Pagos en especies para las apuestas realizadas en las mesas de poker

Llaves Coche

A pesar de la creencia de la gente ajena al poker, no es nada habitual ver apuestas en especies en las mesas de poker. Análisis de esta “opción” y casos pasados.

La apuesta de un coche, una casa, la bicicleta o cualquier otra cosa material es un hecho que se ha podido ver de forma relativamente habitual en películas y series de todo tipo desde que la televisión entró en las casas de medio mundo.

Debido a esta cantidad de escenas alrededor de una mesa de poker con decisiones alocadas que generan problemas a los protagonistas, muchas de las personas ajenas al poker están convencidos que la gente que juega al poker en vivo pone el riesgo en cada ocasión que se le presenta sus ahorros de toda la vida e incluso sus pertenencias.

Tal como ocurre en muchas ocasiones y veremos a continuación, la realidad puede llegar a superar la ficción dándose casos de gente que ha perdido su coche, ha apostado su casa o incluso ha apostado a otras personas debido a la adicción del juego, aunque este tipo de casos son totalmente aislados y realmente extraños de ver.

Sin apuestas en especie en casinos legales

Además de las recomendación y obligación que tiene un jugador de poker y casino de no jugarse dinero destinado a otras obligaciones, es prácticamente imposible de que se dé un caso de apuestas en especie debido a que las salas de juego y casinos legales de todo el mundo tienen prohibidas las apuestas de este tipo.

Son muchas las historias escuchadas de los mejores jugadores de poker poniendo un fajo de billetes sobre la mesa o apostando un coche, incluso un casino como ocurrió con uno de los hombres más importantes de la historia de Las Vegas, Major Riddle, pero hace ya varias décadas que solo está permitido apostar con fichas de casino en la mayoría de casinos.

Fichas Poker
"Fichas de colores" es lo único que puedes apostar en el casino.

En la actualidad, cuando un jugador entra en un casino o una sala de juego, lo que hace es cambiar su dinero por fichas de juego o por una especie de cheque, ambos sin ningún valor fuera del recinto.

Por otro lado, las mesas de juego tienen límites a la hora de sentarse, existiendo un buy-in mínimo y uno máximo, siendo posible cubrir dicho buy-in con las fichas del casino en el caso del poker y siendo la pila de fichas que tenga antes del inicio de la mano el límite máximo de apuesta.

Añadir más dinero, mucho menos otro tipo de apuesta en especie, es completamente imposible en las mesas de poker de los casinos que ofrecen sus servicios con licencia, por lo que nunca podrás ver en una sala de juegos legal a nadie sacarse las llaves del ferrari del bolsillo y ponerlas en la mesa.

Una propiedad como aval en un crédito

A pesar de lo comentado, sí que se puede dar el caso que una persona solicite un crédito a un casino para poder apostar y ofrezca una de sus propiedades como aval, al igual que ocurre cuando una persona solicita una hipoteca.

Casinos de diferentes países ofrecen la oportunidad, principalmente a jugadores conocidos y habituales de la sala, de poder jugar a crédito, evitando tener que acudir al casino con dinero en efectivo o si prefiere no utilizar la tarjeta

del banco (o si esta no funcionase), realizando posteriormente el pago (principalmente por transferencia) por el valor de lo prestado.

La gran mayoría de las ocasiones en las que el casino concede un crédito este lo hace a jugadores acaudalados y que conoce, por lo que tiene prácticamente asegurada la devolución de este. Es bastante extraño que el casino o sala de juego permita jugar a crédito si no se cumplen estos requisitos.

Es habitual que en la concesión del crédito se realice un documento que sirva para garantizar la devolución del dinero prestado y para ello se suele incluir una propiedad, aunque tan solo en un caso realmente extremo el casino se plantea siquiera hacer uso de este, sobre todo teniendo en cuenta que por norma general es devuelto en plazo.

Partidas ilegales: todo tipo de apuestas

Hasta ahora tan solo hemos hablado de casinos y salas de juego legales, viendo que la conocida situación tan vista en películas o series en las que alguien apuesta su coche (o casa) es una fantasía que no se da en este tipo de recintos.

Poker Ilegal
Las partidas ilegales pueden darte una sorpresa.

Otro tema es el caso de partidas clandestinas, juegos de poker en diferentes lugares en los que se reúnen personajes variopintos y en los que antes incluso de sentarte en la mesa puedes estar convencido de que cualquier movimiento fuera de lo esperado por los responsables de la partida (o compañeros de mesa) puede ponerte en riesgo.

En este tipo de partidas uno se podría encontrar con cualquier cosa, por lo que no es de extrañar que se pueda dar una apuesta en especie, incluso sin ser eso lo habitual hasta para este tipo de partidas clandestinas.

Lo que ocurre con este tipo de partidas es que por norma general nunca sale a la luz lo ocurrido en estas, de modo que no nos podemos enterar de si se ha dado una apuesta con una propiedad o no.

En algunas ocasiones hemos podido leer en periódicos o escuchar en noticias de alguien que ha apostado su coche o su casa y lo ha perdido, pero esto solo ocurre cuando hay problemas legales.

Por mucho que se diga en una mesa que alguien se apuesta su coche, es necesario un documento legal para que sea oficial el cambio de propiedad, de modo que si no se ha realizado ningún contrato o documento, no tiene por qué realizarse el pago de lo apostado (aunque probablemente sea poco recomendable no cumplir con lo pactado en una mesa de gente “dudosa”).

Según han informado los medios de comunicación, incluso ha habido gente (principalmente en países donde los derechos legales son mínimos) que ha apostado y perdido a su mujer o incluso su hija, como podrás ver en el artículo que estamos preparando con las apuestas excéntricas en el poker y que publicaremos la próxima semana.

Apuestas en especies en partidas caseras

Por último queda comentar las partidas caseras de poker en las que varios amigos o familiares se reúnen para jugar al poker y se apuestan “cosas”, aunque nunca algo de valor real.

Perros Poker
Las mejores son las partidas entre amigos.

Lo más habitual en este tipo de partidas es apostar cantidades de dinero que puedan dar una alegría pero que nunca supongan un esfuerzo económico para el perdedor o los perdedores, así como otro tipo de apuestas “en especies”.

No es extraño que en una partida casera los jugadores se jueguen una cena, el pago de una compra realizada (como la bebida de una noche de fiesta) o algo parecido, pero nunca se verán apuestas más grandes, a no ser que los jugadores tengan el dinero por castigo y en esos casos jugarse un coche sea como jugarse un caramelo para el resto de los mortales.

A la hora de hablar de una partida casera entre amigos, incluso si se diese el caso de haber una apuesta más grande de lo recomendado debido al alcohol, la adrenalina u otras circunstancias, con toda seguridad se cancelaría tras pensar con frialdad lo ocurrido.