La mano de la semana: El plan de Negreanu de hacer slowplay fracasa

Negreanu 0
La gano ganadora de Negreanu deja de serlo.

Negreanu hace slowplay con set de ases tras un flop seco en el main event de las WSOP 2012 ante Ruggeri. La jugada le sale mal y pierde un buen número de fichas.

El clímax anual del poker para todos los jugadores es el evento principal de las World Series of Poker. Un torneo en el que Daniel Negreanu ha tenido varios resultados positivos y en el que ha llegado bastante lejos en más de una ocasión, pero en el que nunca ha culminado la hazaña.

En 2012, consiguió al final del día 2 flopear un monstruo, pero quizá por esta razón Negreanu se perdió en su propio slowplay y perdió bastantes fichas en la mano protagonista de esta semana.

Nos encontramos en el día 3 de aquel main event de las WSOP 2012, con aproximadamente 1.000 jugadores todavía con vida y sin haber alcanzado todavía los premios

Del flop al river

Nos ponemos en escena, estamos en el mencionado día 3 del evento principal de las World Series of Poker 2012, en la mesa destacada del evento nos encontramos con Negreanu. El jugador canadiense tiene 321.700 fichas, más de 200 ciegas grandes de dicho nivel.

Las ciegas son 800/1.600 (ante 200) y Negreanu recibe    

Sube a 3.600 desde posición inicial. El resto de jugadores tira sus cartas a excepción de Marco Ruggeri, quien ve su apuesta desde la ciega grande.

Ruggeri tenía 113.500 fichas (aproximadamente 70 ciegas grandes), con 9.800 puntos en el bote.

El flop muestra       Ruggeri pasa y Negreanu hace check tras él. El bote no cambia, como ocurre con los stacks efectivos, que son de 110.000 fichas.

River Neg Rug
Turn y river dan la vuelta a la tortilla.

El turn es   Ruggeri decide apostar 4.200 fichas y Negreanu ve la apuesta. El bote asciende hasta los 18.200 puntos, con stacks efectivos de 105.000.

En el river aparece   Ruggeri apuesta 10.500 fichas. Negreanu sube a 31.500 puntos y Ruggeri decide ir all-in con las 105.000 fichas que todavía le quedaban.

Daniel piensa durante un minuto y toma su decisión: call.

Ruggeri muestra Q T y se lleva el bote con su escalera, creciendo su stack hasta las 229.200 fichas. Negreanu, por su parte, pierde el 35% de su pila de fichas, quedándose con 208.000 puntos.

Aquí tienes la mano.

Análisis

Esta es una mano amarga para Daniel Negreanu, quien flopea un monstruo pero termina perdiendo muchas fichas en la mano.

¿Fue posible evitar este desastre? Vamos a echar un vistazo más de cerca.

El juego pre-flop es bastante estándar. Negreanu se encuentra con la mejor mano inicial posible y sube algo más del doble de la ciega grande.

Por su parte, Ruggeri se encuentra con QTo, un poco el prototipo de mano que se puede jugar fuera de posición.

Juega bien contra el rango de Negreanu y es demasiado fuerte para tirarla de primeras.

La acción en el flop es bastante interesante. Ruggeri hace check esperando el movimiento del agresor inicial (Negreanu), quien decide también pasar.

Los pros y contras del slowplay

El movimiento de Negreanu en el flop es totalmente entendible. Consigue la mejor mano en un board con prácticamente ninguna posibilidad de tener proyectos.

Ruggeri Negreanu
El juego pre-flop es totalmente estándar.

Ruggeri habría tirado sus cartas ante una apuesta en la mayoría de las ocasiones, por lo que Negreanu decide ralentizar la marcha para poder conseguir más fichas de su rival, pero este movimiento tiene también un par de desventajas.

Si haces check con un monstruo en cada calle, estás perdiendo la oportunidad de que el bote crezca, por lo que estás limitando el dinero que puedes ganar, incluso teniendo en cuenta la profundidad de los stacks, esto es algo a tener en cuenta.

Además, el check de Negreanu en el flop es bastante sospechoso. Normalmente, el jugador canadiense habría realizado una apuesta de continuación, excepto quizá si hubiese tenido KK, QQ o algo similar.

Dicho esto, sí parece que pasar en este momento es la mejor opción ya que Ruggeri habría foldeado a cualquier apuesta en el 90% de las ocasiones, por lo que Negreanu no se podría haber llevado casi fichas.

Ruggeri va a por la mano...

Cuando se muestra el turn y da a Ruggeri un gutshot (oportunidad de completar un proyecto cerrado), decide realizar un semi-farol. No es una mala idea ya que todavía está su mano por detrás de parejas altas, pero tiene una oportunidad de echar de la mano a manos con parejas medias como sietes u ochos.

Negreanu todavía tiene la mejor mano, pero no quiere hacerla visible todavía. Si realiza aquí una subida, forzaría el fold de las manos malas, por lo que sus ganancias se verían minimizadas.

Haciendo call (como hace), puede hacer que su rival vuelva a apostar de farol en el river ya que este puede conseguir una pareja o mejorar esta (con un trío menor que el suyo) y Negreanu conseguir llevarse más de una apuesta.

...y el river le da la razón

El river es uno de los cuatro outs que tenía Ruggeri. Sus cartas pasaban de tener un 1,6% de posibilidades de llevarse la mano a ser la mejor jugada de todas en solo dos calles.

Marco Ruggeri
Ruggeri se aprovecha de su suerte en el river.

Su apuesta de 10.500 fichas es quizá demasiado baja. Aparentemente, Ruggeri no piensa que la mano de Negreanu es muy fuerte, mientras que el jugador canadiense no tiene razones para esperarse lo peor.

Todavía tiene (Daniel) la segunda mejor mano posible y hay un gran número de manos que ahora podrían apostar como 77, 44, cualquier dobles parejas como AJ, A7, A4, KJ o incluso K7.

Subir a 31.000 fichas da además a su oponente buenas odds (2,8 a 1) para ver la apuesta, lo que hace que para su rival, con cualquier mano de las mencionadas, sea casi irresistible ver la apuesta.

¿Call o fold? Buena pregunta

Ruggeri se encuentra ante el escenario soñado ya que lo que realmente quería era poder jugarse todo su stack y conseguir doblarse. Cuando va all-in, tiene la esperanza de que Negreanu meta las 74.000 fichas que le faltan para el call y así conseguir un bote de 229.200 puntos.

¿Es posible hacer fold aquí? Las pot odds son 3,1 a 1, pero en este caso lo más importante y lo que Negreanu debe preguntarse, es qué manos Ruggeri podría jugar aí.

Es prácticamente imposible que sea un farol, incluso un AK sería tan solo un cazador de faroles, por lo que solo da la opción que tenga jacks, sietes o cuatros en su mano (también se puede descartar KK ya que Ruggeri tan solo hizo call pre-flop).

También existe una pequeña posibilidad de que un rival desconocido haya realizado un movimiento erróneo, es algo que siempre hay que tener en cuenta.

Pero al final, aunque no puedes esperar que alguien tire sus cartas aquí, hay situaciones (y esta es una de ellas) en las que tan solo puedes poner a tu rival en las nuts, que tan solo se puede pensar que el rival tiene la mejor mano posible, algo que no hizo Negreanu y le costó bastantes fichas.

Conclusión

Después de un flop que da a Negreanu un mega-monstruo, Ruggeri no puede hacer nada mal ya que la mano de su rival es realmente fuerte y además está muy bien escondida.

Al final del main event, los dos jugadores fueron eliminados de forma casi simultánea. Tanto Negreanu (160ª posición) como Ruggeri (157º puesto) se llevaron 52.000$.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page