Las trampas y equivocaciones ocasionales marcan la semana en Las Vegas

WSOP 4

Las Vegas no ha tenido una primera semana del todo tranquila en las WSOP 2015 y alrededores. Escándalos y noticias negativas han sacudido al mundo del poker.

La primera semana de competición en las World Series of Poker no ha estado exenta de polémica ni de malas noticias alrededor de las mesas. Nuevas que nos llevan a hablar sobre hechos que no benefician en nada a la credibilidad de este juego que, cada día, atrapa a más gente.

Sin duda, la honorabilidad de los jugadores es algo que hace crecer cualquier juego, y eso es algo que, en poker, todavía hay mucho que aprender, desgraciadamente. Las Vegas no ha vivido su mejor semana, en cuanto al Casino Río y al Casino Aria se refieren.

Acusado de trampas

Connor Drinan2
Connor Drinan.

La primera parada la haremos en el Evento #10: $10.000 NL Hold'em de las WSOP. Allí se inscribieron 146 jugadores en busca de los 16 puestos de premios. Todo parecía bien hasta que un jugador alzó la voz a través del foro en internet 2+2.

Se trataba de Connor Drinan, quien acusó a Valeriu Coca de haber hecho trampas, provocándole su eliminación y quedando fuera de la burbuja de premios.

Coca había sido uno de los que habían pasado entre los 16 últimos jugadores, garantizándose uno de los premios. Antes de eso, el jugador moldavo se había medido a Drinan, quien cayó en la burbuja ante una situación que no le fue del todo clara.

Tras analizarlo y consultarlo con Patryush Buddiga, ambos llegaron a la conclusión de que algo se cocía en torno a Valeriu Coca. Por ello, se pusieron en contacto con Jack Effel, Director de Torneos de las WSOP, de manera privada, aunque poco después el rumor comenzó a discurrir por los foros y redes sociales mediante Jason Mo.

Ante tal revuelo, Connor Drinan decidió usar el Foro 2+2 para aclarar la situación y ver su historia de primera mano, lejos de versiones que se pudieran tergiversar en las redes sociales.

"Pratyush Buddiga fue el primero que perdió contra él. Es un buen amigo mío, pero no quise molestarle demasiado al ver que salió bastante tildado después de perder contra él. Solo le pregunté por su juego cuando me di cuenta que Coca era mi siguiente adversario. Le pregunté por su lectura, y lo único que me dijo es que actuaba tremendamente despacio en la fase avanzada del duelo. Jugaba muy pasivo y despacio al principio, para intentar que pasaran las ciegas lo antes posible. También me dijo Patryush que este jugador comprobaba sus cartas una y otra vez desde distintos ángulos, aunque estuviera clara su intención de foldear.

Hizo lo mismo en mi heads-up. Además, daba la impresión que veía mis cartas. Cada vez que tenía una buena mano inicial él foldeaba. Si mi mano era mala, él me subía o resubía. Si no conectaba un flop, él me atacaba con un cbet. Si por el contrario lo conectaba y apostaba, él se tiraba, Así siempre.

Seguramente fuera el duelo más frustrante de toda mi vida. Me dio un walk cuando tenía AA y foldeó a mi 3bet con AJ. Tras esto, decidí tapar mis cartas y esperar a que fuera él el primero en actuar, ya que estaba empezando a tener ciertas paranoias. Él puso un gesto como de extrañado por mi comportamiento y a continuación me dio un walk. Llegué incluso a mirar detrás mío tras comprobar cada mano, pensando que alguien pudiera estar dándole información de mis cartas, pero eso resultó ser imposible.

Tras la eliminación, me fui del Rio tremendamente hundido. Me parecía increíble que un jugador que solía jugar torneos de 300€ en el este de Europa, me hubiera podido ganar así cuando me considero un jugador que ha jugado muchísimo HU en su carrera. Decidí contarle todas mis impresiones a Prat una vez eliminado y él me dijo que había tenido exactamente la misma sensación que yo. Entonces decidí contactar con los dos otros jugadores a los que Coca había eliminado, Matt Marafioti y Aaron Mermelstein, y ambos me dijeron lo mismo.

Entonces llamé a mi buen amigo Bryron Kaverman para informarle de lo sucedido. Él iba a ser el siguiente rival de Coca. También pensamos que debíamos poner en conocimiento de Jack Effel toda esta situación, aunque también pensamos que tal vez nos estábamos volviendo locos por momentos. Byron me dijo que tenía buena relación con Effel, y él se encargaría de ponerle al día. A la mañana siguiente, me desperté recibiendo un mensaje en Facebook de un amigo checo, que me contaba que este jugador había hecho auténticas fortunas jugando HU en Praga, y que había sido baneado de varios casinos checos por hacer trampas. Por lo visto, el tipo marcaba las cartas de algún modo.

Al momento, pasé este información a Byron para que se la remitiera a Effel. Por lo visto, Effel y su equipo ya se encuentran investigando la situación a través de las cámaras de seguridad. Mi amigo también me mandó un enlace de un portal checo, en el que aparece este jugador y su oscuro pasado. Después de su duelo, hablé con Bryon y me dijo que estaba 100% seguro que el tipo intentaba marcar las cartas de alguna manera. Desgraciadamente para él, no pudo escapar a una situación de 80/20 y también cayó eliminado a manos del moldavo.

Informamos de esta situación al resto de jugadores en el field. Probablemente a estas alturas, Coca ya sospechaba que habíamos pillado sus “tretas” y se dejó ganar. Cayó eliminado en quinta posición contra Keith Lehr.

Nuestra hipótesis es que utiliza algún tipo de tinta invisible que solo se puede ver con gafas de sol especiales que llevaba en todo momento".

De momento, parece que nada se ha aclarado sobre esta incidencia ocurrida en el Evento #10 de las WSOP 2015, aunque el propio redactor de la web Pokerzive.cz de la República Checa, confirmó en el mismo foro que Coca había sido expulsado de la mayoría de los Casinos de Praga por hacer trampas.

La debilidad de The Colossus

Colossus2
El exitoso torneo Colossus.

El Evento #5: The Colossus estaba destinado a convertirse en el más multitudinario de la historia del poker, y así lo fue. Más de 22.374 entradas se dieron para este evento, el más barato de la historia de las WSOP.

Sin embargo, y pese a tener 5 millones de dólares garantizados en premios, los jugadores mostraron su malestar con la organización. La bolsa de premios ascendió hasta los 11,5 millones de dólares después de contabilizar las entradas registradas.

La polémica surge cuando las WSOP establece el premio para el ganador, cifrado en 638.880 dólares, un 5,8% del pool total mencionado anteriormente, cuando, normalmente, el porcentaje para el ganador de cualquier evento de este tipo suele subir al 20%. Un anuncio que dejó ante sí a una gran cantidad de jugadores atónitos.

La organización de las WSOP se ha defendido ante el malestar de los jugadores, basándose en la aplicación que ellos llaman Golden-Ratio, el cual se ha usado para otros eventos durante los últimos años. La única diferencia con respecto a los otros eventos, señala la compañía, es que nunca se habían enfrentado a una cita con más de 22.000 personas.

De hecho, la organización confirmó que el primer premio de The Colossus suponía 1.130 veces el valor del buy-in, la cifra más grande alcanzada nunca por un Evento de las WSOP.

En el asiento equivocado

Aria Casino2
Casino Aria.

No toda la emoción se ha centrado en el Casino Rio durante la primera semana de las WSOP. Otro de los casinos que celebran eventos durante todo este mes, el Casino Aria, también se ha visto envuelto por la polémica.

Imagina que visitas el Aria, y que en el mismo mostrador de inscripción puedes tener acceso a un Daily Deep-Stack de $125 y a un High Roller de $25.000. Todo normal a la vista de que muchos de nosotros elegiríamos el más barato.

Eso mismo pensó el protagonista de la historia que ha causado un gran revuelo esta semana en el Aria, apodado en el Foro 2+2 como Curly.

Curly, probablemente un jugador que habría jugado sus primeras partidas de poker, pagó sus 125 dólares para disputar el Deep-Stack. Sin embargo, se vio de lleno en un High Roller de 25.000 dólares con algunos de los mejores jugadores del mundo.

De hecho, Curly llegó a eliminar a tres jugadores, los cuales podrían ser indemnizados con una cuantía entre 3.000 y 5.000 dólares, según anunció el jugador Justin Bonomo.

Lo curioso de la situación es que, tras siete horas de partida, eliminar a tres jugadores, un seguridad se dirigió hacia Curly para susurrarle al oído y, posteriormente, hacer que abandonara la sala, en una decisión no exenta de comentarios sobre quién tuvo la responsabilidad de poner a ese jugador en el torneo que no le correspondía.

Varios portales en internet señalan que el jugador podría haber sido expulsado de los Casinos y salas de juego propiedad del MGM Group, entre los que se encuentra el Casino Aria.