Cómo afectan los “cortocircuitos” a largo plazo