James Woods enseña una lección: Evitar perder por hablar en la mesa