Pasos para crear tu propia suerte

Poker dinero

Para crear tu propia suerte solo tienes que seguir unos sencillos pasos. Gracias a ellos podrás optimizar tu juego para conseguir los mejores resultados posibles.

Este artículo es una continuación del artículo que habla sobre Cómo crear tu propia suerte y lo complementa explicando los pasos a seguir para crear tu suerte.

PASO 1:

Antes de poder aprovechar tu microimagen necesitas conocer qué es lo que tus rivales creen que saben sobre tu juego y cómo esa idea afecta en la forma en que juegan contra ti.

Mírate al espejo y sé honesto con lo que ves y contigo mismo. ¿Pareces una persona que es muy agarrada con el dinero o aparentas no preocuparte en demasía por él?, ¿El espejo te muestra como una persona reservada o como alguien distendido y abierto con el resto de la gente?

Seguro que también puedes ver algún aspecto de tu juego, ¿te deshaces como un azucarillo ante cada jugada importante o eres una auténtica roca, un superclase, en la mesa de juego?

Si no eres capaz de ser honesto contigo mismo, puedes buscar un buen amigo que te diga cómo es la imagen que proyectas sobre la mesa y qué es lo que opinaría él sobre tu juego al enfrentarse contra ti.

Cuanto mejor sepas cómo te ven el resto de jugadores con los que compartes mesa, mejor puedes beneficiarte de tu microimagen, la imagen que proyectas ante tus oponentes en el momento de jugar una mano.

PASO 2:

Este segundo paso es el más fácil ya que todo lo que tienes que hacer es jugar y disfrutar del poker. Tienes que conocer tu mesa, los jugadores con los que vas a compartir los siguientes minutos, las siguientes horas. La mejor opción es realizar tu juego normal de comienzo de partida y observar a tus oponentes.

Presta atención a averiguar quiénes están prestándote atención y están expectantes a tus reacciones para no precipitarse en su juego contra ti y quiénes creen que pueden derrotarte fácilmente porque te ven como un rival débil.

En esta fase inicial es donde el resto de jugadores se crean una imagen general tuya para etiquetar tu modo de juego.

Debido a que la microimagen forma parte de la imagen general que proyectas sobre la mesa y está relacionada con ella, tómate tu tiempo para que el resto de la mesa se cree una imagen de tu forma de jugar. Una vez que esto haya ocurrido es hora de continuar con el tercer paso.

PASO 3:

Contradiciendo el título de este artículo, hay que decir que es imposible crear tu propia buena suerte. Lo que realmente estás haciendo es prepararte para cuando la suerte decida llamar a tu puerta poder recibirla y convertirte en ganador.

Es tu deber y trabajo crear oportunidades propicias para que la suerte se alíe contigo, para poder conseguir un resultado positivo. Tienes que utilizar tu microimagen, esos pequeños cambios en la percepción que el resto de jugadores tienen sobre ti, para crear esas situaciones de suerte y analizar después el trabajo realizado.

Si tu imagen general es la de un jugador duro, el resto de rivales, generalmente, jugarán de forma cauta contigo, es en cada jugada individual donde tienes que conseguir que tu microimagen consiga que ellos se sientan superiores a ti ya que si no ellos nunca arriesgarían su dinero en una mano contigo.

UN EJEMPLO DE CÓMO CREAR TU SUERTE

Realizas una subida desde ciega grande con 8-9 del mismo palo. Tu mano es real, no realizas un farol, pero no tienes una jugada realmente buena, una mano conocida como premium.

Este movimiento no es estúpido, tampoco es una jugada perdedora, pero es una apuesta que un jugador duro, de los conocidos como roca normalmente no haría. En este caso apuestas en el flop y te llevas el bote.

En la siguiente mano recibes As y Reina. Al estar en penúltima posición en las apuestas vuelves a subir las apuestas. Esta vez dos de tus rivales ven tus fichas.

El flop muestra Reina, 7 y 4, todas las cartas de diferente palo. Uno de tus rivales realiza una apuesta de tres cuartas partes del bote acumulado.

El turn muestra un 10 y tu rival hace check. Este movimiento es importante ya que te hace pensar que con tu pareja de reinas eres la mejor mano de la mesa, por lo que realizas una apuesta dura y tu rival tira las cartas.

En la siguiente jugada tienes suerte y recibes dos Ases, por lo que abres la partida con una apuesta que tus oponentes no ven.

Como has visto solo has apostado porque tus manos eran bastante fuertes, no has hecho ningún movimiento absurdo ni ninguna locura, pero tus oponentes, al no haber visto tus cartas, solo piensan que eres un fanfarrón que sube las apuestas siempre.

Tu microimagen, la imagen que tienes en este momento actual, es la de un jugador que no es capaz de tirar sus cartas, que siempre tiene que apostar, por lo que querrán llevarse un gran bote a tu costa y así parar tu agresión sobre ellos.

Has recibido As y Rey, decidiendo realizar una pequeña subida. Uno de tus rivales, cansado de tus apuestas decide apostar con 3 veces tu subida. Es posible que lleve buenas cartas, pero lo más normal es que piense que no lleves nada y haga una apuesta solo porque piensa que te puede ganar con cartas normales.

El juego continúa y tú realizas una resubida fuerte, todo su stack. Debido a que con tu subida has reforzado su idea de que eres un fanfarrón, él va a aceptar con As y 9, por lo que gracias a esa imagen momentánea que te has creado has conseguido llegar a una apuesta fuerte con ventaja en las cartas.

Puedes estar afortunado o no, pero has conseguido una jugada a priori ventajosa para tus intereses simplemente por la imagen que te has creado en las manos anteriores.

ÚLTIMAS PALABRAS

Como has podido ver en el ejemplo, explotar tu microimagen requiere una preparación perfecta para poder crear en tus oponentes una percepción tuya errónea. Si eres capaz de esto, habrás creado una situación de “suerte” para ti.

La microimagen puede variar casi constantemente, por lo que tienes que realizar jugadas para que tus rivales piensen lo que tú quieres que piensen sobre ti. Tras haber creado esa microimagen en las últimas manos, tienes que esperar a que las siguientes cartas te puedan permitir explotar esa imagen que tienen sobre ti y salir beneficiado.

Si eres afortunado tienes que volver a poner en práctica el paso 3, conseguir ventaja de una falsa idea que tienen tus oponentes sobre ti. Cuanto más juegues y con mayor frecuencia llegues a este punto, llegarás a ser un jugador con más y mejor “suerte”.

Recuerda el ejemplo, como sabes ningún jugador habría apostado all-in contra ti con As y 9, ha sido la microimagen que se había creado en las últimas manos la que ha llevado al error al jugador del ejemplo. Aprovechar esas situaciones depende de ti.

No actúes mano a mano, piensa siempre como tu movimiento en una jugada puede repercutir en el futuro cercano. Cuando seas capaz de jugar con perspectiva de futuro en lugar de jugar solo en el momento actual habrás avanzado hacia un nivel superior de juego.