La mano de la semana: Vogelsang y el call de 6 millones

Christoph Vogelsang
Vogelsang toma la decisión correcta en el momento adecuado.

Christoph Vogelsang vence a Jake Schindler en el heads-up del Super High Roller Bowl 2017 tras hacer call a un farol arriesgado y con pocas opciones de victoria.

Christoph Vogelsang consiguió la victoria en el Super High Roller Bowl de 300.000$ de buy-in de este año con una superioridad aplastante.

En un heads-up final lleno de tensión, se impuso a otro gran conocido de las altas apuestas: Jake Schindler.

Al final, a Schindler le faltó un poco de suerte y, quizá también, de resistencia mental y psicológica.

Esta semana, en la mano de la semana, vamos a analizar la mano decisiva del SHRB 2017, la cual sirvió a Vogelsang para llevarse un cheque de 6 millones de dólares.

Del flop al river

Estamos en el cara a cara del Super High Roller Bowl 2017 en el Aria de Las Vegas. Casualmente, han llegado hasta el duelo final los dos jugadores que han dejado mayor impresión entre los espectadores, dos jugadores destacados en un field lleno de profesionales y millonarios amateur con calidad.

Estos dos jugadores que han brillado sobre el resto son Christoph Vogelsang de y Jake Schindler us.

Ambos jugadores continúan frente a frente tras más de cinco horas de dura batalla heads-up luchando por el prestigioso título y una diferencia de 2,4 millones de dólares entre el ganador y el segundo clasificado. ¿Quién se llevará los 6 millones de dólares y quién los 3,6 millones?

El liderato ha ido pasando a manos de uno y otro a lo largo de estas agotadoras horas llenas de tensión para ambos. En el momento de nuestra mano protagonista, Vogelsang se encontraba en cabeza tras doblarse al superar el set de su rival. Estos son los stacks en este momento:

  • Christoph Vogelsang: 8,9 millones de dólares
  • Jake Schindler: 7,9 millones de dólares

Vogelsang se encuentra en la ciega grande con ciegas 50.000/100.000 (ante 10.000).

Schindler limpea y el alemán hace check con    

El flop muestra       Vogelsang decide hacer check-call a la apuesta de 100.000 fichas de Schindler. El bote asciende a 500.000 puntos, siendo los stacks efectivos de 7,6 millones de fichas.

El turn   da dobles parejas a Vogelsang, quien a pesar de esto decide volver a pasar. Schindler decide apostar de nuevo, en esta ocasión 400.000 fichas. Vogelsang responde con un check-raise hasta 1,5 millones de puntos, apuesta que ve Schindler. El bote llega a los 3,5 millones de fichas, bajando los stacks efectivos hasta 6,1 millones.

El river es un más que interesante   Vogelsang toma la iniciativa y apuesta 2,3 millones de fichas, siendo respondido por Schindler con un all-in que pone la victoria del torneo en juego. Con poco tiempo para responder debido al reloj de tiempo de 30 segundos, Vogelsang decide ver la apuesta.

Schindler muestra     un farol (solo jack alto) tras no completarse sus proyectos y Vogelsang se lleva el título y los 6 millones de dólares reservados para el ganador.

Disfruta del vídeo de la mano aquí (a partir de 06:35).

Análisis

Esta mano es relevante, no solo porque decide el resultado final en un torneo de tanta importancia, sino también por diversos aspectos estratégicos que encontramos en ella.

Vogelsang Christoph
Una mano débil que se hace fuerte en el flop.

Con una mano como J8s en heads-up, Schindler podría realizar una subida pre-flop de forma justificada, pero decide limpear para jugar un par de calles.

Vogelsang tiene una mano débil y además se encuentra fuera de posición. Incluso estando en dicho juego heads-up, T7 no es una mano inicial muy prometedora.

Pero tras el flop, el alemán se encuentra con la pareja más alta de la mesa, lo mejor que le podía ocurrir, aunque decide no apostar ya que su rival probablemente no habrá conseguido mejorar su mano, teniendo en cuenta que además no hay prácticamente jugadas peores que la suya que verían una subida.

Tras el check de Vogelsang, Schindler realiza una apuesta con el objetivo de llevarse el bote sin oposición. Apuesta 100.000 fichas en un movimiento que tan solo necesita tener éxito una de cada cuatro veces para ser rentable. Además, hay que tener en cuenta que tiene proyecto de escalera.

Tal como era de esperar, Vogelsang no tira su pareja y ve la apuesta. De nuevo, decide no subir ya que tan solo conseguiría que foldeasen la mano jugadas peores que la suya.

El turn es una carta de acción

El 7 mostrado en el turn es la carta que cualquier guionista hubiese escogido para este momento. Sirve para ofrecer más opciones a Schindler ya que además del proyecto de escalera, le permite también tener proyecto de color.

Cuando Vogelsang hace check, Schindler decide meter otro barril, ¿por qué no iba a hacerlo?

Jake Schindler
Schindler se queda a las puertas de llevarse otra gran victoria.

Bueno, está jugando un semifarol (mientras en el flop era solo un farol), teniendo además 12 outs a los que hay que sumar los jacks (aunque en este caso estos no valdrían para ganar la mano). Esto le da un 25% de equidad frence a una mano como la de su rival (top pair).

Pero no necesariamente Vogelsang tiene que tener top pair. Podría haberse mantenido en la mano con un dos o un tres, incluso con alguna mano aleatoria, algo que podría justificar un call en el flop, pero no en el turn.

Esto hace que la apuesta de Schindler sea acertada. Pero Vogelsang, tras el 7 del turn, tiene dobles parejas, un monstruo en el juego heads-up.

Con un board con varias opciones de proyectos y una segunda apuesta de Schindler, Vogelsang decide contrarrestar con una subida.

Este es un movimiento perfecto ya que el rango de Schindler es muy amplio. Puede incluso consistir en una pareja alta, la cual habría también limpeado pero, en esta situación, Vogelsang también puede recibir el call de manos peores que la suya como proyectos.

El river ofrece otras posibilidades

Schindler hace call a la subida de su rival, diciéndole al alemán que tiene algo. Ese algo puede ser una mano completada con valor en el showdown o un buen proyecto. El 2 del river no es la peor mano posible para Vogelsang ya que un corazón habría sido mucho peor, pero sí es peligrosa ya que ofrece un posible cambio en la situación.

Las dobles parejas del alemán pueden ser ahora superadas por una pareja superior (al completar dobles parejas con los doses de las comunitarias), o incluso un jack con un kicker superior. A pesar de ello, la apuesta de Vogelsang es acorde a su forma de jugar la mano.

Christoph Vogelsang WIN
Vogelsang demuestra su clase para llevarse 6 millones de dólares.

No puede llevarse más fichas de proyectos incompletos, pero sí de manos como AT o KT, las cuales todavía podrían hacer call a su apuesta. El alemán realiza una apuesta por valor de 2,3 millones de fichas, la cual es respondida por el all-in de su rival, quien pone toda la carne en el asador.

Vamos a echar un vistazo a los números antes de continuar. Para llevarse un bote de 12 millones, Vogelsang tiene que pagar otros cuatro millones, lo que le da muy buenas pot odds de 3 a 1.

Pero si está equivocado y pierde la mano, se quedaría con solo 10 ciegas grandes, lo que haría que fuese prácticamente imposible llevarse la victoria.

Como el tiempo está limitado, es imposible ver todas las variantes incluso para un jugador de clase mundial como el alemán, pero este sí puede echar un vistazo rápido a las manos que Schindler tiene en su rango y analizar cómo las jugaría.

  • Overpairs: Schindler probablemente habría hecho call aquí. El all-in habría sido demasiado arriesgado ya que solo lo verían manos mejores que la suya.
  • Top pair: También habría hecho call ya que una subida se encontraría también en una situación difícil.
  • Monstruos como 33, TT, 22 o 77 sí habrían hecho all-in para maximizar el beneficio.
  • Faroles: Habrían foldeado para minimizar pérdidas o metido un all-in para poner la máxima presión.

Con esta pequeña lista, queda claro que hay muy pocas manos con las que Schindler se podría haber jugado todas sus fichas. Básicamente hay cuatro manos, sin contar los faroles que un jugador como él siempre tiene incluidos en su rango.

El call de Vogelsang no ha sido solo la decisión ganadora, sino que además ha sido la correcta ya que, en esta situación, Schindler tendría un farol con la frecuencia suficiente. En otras palabras, es bastante raro que tenga una mano fuerte.

Conclusión

Quizá sea la frustración tras haber perdido una mano realmente grande tan solo unos minutos antes, pero Jake Schindler pone, tras varias horas de duro heads-up, en riesgo su vida en el torneo con un farol que difícilmente puede hacer foldear a su rival.

En la otra cara de la moneda, nos encontramos a Vogelsang, quien se lleva el triunfo tras cuatro días de torneo, demostrando además que está en una forma excepcional, encontrando una vez más la forma de tomar la decisión correcta en el momento oportuno.