Los peces van, los tiburones suben la apuesta