mano con humo.

Las opciones de Baumann son pocas. El rango de su oponente está polarizado, pero tiene muchos ochos incluidos en él, por lo que las odds no justifican un call, incluso sabiendo que es posible que tenga la mejor mano.