¿Para qué apuestas es tu bankroll lo suficientemente grande? Parte 1

Presupuesto

Uno de los aspectos más importantes en el poker es saber elegir bien el tamaño de las apuestas en las mesas en las que se juega.

Para saber el presupuesto que se necesita y conocer si este es lo suficientemente grande para uno mismo, hay que tener en cuenta que cada caso es único y que cada persona y cada jugador necesita un presupuesto diferente, de modo que estos dos artículos ayudarán al jugador medio y al resto de usuarios a decidir sobre las características de su presupuesto.

Para poder llegar a la conclusión sobre qué tamaño debe tener tu presupuesto necesitas, antes de pensar en más aspectos, contestar a una serie de preguntas sobre tu juego y sobre cómo quieres jugar, qué intenciones tienes en el poker y cuál es tu idea de juego.

¿Qué es el poker para ti?

Esta es la primera pregunta y probablemente la más importante que tienes que contestar. ¿Qué es el poker para ti? ¿Es un juego para disfrutar en algunos momentos, un hobby, una obsesión o es incluso tu profesión?

En esta pregunta no solo debes preguntarte qué es ahora el poker, sino que quieres que sea en el futuro ya que por el momento quizá solo sea un hobby, pero esperas que en un futuro muy cercano pueda ser tu profesión.

¿De qué forma juegas al poker?

Si el poker es una obsesión para ti o eres un profesional del poker, esta pregunta es innecesaria, pero si este no es tu caso esta es una pregunta más que necesaria.

En el poker como en la vidad cada persona es diferente y mientras hay gente que lo que busca es entrar en acción con faroles, semifaroles, entrando en varias manos, hay otras personas a las que les gusta jugar sobre seguro y hacerlo solo con manos prácticamente hechas, con el menor riesgo posible.

Si eres de los que te gusta apostar mucho, probablemente tu presupuesto necesite ser más grande para el mismo tamaño de apuestas, sobre todo si te gusta el riesgo y te “llena” más conseguir llevarte una mano grande con un semifarol que tirar las cartas para no arriesgar mucho.

Además  de este aspecto, hay que tener en cuenta si eres jugador online o prefieres jugar en vivo y si juegas online si solo juegas en una mesa o lo haces en varias de forma simultánea.

¿Cuál es tu calidad de vida?

Esta pregunta solo es necesaria para los jugadores que se quieren dedicar al poker de forma profesional, ya que ellos son los que tendrán que apostar dependiendo de la calidad de vida que quieran tener.

¿Vives en casa de alquiler o tienes tu propia casa?, ¿tienes coche u otros medios de transporte propios?, ¿cuántas hipotecas, préstamos y gastos mensuales tienes?, ¿eres un sibarita que quiere comer siempre realmente bien, incluso en restaurantes, o te conformas con poco?

En definitiva, tienes que contestar a una pregunta, ¿cuál es el mínimo mensual que necesitas para vivir de acuerdo a tus aspiraciones?, ¿cuánto necesitas para ser feliz? De acuerdo al refrán de “no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita”, no todo el mundo necesita la misma cantidad de dinero para estar satisfecho con su vida.

Si necesitas una calidad de vida mayor de la que tienes, entonces probablemente tu presupuesto para poder conseguir los beneficios necesarios tenga que ser mayor.

Diferentes presupuestos en relación con los torneos

Los presupuestos necesarios dependen principalmente de las apuestas que se realizan y del tipo de jugador que cada uno es. Por ejemplo, una persona que solo juega al poker por diversión no necesita tener ningún presupuesto ya que como jugará muy de vez en cuando y solo lo hace para disfrutar, puede jugar en cualquier límite.

Estos jugadores juegan principalmente en bajos, aunque depende del dinero que tenga y quiera gastar en dicho momento, pudiendo disfrutar solo con apuestas de pocos céntimos, además de que en caso de que pierda tampoco ocurre nada, también ha disfrutado.

Si el poker es un hobby, el jugador aspira a jugar de forma más frecuente, como por ejemplo los fines de semana (una sesión por semana) o incluso más, necesitando en este caso jugar en las mesas que le permita su presupuesto, teniendo en cuenta que no hace falta mucho dinero para que sea feliz, pero sabiendo que también es un aliciente jugar apuestas algo más altas.

Este tipo de jugador intenta finalizar las sesiones con beneficios, aunque tampoco es muy importante ya que lo más importante es el jugar un tiempo y disfrutar, de modo que si hay algún periodo de malos resultados o mala suerte, es conveniente tener un poco de dinero extra para poder disfrutar sin necesidad de abandonar las mesas demasiado pronto.

El presupuesto de este tipo de jugador depende de si este es de entrar poco en juego o si prefiere entrar en más apuestas.

Las personas que viven por el poker o que son profesionales sí que necesitan un presupuesto mucho mayor para poder contrarrestar los periodos de mala suerte o malas cartas.

En el próximo artículo de estrategia vamos a hablar de forma específica de los presupuestos necesarios para cada jugador con ejemplos y datos concretos.

Últimos blogs »