Pot Limt Omaha: El flop y su juego “Parte 2”

Flop Omaha

La segunda parte de “el flop y su juego” trata de explicar cómo saber el verdadero poder de las dobles parejas del jugador en el flop.

Antes de comenzar a leer debes saber que esta es la continuación de El flop y su juego en PL Omaha Parte 1, donde estudiamos el juego en Omaha, las dobles parejas y cómo actuar en el flop desde un punto de vista matemático y de probabilidades.

Tras saber que en Omaha es muy probable que diferentes jugadores tengan opciones de completar diferentes proyectos o de conseguir mejores manos que una doble pareja, es momento de poner en práctica estos conocimientos.

Tal y como mostramos en el artículo mencionado, incluso si has conseguido dobles parejas en el flop, es posible estar incluso detrás en la mano (o tener muchas opciones de estarlo en el turn o el river) debido a los diferentes proyectos que Omaha ofrece.

Para evaluar el verdadero poder de tus dobles parejas y de tu mano tienes que analizar y tener en cuenta el número de outs, cartas que mejoran la mano, que tiene tu rival (o rivales).

Equidad

La equidad es finita, lo que significa que solo puede variar hasta un 100%. Al igual que ocurre en una piscina (o una tarta) dividida, el porcentaje que tiene cada jugador depende e influye  directamente en lo que tiene el otro.

En términos básicos, en caso de que tu rival y tú estéis al 50% (habiendo dos jugadores en la mano), si ganas un punto porcentual (hasta el 51%), esto afectará a tu rival ya que este lo perderá para tener el 49% de equidad.

Además debes tener en cuenta que 51%-49%=2%, por lo que el punto que has ganado en realidad en la mesa se transforma en dos, el que ganas y el que pierde el rival.

Este concepto es muy importante en poker, especialmente en Omaha, debido a que las probabilidades y la equidad (diferencia entre las opciones de ganar y de perder) son realmente importantes a largo plazo.

A corto plazo, como podrás observar lo es menos ya que al contrario de lo que ocurre en Hold’em, en Omaha las diferencia entre las probabilidades de ganar una mano o de perderla son mínimas.

Bloqueantes

Uno de los mejores caminos para conseguir una equidad oculta (para aumentar tus opciones de ganar y disminuir las del rival) son las cartas bloqueantes. Cuantas más cartas bloqueantes tienes en tu poder, más opciones tendrás de llevarte el bote con tu mano.

Realmente lo que ocurre es que cuantos más bloqueantes tengas tu rival tendrá menos opciones de llevarse la mano, pero tal y como hemos dicho las opciones de ambos jugadores están relacionadas, por lo que si sus probabilidades descienden, las tuyas aumentan.

Incluso yendo un poco más lejos, debes tener en cuenta que el rival, al no conocer tus cartas, no sabe los bloqueantes que tienes, por lo que pensará erróneamente que tiene más opciones de ganar.

Para explicar mejor esto es conveniente saber qué es un  bloqueante. Una carta bloqueante es aquella que tienes en tu poder y que es una de las outs (cartas que ayudan a completar el proyecto de tu rival). A continuación te ofrecemos dos jugadas de Omaha, una con bloqueantes y la otra sin ellos para que entiendas mejor este concepto.

David Benyamine
David Benyamine ha sido durante un largo tiempo el "rompedor" de las mesas online de Omaha

Flop:      

Mano 1:        

Mano 2:        

Como puedes comprobar, la mano 1 tiene dobles parejas (KK-99), mientras que la mano 2 tiene 19 cartas que le completarían el color o la escalera (las denominadas outs).

Si te fijas bien, la primera mano no tiene prácticamente ningún bloqueante, se puede decir que la única carta bloqueante es el K, ya que el K ayudaría a completar color de la mano 2, pero si esto ocurriese la mano 1 se llevaría el bote ya que tendría Full.

Contando con el bloqueante, la mano 2 todavía tendría 18 outs vivos, lo que significaría que aunque en estos momentos tiene peor mano, tiene más probabilidades (63,07%) de llevarse la mano que de perderla en relación a las opciones de que sea la mano 1 quien se lleve el bote (36,93%).

Ahora vamos a ver el mismo ejemplo pero solo cambiando la mano 1:

Flop:      

Mano 1:        

Mano 2:        

La mano 1 ahora tiene bloqueantes tanto para el color como para la escalera, lo que ha hecho que gane cinco puntos de equidad. En este caso esta subida hasta el 41,71% puede parecer baja, pero además debes añadir que el rival también pierde dichos puntos.

A largo plazo estos pequeños cambios hacen que tus ganancias puedan aumentar (o disminuir tus pérdidas) exponencialmente.

Los proyectos múltiples

Todavía más importante que el papel de los bloqueantes es el proyecto múltiple. Por ejemplo, en el segundo caso, si a la mano 1 le cambias el color de la Reina y en lugar de diamantes tienes la Q, tendrías el mejor proyecto de color en caso de que aparezca un corazón más.

Phil Galfond
Phil Ganfold ganó su primer título en las WSOP 2008 en Omaha

De modo que hasta el momento la mejor jugada de la mesa es la tuya y lo único que tienes que conseguir es que el rival no mejore tu mano, en dicho momento no debes preocuparte ya que todas las cartas que completen el proyecto de color te beneficiarían, llamándose a esta carta que te proporciona un nuevo proyecto también superbloqueante.

Solo una carta (Q) añadida al 7 te ayuda a bloquear todas las opciones de color (7 cartas más), lo que equivale a tener siete bloqueantes diferentes en tu mano.

Cuando tienes dobles parejas en el flop, existen opciones de que estés por detrás (a pesar de que tu rival solo tenga proyectos) de estar detrás en la mano, siempre y cuando no tengas otro proyecto (bloqueante) o varias cartas bloqueantes.

Omaha es un juego de turn y river, donde en la mayoría de las ocasiones hasta estas últimas cartas no se conoce el ganador y una sola carta puede dar la vuelta a la tortilla completamente.

Debido a ello, lo que necesitas es jugar no solo con tu jugada actual, sino con los proyectos que tienes en la mano, de hecho todas las opciones deben ser tenidas en cuenta.

Por ejemplo, los buenos jugadores suelen decir “tengo el mejor proyecto de color y además tengo el bloqueante para una posible escalera de color”, de modo que de debe pensar en cualquier pequeño detalle.

Al contrario que ocurre en Hold’em, donde los proyectos prácticamente no tienen ningún valor, en Omaha los proyectos suelen tener más poder que las manos reales.

Si quieres convertirte en un ganador de Omaha necesitas tener un juego realmente fuerte de proyectos. Juega solo las manos pensando solo en si te permiten tener la mejor mano en el river, sin importarte en qué situación te encuentras en el flop (hablando de jugadas reales).

Las dobles parejas en Omaha no te servirán para nada por regla general a no ser que estén acompañadas de cartas bloqueantes, necesitando en muchas ocasiones tener también proyectos.

Nuestro principal consejo es: “no juegues nunca con dobles parejas desnudas en el flop”, ya que probablemente el turn y el river te hagan tener peor mano que tu rival.

Últimos blogs »