McCormick, un bocazas con mucho éxito en el Main Event de la PCA 2016

Martin McCormick en la mesa de la PCA 2016
McCormick no se calla, ¡ni debajo de agua!

Por norma general, siempre hay un jugador que resalta en la PokerStars Caribbean Adventure. Este año fue el escocés Marin McCormick, y pudimos estar con él.

Se ha convertido en un habitual en el field, viéndolo hablar y escuchar durante las charlas durante muchos años. Martin McCormick, natural de Glasgow, cambió este año, y fue el centro de todas las miradas durante la gran mayoría de los días 4 y 5.

Nuestro compañero Dirk Oetzmann se cruzó con McCormick durante uno de los descansos rápidos que se tomaba para fumarse un cigarrillo, y eso que se fuma un promedio de tres por nivel.

Cuando nos encontramos con él, solo quedaban 14 jugadores de los 928 que se habían inscrito para este Main Event de la PokerStars Caribbean Adventure 2016.

McCormick no es un jugador profesional, y solía regentar su propio negocio desde hace nueve años, y entonces se marchó a la compañía mundial de recursos humanos, Michael Page. Ganó su viaje a las Bahamas accidentalmente. Tras jugar al golf un domingo normal, llegó a casa y no supo que hacer.

Martin McCormick dialoga a la entrada del Field de la PCA 2016
Un satélite que valió para un viaje hasta Las Bahamas

Se puso en la sala de PokerStars y encontró un satélite de 27 dólares con un billete a la PCA de premio. Lo ganó, volvió a ganar la siguiente ronda y terminó ganando el paquete completo.

En el Día 4, consiguió ejecutar un increíble farol con un As alto, que consiguió que los comentaristas de la retransmisión en directo y los asistentes al público gritaran de la incredulidad. También jugó una mano completa sin mirar, hablando a su oponente para llegar hasta el River. Perdió, pero dejó su huella.

McCormick es un bufón dentro y fuera del field, por lo que no deberían de tomarse todo lo que dice cien por cien en serio. “Estuve disfrutando de los primeros días, pero luego ya no. Primero me dijeron que dejara de beber, y luego, me dijeron que dejara de hablar”, señaló el escocés.

McCormick duró dos horas y finalmente terminó en undécimo lugar, solo dos puestos por debajo de la mesa final de la PCA 2016, pero se las arregló para hacer que 27 dólares se convirtieran en 51.000.

“No puedo estar más feliz. He jugado contra un montón de grandes jugadores y ha sido muy divertido. LA verdad es que nunca había imaginado llegar tan lejos en este torneo”, finalizó McCormick, que, a buen seguro, invitará a su novia a una buena cena con el premio conseguido en Las Bahamas.