Nuevo golpe a las partidas clandestinas

CroppedImage_320_180__NWM--37762.jpg

Andalucía sigue siendo cada vez un coto más vedado para las partidas clandestinas. En esta ocasión la Policía de la Comunidad desmanteló en la localidad malagueña de Mijas un establecimiento en el que se celebraban partidas ilegales de poker.

Andalucía sigue siendo cada vez un coto más vedado para las partidas clandestinas. En esta ocasión la Policía de la Comunidad  desmanteló en la localidad malagueña de Mijas un establecimiento en el que se celebraban partidas ilegales de poker.

La actuación se llevó a cabo el pasado fin de semana en el establecimiento denominado Calahonda Sporting Club, ubicado en el centro comercial Campanario. El control de accesos al recinto de las personas que acudían a jugar se realizaba mediante un sistema de cámaras de videovigilancia.

En colaboración con la Policía Local de Mijas y dentro del Plan de Inspección de la Dirección General de Juego y Espectáculos Públicos de la Consejería de Gobernación y Justicia, los agentes de la Policía Autonómica comprobaron que se estaba llevando a cabo un torneo de póquer, en su modalidad Texas hold'em. Esta variante del juego de naipes es la más popular y también la más frecuente actualmente en los casinos. Su versión sin límite de apuestas es la que se practica en el principal evento de las Series Mundiales de Póquer.

Entre jugadores y espectadores, se encontraban en el interior del local unas 70 personas, según informaron fuentes oficiales en un comunicado de prensa desde la Junta de Andalucía.

En la sala principal de la casa de juego clandestina había cinco mesas de póquer, con diez sillas cada una, todas ellas ocupadas por jugadores y una persona encargada de repartir las cartas o crupier.

También había una barra de bar, donde se encontraban varias personas en el momento de la irrupción policial, así como un lugar habilitado para controlar el juego y desde el que se ofrecía información a los jugadores en los tres monitores colgados en las paredes de la sala.
Los funcionarios policiales procedieron a la suspensión de las partidas, informando a las personas allí presentes de los motivos. Como consecuencia de esta actuación se procedió a intervenir todo el material relacionado con el juego.

Además de un listado con las 64 personas participantes en el torneo ilegal de póquer, los agentes se incautaron de unas 3.400 fichas de juego con diferentes valores, un maletín de juego con otras 500 fichas, ocho barajas de cartas de póquer, seis fichas de color blanco y negro con la inscripción Dealer, ocho mesas de póquer y una máquina multifunción.

Ésta es la segunda operación contra el juego ilegal en menos de un mes que la Unidad de Policía adscrita a la Comunidad Autónoma andaluza lleva a cabo en la provincia de Málaga.

Últimos blogs »