El combo más complicado: Pareja y poker, por Leo Margets