La mano de la semana: Small-Ball poker en las altas apuestas

Jack Salter
Jack Salter sabe cuándo foldear.

Las condiciones del High Roller for One Drop y sus altos saltos de premios hacen que tres grandes jugadores jueguen small-ball poker evitando demasiada acción.

Fedor Holz, el prodigio del poker, se llevó el High Roller for One Drop 111.111$ de las World Series of Poker de este verano de modo dramático.

Pero hubo muchas más cosas en el torneo que la victoria del gran ganador de 2016 Fedor Holz y su show de poker.

El torneo entero tuvo momentos espectaculares, con los mejores jugadores del mundo demostrando su clase en todo tipo de manos desde el inicio hasta el final del torneo.

En la mano de esta semana vamos a analizar más detenidamente una de esas manos que quizá pasasen desapercibidas en un primer momento, pero que es necesario destacar.

Del flop al river

Estamos en la primera mano de la recién configurada mesa final, con todos los jugadores restantes habiéndose asegurado 384.000$.

En este momento, cada puesto supone un salto de premios de más de 100.000$, aumentando esta cifra cuanto más cerca se está de la victoria y recibiendo el ganador cerca de 5 millones de dólares.

Es muy importante tener en cuenta la estructura de premios ya que esto afecta a cómo se desarrolla la mano.

Las ciegas están en 100.000/200.000 (ante 30.000), de modo que el bote suma 570.000 fichas antes de repartirse las cartas a los jugadores. El short-stack es Nial Farrel con 4 millones (20 ciegas grandes).

La acción llega en paso a Jack Salter (11,6 millones de puntos, 58 ciegas) en el cut-off.

Salter encuentra     y sube a 570.000. Koray Aldemir (7,3 millones, 37 ciegas grandes) ve la apuesta en el botón, algo que también hace Dan Smith, chip-líder con 22,4 millones de fichas (112 ciegas) en la ciega grande.

Esto hace que el bote aumente hasta los 2,08 millones de fichas antes de mostrarse el flop:       La acción en el flop brilla por su ausencia y todos los jugadores deciden hacer check.

Se muestra el turn   y al contrario de lo que se podía esperar, tampoco hay ninguna acción en esta calle con todos los jugadores pasando.

Se muestra el river y Smith apuesta 600.000 fichas. Salter se deshace de forma rápida de su top set (set de reyes) antes de que Aldemir suba a 1,4 millones de fichas. Smith re-sube a 2,2 millones antes de ver la 4bet de Aldemir a 3 millones.

Finalmente Smith va all-in y Aldemir ve la apuesta, repartiéndose el bote ambos al mostrar Smith     y Aldemir    

Aquí puedes ver de nuevo (o por primera vez) la mano, la cual comienza a los cinco minutos.

Análisis

Hay determinadas peculiaridades en cada una de las rondas de apuestas y merece la pena ver estas en detalle.

Dan Smith
Dan Smith.

Jack Salter está situado en posición y recibe la segunda mejor mano inicial posible en Texas Hold’em.

Realiza una apuesta de prácticamente 3 veces la ciega grande para poder enfrentarse solo ante un rival, pero este movimiento no surge efecto ya que son dos los oponentes que ven su apuesta.

El primer movimiento interesante en esta mano es el hecho de que Aldemir solo vea la apuesta con A Q. Esta mano está por encima del rango de Salter en la mayoría de ocasiones, pero Aldemir decide utilizar el control del bote.

Aldemir mantiene en el bote las peores manos del rango de Salter (todas aquellas que hubiesen hecho fold ante una re-subida) y además no tiene que arriesgar todo su stack.

Una re-subida pre-flop y una apuesta en el flop habría prácticamente obligado a Aldemir a ir all-in a lo largo de la mano.

Smith, en la ciega grande, recibe unas pot odds de 4,6 a 1, unas condiciones irresistibles que le mantienen en la mano con un as suited (A 5).

Un flop húmedo

El flop es Q J T y coincide con el rango de los tres jugadores que están en la mano. Es muy realista pensar que en la mano haya más de una pareja, dobles parejas, escalera o proyectos.

Koray Aldemir
Koray Aldemir.

Smith hace check al agresor inicial pensando en que este actuará, pero Salter sorprende a todos pasando tras él. Con la pareja superior y un proyecto de escalera abierto, el británico podría haber realizado una apuesta de continuación, pero en lugar de ello decide controlar el tamaño del bote y hace check.

Además, hay que tener en cuenta que Salter sabe que hay manos que le baten, como QJ o QT, teniendo en cuenta que no podría sacar el máximo valor posible a manos peores que la suya en las siguientes calles.

Por último, Salter tiene una mano que tiene valor en el showdown y además hay pocas cartas malas para él que puedan ser mostradas en el turn. Las cosas son similares para Aldemir, tiene el stack más pequeño de todos y tiene una mano con valor en el showdown.

Si ahora está por delante, continuará estándolo en el river en la mayoría de las ocasiones y no hay manos peores que la suya que puedan pagar apuestas en las tres calles.

Desastre para Salter en el turn

El rey en el turn no es la carta que Salter quería ver, incluso teniendo en cuenta que le da top set. Con el rey mostrado, su mano es superada por cualquier as o nueve y ambos valores se corresponden con los rangos de sus rivales.

Cuando Smith hace check para ocultar su escalera, Salter tan solo puede pasar con la esperanza de que el river doble alguna de las cartas (lo que le daría full o en caso de ser el rey, poker). Esto convertiría su mano en un monstruo que podría sacar todo el valor ante una escalera.

Pareja Reyes
Los reyes no son buenos en esta ocasión.

Por su parte, Aldemir también decide hacer check a pesar de tener las nuts (escalera, al igual que Smith).

De haber sabido las manos de sus rivales, Aldemir hubiese apostado sin dudar, pero como no lo sabe, no piensa que pueda sacar valor a su mano en ambas calles y confía en que alguno de sus rivales lance un farol en el river.

El show llega en el river

Después de que el river muestre un brick (una carta que no sirve para nada), Smith realiza una apuesta pequeña de 600.000 fichas.

Salter realiza un fold académico (tiene una mano claramente superada) ya que tan solo podría superar un farol y todavía falta por hablar Aldemir, siendo raro que ninguno de sus rivales tenga la escalera.

Aldemir y Smith entonces se enzarzan en una guerra de subidas que termina en all-in. Si piensas que era innecesario realizar diferentes subidas (y que deberían haber realizado el all-in directamente), estás muy equivocado.

Un nueve todavía podría haber pagado la primera subida, dando además cada uno de ellos la posibilidad a su rival de lanzar un farol. Solo cuando Smith decide ir all-in, queda claro que ambos tienen el as y el bote será compartido.

Conclusión

Lo que hemos visto en esta ocasión es un small-ball poker, del cual Daniel Negreanu es un gran experto y que consiste en apostar menos de lo habitual con buenas manos, realizado en este caso porque los tres jugadores tienen sus ojos puestos en los saltos de premios y tienen miedo a la varianza que podría terminar con su torneo.

Salter mantiene el bote pequeño y completa un set en el turn, pero hubiese preferido que no fuese así (ya que el rey del turn podía dar y daba a sus rivales escalera), pero consigue salir airoso del envite y mantenerse con las mismas opciones en el torneo.

¡Por favor, rellena las siguientes celdas correctamene!!

¡Error al guardar el comentario!!

Tienes que esperar 3 minutos para publicar otro comentario

Sin Comentarios

Los mejores casinos
Ranking Bonos
1 Unique Casino € 200 Reseña
2 MaChance € 250 Reseña
×

Sorry, this room is not available in your country.

Please try the best alternative which is available for your location:

Close and visit page