Phelps vuelve a las mesas de poker

Michael Phelps

El campeón de la natación ha reaparecido en el Borgata Poker Open.

A juzgar por su aparición en el Borgata Winter Open 2010 de Atlantic City, parece que Michel Phelps haya decidido abandonar su idílico reencuentro hacia la reconstrucción de una imagen pública llena de entrenamientos para volver hacia aquella que parece ser una de sus grandes pasiones: el Texas Holdem.

Dos años después de haber llegado a la mesa final en un evento del Caesar Palace de Las Vegas, el nadador de veinticuatro años de Baltimore ha vuelto al camino del que se prevé una larga y exitosa carrera en el mundo del poker profesional, una moda cada vez más habitual entre los deportistas de éxito que encuentran en el poker un modo en el que mezclar la pasión del juego y la constante exposición mediática. Los futbolistas Christian Vieri y Dorasso son un ejemplo de este fenómeno.

Una cuestión de heads up

A pesar de haber demostrado anteriormente ser un amante de la especialidad No-Limits Holdem, Phelps ha participado esta vez en el evento 16 del Borgata Open, sentándose en la mesa de un torneo heads up con una compra inicial de 2000$+150$ en el que participaron otros 63 jugadores.

La modalidad del torneo preveía que para que los jugadores fuesen eliminados, debían ser derrotados por dos veces por dos jugadores diferentes. Esta técnica que el ídolo de la natación parece haber desarrollado con mucho cuidado, le permitió mantenerse en la mesa bastante tiempo.

Después de haber batido a expertos jugadores como Paul Vasicka y Adam Gerber, Phelps cayó contra Jeff Madsen (con 2 bracaletes WSOP 2006 a sus espaldas) y Basilios Diakokomnikos  que interrumpieron el camino del americano que había llegado sin demasiada dificultad a la segunda jornada del torneo.

Una pasión jamás escondida

Phelps nunca ha intentado esconder su pasión por el poker, ni siquiera antes de su noveno puesto (entre 150 participantes) conseguido en el Caesar Palace Classic que le otorgó un total de 5.000$.

El americano ha admitido más de una vez haber jugado bajo seudónimo en diversas salas de poker online y nunca ha negado su amistad con uno de los nombre históricos del Texas Hold em, Doyle Brunson, que después de de haber enseñado al nadador las particularidades del poker, declaró que "Michael lo único que quiere hacer es comer, nadar y jugar al poker"

La amistad con Brunson ha llevado al joven nadador a acudir muchas veces a la sala de poker gestionada por el profesional americano, que nunca ha negado ni confirmado la posibilidad de incluir a Phelps en la escuadra Doyles Poker.

Durante una entrevista al diario Sun de Baltimore durante los Juegos Olímpicos de Pekín, el propio Phelps reconoció públicamente su interés por el mundo del poker asegurando que "sería muy interesante participar en las World Series of Poker. Mi juego no está todavía lo suficientemente maduro por lo que debo intentar mejorarlo. Sin embargo, pienso que sería una experiencia realmente educativa, ya que podría enfrentarme contra los mejores jugadores del mundo".

Tras el escándalo White

Cuando cada vez más gente comenzaba a aceptar sin demasiados problemas la idea de un Phelps dividido entre sus oros olímpicos y sus aspiraciones al poker, su aparición en las columnas del tabloide sensacionalista News of the World estropeó todos sus planes, limitando al nadador a dar un paso atrás y dedicarse a desaparecer de la opinión pública por cualquier otra ocupación que no fuese la natación.

En la búsqueda de una notoriedad que solo el nombre del campeón le podía otorgar, una stripper de Las Vegas, Teresa White, declaró públicamente que mantuvo una relación con Phelps relatando todo tipo de detalles picantes. "Es un campeón olímpico hasta en la cama, pero cuando bebe demasiado comienza a llorar", apuntó.

"Estaba perdiendo sus músculos a causa del poker. Juega todo el día y apuesta muchísimo dinero. Creo que uno de sus objetivos es convertirse en un gran campeón de poker", aseguró White, obligando así a Phelps a esconder su pasión por el Texas Holdem y reconstruir una imagen más acorde con su papel de icono del deporte.

Ahora, con el escándalo ya olvidado, Phelps está a un paso de alcanzar el record de atleta con más medallas absolutas, ya que se encuentra a solo dos de la  mítica atleta rusa Larisa Latynina. Se puede decir que el de Baltimore ha reconstruido su imagen completamente en este período.

Y quién sabe si su reaparición en el Borgata Open no significa que, gracias a los resultados obtenidos bajo el agua, Phelps no pueda finalmente volver a disfrutar de su segunda pasión, el poker.

 

Últimos blogs »