La mano de la semana: Seiver y Robl Bob, control al más alto nivel

Robl y Seiver
Mano de calidad entre dos genios.

Scott Seiver y Andrew Robl muestran en esta mano por qué son dos de los mejores del mundo. La mano de la semana también es clase, paciencia y control del juego.

La mano de esta semana regresa al Super High Roller Cash Game jugado el pasado verano en el Aria de Las Vegas.

La sesión de tres días con diferentes alineaciones de jugadores produjo varias de las manos más espectaculares del año, ofreciéndonos también batallas intensas entre genios como la protagonizada entre Scott Seiver y Andrew Robl, la protagonista de esta semana.

Esta mano sirve además para confirmar un punto común que hemos podido ver hasta ahora entre las manos de la semana publicadas: todas son manos que muestran claramente qué es lo que separa a los jugadores profesionales de los simples aficionados.

Del flop al river

Los jugadores que encontramos en la mesa son conocidos por todos en las mesas de high stakes: Sam Trickett, Doug Polk, Andrew Robl, Patrik Antonius, Dan Colman y Scott Seiver.

Las ciegas están en 400$/800$, pero los tamaños de los stacks son realmente grandes. Nuestros protagonistas tienen en nada menos que 710.000$ (Seiver) y 1,6 millones de dólares (Robl), lo que equivale a 887 ciegas grandes efectivas (las de la pila de fichas más pequeña).

Polk foldea en primera posición y Robl sube a 2.500$, mientras que Antonius re-sube a 8.500$ tras él. Dan Colman tira sus cartas.

Seiver encuentra     en el botón y hace una 4bet por 24.000$, lo que obliga a abandonar la mano a las ciegas Trickett y Newey. Robl ve la apuesta y Antonius decide evitar quedarse atrapado entre ambos diciendo adiós.

Dos jugadores en la mano y 59.100$ acumulados en el bote en el momento en que se muestra el flop:      

Robl y Seiver pasan en el flop, por lo que el bote se mantiene con el mismo tamaño.

El turn muestra   Robl vuelve a hacer check, pero Seiver decide apostar 38.000$. Robl ve la apuesta bastante rápido, ascendiendo el bote a 135.100$.

El river es el   con Robl de nuevo en paso, decidiendo Seiver también hacer check.

Robl muestra     y gana la mano.

Seiver no muestra su mano, aunque dice a Robl que tiene también dobles parejas.

Disfruta de la mano completa en el siguiente vídeo.

Análisis

Esta mano puede ser, de hecho lo es, bastante menos espectacular que la mayoría que os ofrecemos en esta sección, incluso el bote tampoco fue realmente grande (135.000$ en esta mesa de grandes apuestas). Pero esta batalla tiene un par de elementos interesantes e instructivos.

Robl sube pre-flop con AK, lo que es un movimiento habitual y evidente al tener en la mayoría de las ocasiones la mejor mano. Antonius había tenido malas cartas todo el tiempo, por lo que intenta entrar en acción con su K9s, pero Seiver en el botón no le deja.

Su AJ no es nada especial, pero en una mesa 7handed con varios jugadores loose-agresivos, es una jugada difícil de foldear, sobre todo si estás en posición.

Su re-subida a 24.000$ es un poco loose, pero le permite conseguir la iniciativa y más información sobre la mano de sus rivales.

Imagina una 5bet

Tras el fold de las dos ciegas llega la acción de nuevo a Robl. Tiene AK, pero sabe que estando en una mesa de cash con los mejores jugadores del mundo no debe sobreestimar sus cartas.

Robl
Es tarde para un 5bet, pero imagínatela.

Está jugando fuera de posición y las pilas de fichas son gigantes. Tan solo imagina qué habría pasado si realiza una 5bet. Prácticamente todas las manos peores que la suya harían fold casi instantáneo y en caso de que alguien realice un call, o incluso un nuevo raise, probablemente quedaría por detrás.

Habría construido un bote grande y habría tenido que jugar fuera de posición contra el rango fuerte de su rival.

En lugar de ello, Robl decide tan solo ver la apuesta, lo que le ofrece ventaja. Ahora puede jugar con una mano que está en lo alto de su rango de call, pudiendo ganar además ante faroles y manos más débiles que la suya, exactamente lo que ocurre en nuestro ejemplo.

Mejor... Imposible

Robl se encuentra ante un flop que podría ser como el nombre de la conocida película de James L. Brooks: Mejor... Imposible. Gana a cualquier mano excepto pareja de ases, reyes u ochos (las cuales completarían un set).

Tras este extraordinario flop, se mantiene en el plan pasando la mano, intentando que Seiver apueste de farol o con una mano de menor valor que la suya.

Quizá el único problema de Robl en esta mano es que Seiver la juega perfectamente. Hace check tras él en el flop, cómo si supiese que solo puede estar claramente por delante o por detrás.

Esto significa que apostar no tenga mucho sentido ya que cualquier mano que viese la apuesta probablemente le derrotaría. Seiver decide jugar con mucho cuidado contra el rango fuerte de Robl.

Decide controlar el tamaño del bote ya que su mano no es lo suficientemente buena para lanzar tres barriles durante la mano.

Todo se complica

El jack del turn cambia muy poco para Robl. Probablemente su mano siga siendo la mejor de la mesa, además ahora tiene proyecto de color al as y virtualmente no hay ninguna mano peor que la suya que pueda ver su apuesta en caso de realizarla.

Seiver, de forma entendible, apuesta tras ver cómo su mano mejora drásticamente. Ahora puede batir un hipotético AQ e incluso puede conseguir algo de dinero ante un proyecto de tréboles.

Como Seiver no tiene ningún trébol en su mano, probablemente prefiera terminar la mano en el turn en lugar de llegar hasta el final para perder contra un par de nueves con uno de ellos de tréboles.

Seiver Aria
Seiver entiende qué está ocurriendo.

El call de Robl, sin duda, llama la atención de Seiver ya que su rango es bastante cerrado. Robl aparenta tener una mano fuerte como un set o un proyecto de color fuerte.

K Q podría ser también una posibilidad, aunque parece difícil que Robl hubiese visto un 4bet con esa mano en la acción pre-flop.

Nada de nada

El 4 del river es una carta que ayuda poco, incluso nada, en esta situación. Robl vuelve a pasar, pero si hubiese sabido lo que iba a hacer Seiver seguro que hubiese apostado.

Lo que ocurre es que según había ido todo, su esperanza estaba en que Seiver decidiese apostar de farol, quizá con una mano con un trébol que intenta robar el bote en el turn.

Seiver no cae en la trampa y decide hacer check también bastante rápido.

Muchísimos jugadores más débiles habrían apostado con sus dobles-parejas en esta situación ya que no se habrían percatado del rango cerrado y fuerte de Robl, siendo AQ la única mano que podría haber tenido Robl y que habría estado detrás de la de Seiver.

Conclusión

Esto es poker al más alto nivel.

La forma en la que Robl y Seiver la han jugado hace que sea fácil de entender y seguir la acción.

Pero hay muy pocos jugadores en el mundo que pueden ser capaces de jugar de forma tan perfecta y casi ninguno de hacerlo tras un periodo largo de tiempo en la mesa.

Seiver y Robl son, como vemos en esta mano de la semana, dos de ellos.

 

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page