¿Quién Gana Realmente en el Póker?

Fichas de poker

Todos los jugadores de póker son, según ellos mismos se definen, ganadores de uno o varios torneos. Pero, ¿Cuántos son los que están diciendo la verdad?

Ganar. Ese es el objetivo principal sobre el que se discute en webs y blogs de póker, en chats y en todo tipo de foros. A poco que seas más o menos activo en este tipo de redes te puedes dar cuenta que todo el mundo se centra en este aspecto, en el que invierten toda la energía posible para poder ser ganadores. Pero claro, ¿Quién no quiere ser ganador?.

Puede que no todo el mundo que siga leyendo este artículo vaya a estar de acuerdo con lo que en el mismo se expresa, pero las opiniones muchas veces también sirven, para bien o para mal, para tener otra visión de las cosas. Además, pienses lo que pienses, siempre puedes dejar un comentario al final de la página. Al fin y al cabo, todo el mundo aprende de lo que ocurre alrededor de las personas y de lo que piensan los demás.

Las fichas…importan

Lo primero de todo es que para ser ganador el número de fichas con el que se esté jugando es más que fundamental. Este aspecto es mucho más importante que cualquier otro cuando se centra la discusión en niveles, pero especifiquemos, en niveles en lo relativo a dinero, no a habilidad. Incluso en los juegos de menor nivel en lo monetario se pueden encontrar grandes y muy buenos jugadores de póker y lo mismo puede pasar al contrario: en niveles en los que el buy-in es muy elevado muchas veces participan jugadores que no saben ni cuáles son las reglas básicas del póker.

Además, tampoco hay que olvidar que el desarrollo del juego no es igual en torneos en vivo que en internet y que tampoco es lo mismo competir en un torneo que dura días que en una competición en la que el ganador se decide después de unas cuantas manos.

En este caso nos vamos a centrar en torneos que duran varias jornadas y en los que se juega en vivo. En consecuencia podemos dilucidar que el buy-in de la mayoría de ellos va a ser bastante elevado. Obviamente, si cualquiera de las características anteriores varía la discusión sería totalmente diferente.

En los niveles más bajos

En este apartado se enmarcarían los juegos con los números de fichas más bajos, que van desde 50 céntimos hasta los 4 dólares. En esta franja los juegos de Texas Hold’em más habituales son los de 1 y 2 dólares.  En este tipo de juegos no existen los No-Limit.

Pero también hay una pequeña contradicción en estos niveles y es que el máximo buy-in es de 100 dólares, una cifra que se encuentra algo lejos de ser “pequeña”.

La verdad es que la mayoría de los ganadores de este nivel no son ganadores en el largo plazo, por mucho que jueguen con asiduidad, ya que las variaciones que se dan en el juego y otros factores como la suerte acaban ganando terreno a la práctica.

También hay que sumar la comisión que se quedan los casinos, que oscila entre 3 y 5 dólares en función del desarrollo del juego y de la cantidad del bote.

Si juntas todo esto te darás cuenta que puedes tener suerte en el corto plazo pero que este tipo de juegos de “bajo nivel” no son rentables en el largo plazo porque las ganancias son bastantes pequeñas y se van tan rápido como han venido. Por ello este tipo de juegos son más recomendados para jugadores que tan sólo quieren pasar un buen rato pero no para aquéllos que tienen un mayor interés en el póker profesional.

Nivel bajo-medio

Este grupo incluye Limit games que van desde 4/8 dólares hasta 10/20 o, en ocasiones, hasta 15/30 $. Además, también entran en la categoría los No-Limit games con ciegas de 1/2 $ siempre y cuando el máximo buy-in no sea superior a los 200$.

En estos niveles las cosas cambian y se puede llegar a ser un ganador a largo plazo y, además, tener una cierta permanencia en el triunfo. Pero, al igual que en el nivel anterior, tampoco hay que olvidarse de la comisión.

En este caso calculamos que menos del 5% de los jugadores con juegan de forma habitual en estos niveles están realmente haciendo dinero. Probablemente sólo aquéllos que tengan habilidades similares a las de los jugadores profesionales estarán sacando buen provecho de estos niveles. Pero son muy pocos.

Nivel medio-alto

Poco a poco vamos subiendo y aquí ya llegamos a los Limit que van de los 20/40 $ a los 80/160 $ y los No-Limit que se encuadran entre los 2/5 $ y los 10/20 $. En estos niveles las cosas ya empiezan a cambiar porque entre el 10 y el 15% de los jugadores que participan de forma regular se acaban convirtiendo en ganadores en el largo plazo. El porcentaje puede ser algo mayor, pero no es una cifra fácil de calcular.

El impacto de las comisiones es algo menor en estos niveles pero también te vas a encontrar con jugadores dispuestos a apostar mucho más dinero que en niveles inferiores, por lo que cada nivel tiene sus pros y sus contras.

Sin embargo, aunque los grandes jugadores de este nivel se van acercando a los jugadores profesionales no son tan buenos como para atreverse a apostar en niveles superiores. Por ello van a cometer fallos que van a dejar márgenes de beneficios bastante importantes de los que te puedes aprovechar. 

No es de extrañar que en este nivel sea dónde primero se dejan ver los que se convertirán poco después en jugadores profesionales y nombres reconocidos.

Y en los niveles más altos…

Es muy fácil situarse en este nivel, porque en el mismo entra todo lo que supera a los niveles citados con anterioridad. Aquí de nuevo las cosas son diferentes y la mitad de los jugadores que participan en torneos y manos a este nivel de forma habitual se convierten en ganadores a largo plazo.

En estos niveles es fácil encontrar a millonarios a los que les encanta apostar sólo para dar muestras de su riqueza lo que, de nuevo, hace que los botes y los beneficios lleguen a ser muy elevados. También es verdad que los jugadores suelen tener un mayor nivel en cuanto a habilidades se refiere por lo que las victorias ya no son tan sencillas y muchas veces se enfrentan en estos niveles y sin exagerar los mejores jugadores del mundo.

Aquí el dinero se mueve muy fácilmente pero no hay que olvidar que para llegar a este nivel no sólo hace falta una hinchada cuenta bancaria, sino también ser casi un jugador profesional y tener bastante desarrollada tu estrategia.

Últimos blogs »