Poker: Un Juego de Decisiones, No de Resultados

Los Problemas del Dinero

El título refleja claramente de qué trata este artículo de estrategia ya que el poker, a pesar de lo que creen muchos principiantes, es un juego donde los resultados a corto plazo son menos importantes que las decisiones para conseguir buenos resultados a largo plazo.

Sobre todo en los inicios, son muchos jugadores los que justifican movimientos erróneos debido a los buenos resultados que estos han podido ofrecer a este en una mano, olvidándose que dichas actitudes a largo plazo no ofrecerán sino pérdidas.

Son muchos los jugadores noveles, incluso no tan principiantes que aseguran que en el poker lo más importante son los resultados y el dinero, que todo lo demás son fábulas que se inventa la gente para justificar sus actuaciones cuando estos, los resultados, no acompañan.

Probablemente estos jugadores tengan razón en parte ya que el poker es, por supuesto, un juego donde lo más importante son los resultados, pero no a corto plazo como ellos creen. El objetivo del poker es conseguir ganar dinero, pero como si fuese una maratón, a largo plazo y eso solo se consigue con decisiones correctas, a pesar de que en el momento no hayan aportado los resultados esperados.

¿Qué cuenta en el poker?

Esta perspectiva de juego a corto plazo es muy común entre jugadores principiantes tanto de poker online como de partidas en vivo, ya que es difícil poder pensar a largo plazo cuando se obtienen ganancias o se sufren pérdidas en cada mano.

Por tanto, no es difícil escuchar frases como “Sé que no ha sido la opción más adecuada, pero lo único que cuenta es que me he llevado el bote” o “sé que no te gusta mi forma de jugar, pero como ves tengo más fichas que tú”.

Es difícil poder convencer a las personas que actúan de esta forma de que probablemente estén equivocados, pero ellos mismos, con el tiempo suelen darse cuenta que esas afirmaciones, correctas a corto plazo, suelen ser erróneas cuando se han jugado un gran número de manos ya que la tendencia es a perder fichas a largo plazo.

Un paso importante para convertirse en un jugador consistente es ser capaz de distinguir entre las decisiones correctas y erróneas sin observar los resultados instantáneos, sino tomando estas como conjunto de probabilidades y estadísticas que traerán los resultados esperados en el futuro.

Centrarse en el dinero es un error

En todas las manos que hay al jugar al poker hay que tomar siempre una decisión, ya sea retirarse, aceptar las apuestas, subirlas o incluso tener que jugarse todas las fichas. A largo plazo, las decisiones acertadas traen consecuencias positivas, pero a corto plazo estas pueden no acarrear buenas noticias, de modo que fijarse en si se gana la mano o no en un corto periodo de tiempo no es una buena opción.

Por supuesto que se juega por dinero, pero hay que mirar los resultados finales. Al decir esto no estamos hablando al final de un día, sino de un mes, incluso de un periodo de tiempo mayor, ya que si no, los resultados dependen en gran medida de la suerte y no solo de las correctas o incorrectas decisiones.

Un buen consejo es dejar de mirar el dinero constantemente porque es muy fácil tener fluctuaciones en periodos de tiempo cortos, pudiendo perder dinero jugando bien y, al contrario, ganar siguiendo una estrategia completamente equivocada.

Encuentra las causas a los problemas

Al igual que ocurre en la vida real, las personas intentan solucionar los problemas de inmediato sin intentar conocer las causas de dichos problemas o si realmente estos existen. Por poner un ejemplo, cuando a una persona le duele la cabeza se toma una aspirina de inmediato sin ni siquiera pensar cuál es la razón por la que le duele la cabeza.

En el poker ocurre lo mismo, una persona pierde algo de dinero y rápidamente intenta recuperarlo con movimientos que quizá no sean del todo afortunados. Quizá sea mejor pensar que se ha perdido el dinero simplemente por mala suerte, pero que el movimiento estaba bien realizado, eso ayuda a no tomar decisiones precipitadas.

Si se juega una mano con pocas probabilidades de victoria y se pierde dinero es como el que tiene dolor de cabeza porque estuvo la noche anterior de fiesta y no ha descansado lo suficiente, de modo que lo mejor es descansar, en caso del poker de pensar más en cómo se deben jugar las manos.

La aspirina es un buen método para eliminar algunos problemas, igual que un buen método es recapacitar en la jugada y pensar en las consecuencias de las manos jugadas con anterioridad.

Diferentes métodos para aliviar los síntomas

Hay algunas circunstancias en que por muy buena que sea la aspirina, esta no es el medicamento adecuado por los efectos secundarios, alergias u otros aspectos, de modo que habría que cambiar al ibuprofeno u otro activo diferente.

En el poker hay circunstancias en las que también se debe variar la estrategia ya que no siempre son matemáticas. Por ejemplo, si hay en la mesa dos jugadores extremadamente agresivos, la única forma de poder ganar es adecuar el juego a su estilo.

En ese caso, hay veces que hay que aceptar apuestas con posibilidades de victoria menores ya que los otros jugadores suelen realizar apuestas con cartas no lo suficientemente buenas. Hay veces que es necesario tomar decisiones y cambiar aunque pueda tener consecuencias inmediatas complicadas.

Si una persona suele tirarse muchos faroles, ir a una apuesta puede conseguir que se pierda todo el dinero porque en ese caso lleva cartas, pero a largo plazo, con cartas decentes, es más probable conseguir beneficios que tener pérdidas.

Pensar a corto plazo suele traer problemas

Como estamos comentando en todo el artículo, pensar en los resultados instantáneos nunca es un buen consejo, pero además hay que tener en cuenta otros aspectos. Por ejemplo, en el juego en efectivo se dependen más de las matemáticas que en los torneos ya que en estos el factor suerte es bastante importante incluso a largo plazo.

Un ejemplo es cuando un jugador sigue una estrategia adecuada y por otras razones se queda con pocas fichas, de modo que tiene que cambiar el juego y actuar de forma agresiva. Puede ser que jugando muchos all-in tenga suerte y gane, pero eso no quiere decir que siempre deba jugar de esa forma ya que en ese caso la suerte afectaría mucho e influiría negativamente a largo plazo.

Es conveniente tomar las decisiones correctas y tener en cuenta siempre todos los aspectos, pero no dejarse llevar por la última situación similar ya que, quizá una mala decisión haya tenido un resultado positivo o viceversa.

Analizar las decisiones sin pensar en el resultado inmediato

Un problema que tienen muchos jugadores es que solo analizan las decisiones tomadas cuando han perdido la mano, de modo que si ganan dinero no investigan si realmente han tomado la decisión más adecuada.

Una gran victoria o una derrota no siempre tienen relación con la forma de jugar, de modo que es conveniente analizar también las manos ganadas para saber si se ha jugado de forma optimizada o no.

Para terminar hay que decir que un jugador que siempre toma las decisiones correctas puede perder manos, partidas, incluso tener un largo periodo de pérdidas, pero a largo plazo, si continúa con un juego sin fisuras, siempre terminará consiguiendo ganancias.

Últimos blogs »